Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ronda de consultas con el Rey constata la soledad de Rajoy en la investidura

PNV, Convergència y ERC votarán en contra del candidato del PP en primera y segunda instancia

El Rey y Francesc Homs (CDC), este miércoles.

Los cinco partidos que han desfilado este miércoles por La Zarzuela han trasladado al Rey que no darán su apoyo a Mariano Rajoy. Dos de ellos, Convergència y el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con cercanía ideológica al PP, incluso no descartan nuevas elecciones por la falta de diálogo de los populares y las dudas sobre si Rajoy aceptará la propuesta del Rey. Ambos se han mostrado abiertos a apoyar una alternativa a Rajoy en el caso de que el socialista Pedro Sánchez diese el paso.

El Rey se enfrenta a repetir la situación que vivió el pasado 22 de enero, cuando Mariano Rajoy como candidato del partido más votado rechazó su proposición para intentar la investidura por carecer de apoyos. Mientras aumenta la incertidumbre sobre qué hará ahora el candidato popular, el transcurso de las consultas del Rey con los partidos ha confirmado que el PP no ha realizado ningún movimiento serio para tratar de atraer los votos de estas formaciones, más allá de sus coaligados Foro Asturias y Unión del Pueblo Navarro.

De los tres partidos que recibe este jueves el Rey, aparte del PP, tampoco se espera nada distinto. Está descartado de antemano el apoyo de Podemos y del PSOE. Y Ciudadanos ha redoblado sus prevenciones a acercarse al PP tras el procesamiento del partido por la destrucción del ordenador de su extesorero, Luis Bárcenas. Ante esta situación, en buena parte consecuencia de la estrategia del PP de esperar a que el sentido de la responsabilidad exógeno resuelva el bloqueo, al Rey se le presenta complicada la tarde de este jueves.

La sombra de aquel 22 de enero, en el que Rajoy descolocó al jefe del Estado con su renuncia, cuando un día antes había declarado que aceptaría el encargo, vuelve a proyectarse sobre La Zarzuela. La Casa del Rey tuvo que emitir un comunicado esa misma tarde en el que informaba del rechazo de Rajoy y la puesta en marcha de una nueva ronda que, tras el intento del socialista Pedro Sánchez, acabaría desembocando en unas elecciones generales.

Convergència y PNV han dado este miércoles buena cuenta de ese callejón sin salida en el que puede volver a concluir la ronda del Rey con los partidos. Felipe VI ha recibido a los representantes del PNV, Convergència y las tres alianzas territoriales de Podemos: En Comú Podem (Cataluña), En Marea (Galicia) y Compromís Podem (Comunidad Valenciana).

En el primer día de reuniones, este martes, los líderes políticos vieron al Rey "más preocupado" que en anteriores rondas. El Monarca, en todo caso, les ha transmitido que debían esforzarse para evitar un nuevo fracaso, según la versión de los dirigentes. El PNV y Convergència han asegurado tras el encuentro que votarán en contra de la investidura de Mariano Rajoy, en primera y segunda instancia. ERC, que no se ha reunido con el Rey, también ha ratificado su no al líder del PP.

El primero en acudir a La Zarzuela este miércoles ha sido el portavoz del PNV en la Cámara, Aitor Esteban, a las 10.30. Esteban ha comparecido en una rueda de prensa en el Congreso para "dejar clara" la postura de los cinco diputados del PNV ante los "rumores". "El PNV va a votar no a Mariano Rajoy en primera instancia y, 48 horas después, en segunda instancia, va a votar no. Lo reitero: no hay acuerdo alguno con el PP y, en nuestro caso, no puede haberlo", ha asegurado Esteban, tras criticar las medidas del PP "contra" el País Vasco y su "actitud".

El parlamentario ha fundamentado la imposibilidad de llegar a un acuerdo con el PP en las relaciones que los populares imponen en las instituciones, "negándose a contestar al Gobierno vasco" o "recurriendo leyes vascas". Sobre ese panorama, ha negado que haya acuerdos con el PP o pueda haberlos sin "un cambio de actitud" y disposición "a dialogar". Y eso, ha advertido, "no lo van a poder demostrar en dos días ni en cuatro meses. Mientras la actitud del PP respecto a Euskadi no cambie, con el PNV no va a poder alcanzar acuerdos".

