Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias, en busca de un nuevo estilo para hacer oposición

El líder de Podemos, cuestionado por el tono, reanuda mañana su trabajo en el Congreso

Pablo Iglesias y Julio Rodríguez, el pasado sábado en Madrid.
Pablo Iglesias y Julio Rodríguez, el pasado sábado en Madrid.

El líder de Podemos ha evitado hacer un ejercicio de autocrítica por los malos resultados del 26-J, pero asume que en la próxima legislatura tendrá que cambiar y adaptar su estilo a la oposición parlamentaria. Pablo Iglesias, cuestionado internamente por su tono bronco mantenido durante las negociaciones, reanuda mañana su actividad en el Congreso con una reunión con Mariano Rajoy. Y lo hace afrontando una paradoja.

Mientras los informes internos sobre las últimas elecciones concluyen que una parte de los votantes retiró su apoyo a Podemos por esa actitud beligerante, sobre todo con el PSOE, las bases de la formación le demandan todavía más dureza.

Lo explicó el pasado sábado el secretario de Organización, Pablo Echenique, al exponer al consejo ciudadano su estudio sobre la situación de los círculos o agrupaciones de simpatizantes. “Nos hablan de un discurso técnico, yo lo interpreto que se nos politiza el lenguaje”, señaló el dirigente aragonés. “Hablamos más de los partidos que de las leyes, más de los candidatos que de los problemas que tiene la gente. