Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy acepta el encargo sin compromiso

El líder del PP ha anunciado que acepta el encargo, pero no ha aclarado si irá a la investidura

Mariano Rajoy en La Moncloa, tras su reunión con el Rey. Ampliar foto
Mariano Rajoy en La Moncloa, tras su reunión con el Rey.

El rey Felipe concluyó este jueves la fase de contactos con los líderes políticos con la designación de Mariano Rajoy como candidato a la investidura a presidente del Gobierno. El líder del PP ha anunciado que aceptaba el encargo, aunque no se ha comprometido a presentarse a la votación, solo a buscar apoyos para ello. Mientras tanto, Pedro Sánchez insiste en el no a Rajoy y mantiene abiertas las puertas a presentarse él si este fracasa en su intento.

En definitiva, 33 días después de las segundas elecciones en medio año y tras más de nueve meses de Gobierno en funciones, todo sigue igual. Ni hay acuerdos que sumen mayorías, ni hay negociaciones, ni hay grupos de trabajo para acercar posiciones, ni siquiera hay fecha para la investidura. Eso sí, todos los líderes políticos aseguran que no habrá otras elecciones. ¿Cómo? Las cuatro comparecencias de este jueves (cinco con la de la presidenta del Congreso) no han aclarado la respuesta a cómo se va a evitar esa nueva cita electoral que todos tachan de dramática.

Rivera se ha mantenido este jueves en la abstención y volvió a pasar la pelota a Sánchez. Igual que Iglesias ha insistido en el no y aseguró tener los oídos abiertos a cualquier propuesta socialista. Y el aludido se ha limitado a decir que era el momento de Rajoy, que el PSOE votará en contra porque así lo ha decidido su comité federal y que, después, ya veremos. La duda antes de la cuarta comparecencia de los líderes recibidos este jueves por Felipe VI era si el presidente en funciones iba a aceptar el encargo o iba a pedir un periodo de reflexión. Sin embargo, Rajoy ha sorprendido con una opción intermedia: acepta el encargo del Rey, se vuelve a sentar con los demás partidos y, “en un plazo razonable de tiempo”, decide si tiene no apoyos suficientes para presentarse a la investidura. “No me gusta adelantar acontecimientos”, ha afirmado.

La presidenta del Congreso ha mantenido el espíritu gallego de su jefe de filas y se ha limitado a citar el artículo 99.1 de la Constitución (se olvidó del 99.2), sin aclarar si hay o no compromiso de Rajoy a presentarse a la investidura. Ana Pastor solo añadió que lo tiene que hablar con el presidente. Lo único claro a estas alturas es que llegamos al mes de agosto sin que se vislumbre la luz al final del túnel. Y lo peor es que los dos principales líderes políticos se mantienen inamovibles en sus posiciones iniciales: Rajoy no ha ofrecido nada a cambio del voto y Sánchez se cierra en banda en el no. Así no vamos a ningún sitio. Bueno, sí, a otras elecciones.

Más información