Respecto a las expectativas que contempla en este proceso, Esteban ha sido claro: "No descarto nada. Tenemos cinco diputados. Ni quitan ni ponen. Son otros los que tienen las llaves". Ha pedido al PP que sea "valiente" y negocie. Y al PSOE, "que es quien tiene la llave, que tampoco se escaquee". Sobre si apoyaría una alternativa por la izquierda en caso de que Rajoy no consiga formar Gobierno, Esteban ha abierto un resquicio: "Hablaríamos". Sin embargo, ha recriminado la actitud de PSOE y Podemos, que "están cerrando puertas". "No se comportan como para poder construirla", ha afirmado. Esteban tampoco ha descartado que el proceso desemboque en unas terceras elecciones.

El diputado nacionalista, que se ha negado a hablar sobre el contenido de la reunión con el Rey, sí ha cuestionado que desde el PP se sugiera que "hay ciertos acuerdos" con el PNV y, además, ha criticado con dureza al PSOE por presentar a su formación como "afín" a la de Rajoy. "Estamos hartos. ¿De qué afinidad ideológica nos están hablando? ¡Ya está bien de tonterías!", ha reprochado a los socialistas. Esteban ha explicado que mantiene acuerdos con los socialistas en las Diputaciones vascas y que su partido ha apoyado en varias ocasiones los presupuestos de un Gobierno socialista.

El representante vasco ha querido salir al paso de las posibles interpretaciones sobre su entendimiento con el PP en la Mesa del Senado, donde el partido de Mariano Rajoy ha propiciado su presencia. Estaban ha explicado que se trata de "cortesía parlamentaria, nada más". "Siempre se han cedido senadores de uno y otro grupo. El PSOE, que tradicionalmente nos cedía, se hizo el longuis y luego nos dijo que no. Y se lo dijimos al PP para no fastidiar a los catalanes, que se apoyaban en otros partidos pequeños".

El Rey también se ha reunido después con Francesc Homs, de Convergència, que ha ratificado su no a Rajoy, "si es que acude a la investidura", y "a cualquier otro candidato del PP", en la primera y segunda votación. Homs ha remarcado que las discrepancias con el PP "son profundas". Con el PSOE, en cambio, están dispuestos "a hablar" para "construir una alternativa", en el caso de que Pedro Sánchez "diese el paso", aunque ha añadido que ve "realmente difícil que se pueda producir".

Tanto el PNV como Convergència ya habían avanzado su rechazo a que Rajoy se mantenga en La Moncloa, al igual que Podemos y las diferentes confluencias territoriales con las que concurrió a las elecciones del 26-J, quienes, de hecho, siguen defendiendo que los números dan para que, en caso de fracasar el PP, se intente de nuevo un Gobierno progresista con el PSOE.

Homs ha pintado un panorama sombrío respecto al desenlace del proceso: "No descartaría que pudiera haber otras elecciones. Lo digo con pena". "La situación, a día de hoy, es que aquí nadie se mueve. Todos están en su madriguera. No hay voluntad de pacto. Estamos sin agenda, sin horizonte", ha explicado.

La formación catalana ayudó al PP a lograr el control de la Mesa del Congreso. Convergència, PNV y ERC permitieron con su abstención que fuera elegida Ana Pastor como presidenta del Congreso, frente al socialista Patxi López, candidato alternativo a la del PP. "El voto es secreto y eso hay que respetarlo", ha vuelto a decir Homs, preguntado sobre el tema.

El diputado también se ha referido a la pretensión de su partido a tener grupo parlamentario. Homs ha querido alejar la mano del PP del asunto: "Esto no deriva de un pacto político. Es una cuestión de derecho y no de discrecionalidad política". Desde su punto de vista, Convergència cumple los requisitos "por antecedentes de derecho". "Es una cuestión de aplicación de un reglamento a partir de unos requisitos que cumplimos a nuestro entender", ha insistido.

Durante su audiencia, que ha sido la más larga de esta ronda, Homs y el Rey han hablado de la decisión adoptada este miércoles por el Parlament con el impulso de la vía unilateral para la desconexión de Cataluña. El parlamentario no ha entrado en detalles: "Ha salido el tema muy puntualmente. Le he dicho al Rey que era solidario con lo que ha aprobado el Parlament".

