Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yogures 24 horas

El debate sobre la liberalización de los horarios comerciales en Madrid vuelve a primer plano, con tres supermercados que abren todo el día como principales exponentes de esa política

La entrada del Carrefour 24 horas de Lavapiés (Madrid), esta semana. KIKE PARA

1.17 de la noche. ¿Quién no necesita unas tijeras de cocina a estas alturas de la madrugada de un miércoles laborable de agosto? "Se me acaban de romper en casa y como estoy aquí al lado…", se medio excusa Rubén, veinteañero en pantalones cortos y chanclas, que paga los 3,7 euros correspondientes en caja y sale a todo correr del supermercado. Detrás deja a una decena de personas que circulan entre yogures, tetrabriks de gazpacho, plátanos y packs de calzoncillos. Y también entre palés y reponedores. Aquí, en el Carrefour de Cuatro Caminos de Madrid, no se echa el cierre al caer la noche desde diciembre de 2015. En este local, máximo exponente en la capital de la liberalización del horario comercial contra el que se acaban de rebelar 68 organizaciones y la oposición, se vive un permanente 24 horas de compras non stop.

Han pasado ya más de ocho meses desde que la compañía francesa aprobase un plan de prueba para que dos de sus establecimientos —en Lavapiés y Cuatro Caminos— abrieran todas las horas del día y todos los días de la semana. "Ha sido una respuesta a las necesidades del consumidor", argumenta Carrefour, que ha decidido sumar en junio un tercer local a esta iniciativa: el de la glorieta de Quevedo. "Esta ampliación de horario permite ofrecer servicio a todas aquellas personas que reclaman una mayor flexibilidad para hacer sus compras", continúa la empresa. Pero, ¿existe una demanda suficiente por la noche? 

"Evidentemente, entran clientes. Pero no se han abierto en puntos de gran afluencia turística; sino en zonas cualquiera. Porque, realmente, lo que se está haciendo es modificar el hábito de compra de los madrileños. Y esto perjudica al pequeño comercio, que no puede competir", subraya Federico Soriano, de Comisiones Obreras (CC OO). A preguntas de EL PAÍS, Carrefour no ha querido ofrecer datos sobre el número de personas que acuden de madrugada a estos tres supermercados, ni sobre el nivel de ventas o el porcentaje que estas representan sobre el total de la facturación. "Para nosotros, la mejor rentabilidad es ofrecer el servicio al cliente. Tras estas tres aperturas, hemos comprobado que es una solución que fideliza y afianza la confianza del cliente", relata la empresa.

La carrera por liberalizar los horarios comerciales arrancó durante el mandato de Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad. Entonces, la actual líder del PP en el Ayuntamiento puso en marcha una batería de medidas para aumentar el tiempo de apertura de los locales. En 2007, amplió el calendario para que pudieran abrir 22 domingos al año; en 2008, modificó la ley para que también tuvieran la posibilidad de hacerlo durante toda la noche; y, en 2012, llegó la barra libre: se aprobó que todos los comercios puedan abrir a cualquier hora todos los días del año. Tras un enfrentamiento con los trabajadores, los sindicatos calificaron a la dirigente popular como la "delegada de Carrefour y Alcampo".

La entrada del Carrefour de Lavapiés, una noche de esta semana.
La entrada del Carrefour de Lavapiés, una noche de esta semana.

La actual presidenta, Cristina Cifuentes (PP), ha defendido el sistema —"No se obliga a nadie [a abrir]"— después de que 68 organizaciones empresariales, sindicales y de consumidores entregasen un escrito en la Asamblea de Madrid donde pedían acabar con el artículo 6 de la ley que regula la libertad de horarios comerciales y que permite abrir todos los festivos. "La norma ha roto las reglas del juego", denunció el presidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem), Luis Pacheco Torres, que calcula que, desde su entrada en vigor, cerca de 40.000 pequeñas y medianas empresas han echado el cierre en la comunidad. "Y donde antes había un trabajador con un empleo indefinido se han creado tres muy precarios", remacha UGT.

Los últimos informes de la consultora Nielsen recogen cómo los hábitos de los españoles han cambiado mucho en los últimos años. Actualmente, el consumidor medio acude cada dos o tres días a hacer la compra al supermercado, mientras que hace 30 años el sector estaba dominado por las tiendas tradicionale. Y según la Encuesta Anual de Consumo 2016 de la Mesa de Participación, un grupo de trabajo formado por cinco asociaciones de consumidores y Mercadona, el 65% de los ciudadanos compra habitualmente en los supermercados, debido principalmente a la cercanía.

El perfil del cliente

"Por la noche, van todo tipo de personas a estos tres Carrefour que abren las 24 horas. Desde señoras de 60 años que dicen que hay menos gente para hacer la compra a quienes salen de trabajar tarde", explica Federico Soriano, representante de CC OO en la compañía. "Es un público muy diverso, entre los que se pueden encontrar familias que viven por la zona, estudiantes e, incluso, turistas que pasean por el centro de Madrid", concluye la empresa francesa, defensora histórica de la liberalización del horario comercial y que argumenta que el domingo constituye el segundo día de la semana con más ventas, solo por detrás del sábado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información