Los diputados de ERC, que nuevamente se han negado a participar en la ronda de contactos con el Rey, han comparecido en el Congreso para rechazar el "chantaje" de Rajoy: "O me votan o elecciones". Joan Tardà, su portavoz parlamentario, ha criticado al PSOE por "preferir" que gobierne la derecha a "reconocer los derechos" de Cataluña. "Estamos dispuestos, y se lo hemos dicho a Pedro Sánchez, a investir un hipotético Gobierno de izquierdas español". Y para que sea de izquierdas, ha añadido Tardà, debe cumplir al menos tres condiciones: derogar las leyes más "reaccionarias" del PP, implementar políticas de carácter socialdemócrata y autorizar un referéndum a la escocesa. "Es decir, una pregunta binaria, independencia sí o independencia no, en el plazo de un año".

Los aliados de Iglesias presionan al PSOE

Xavier Domènech, portavoz de En comú Podem, lamentó que Pedro Sánchez no sea partidario de iniciar un nuevo proceso de diálogo y certificó que las relaciones con su partido se encuentran en una vía muerta. “El PSOE parece que no está ahora mismo por la labor de explorar esa alternativa al PP”, mantuvo. Pero sí consideró necesario que, aunque Rajoy siga en La Moncloa, los 71 diputados de Podemos y sus candidaturas territoriales y los 85 parlamentarios socialistas busquen alianzas frente a un Gobierno del PP que, en cualquier caso, sería “extremadamente débil”. Esa situación debe, en su opinión, “llevar a trabajar para representar un Gobierno alternativo desde el Parlamento”. Esto es, utilizar todos los resortes del Congreso para lograr una oposición transversal.

Joan Baldoví, portavoz de la candidatura A la Valenciana, que ha acudido a la consulta con el Rey con la diputada Rosana Pastor, ha manifestado que las fuerzas de la oposición tienen la obligación de buscar una alternativa a un Gobierno del PP. "Las fuerzas que dicen no a Rajoy tenemos la obligación moral de proponer una alternativa", ha señalado al poner sobre la mesa, con carácter de propuesta personal, la posibilidad de "un Gobierno transversal de concentración".

En su opinión, según le ha trasladado a Felipe VI, "Ciudadanos y el PSOE no pueden funcionar como el perro del hortelano, es decir, que ni comen ni dejan comer". Baldoví, que ha comparecido con otros diputados de la alianza territorial de Podemos, entre ellos Àngela Ballester, considera que la situación "no parece que no vaya a avanzar" en las próximas horas. Y ha agregado: "Si nadie se mueve del no es que tenemos la obligación moral de proponer alguna alternativa. Entendemos que si el PSOE no se mueve del no moralmente estamos obligados a proponer alguna alternativa".

El Rey también ha recibido a la representante de En Marea, Alexandra Fernández, que ha reiterado su "rotundo no" al líder del PP, a quien ha calificado como el "candidato ni-ni": "Ni dialoga ni tiene la capacidad para formar ningún Gobierno". La diputada ha contado que el Rey le ha transmitido que "había que evitar elecciones como fuera", pero ha criticado la "indefinición" del PSOE, con quien su formación "tiene voluntad de diálogo". "El PSOE tiene tres opciones: está con el inmovilismo de Rajoy, está con las fuerzas del cambio o está con esa postura cobarde para ir a nuevamente a elecciones". "Tenemos la puerta abierta, pero a quien le toca mover ficha es al PSOE, que sigue en ese inmovilismo. La voluntad política es el primer paso para avanzar en esa vía", ha añadido la parlamentaria, que ha asegurado que no se "resigna a pensar" que la única alternativa a que el líder del PP siga en La Moncloa sea una tercera convocatoria electoral.

En cualquier caso, Fernández ha manifestado que "hoy en día nadie descarta absolutamente nada" sobre el futuro de las negociaciones. Fernández también ha explicado al Monarca por qué En Marea reclama un grupo parlamentario propio en el Congreso. En su opinión, "se está haciendo un juego partidario de las reglas del Congreso" y, en alusión a la posibilidad de que la antigua Convergència logre grupo propio, ha acusado a la Mesa de "incoherente".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información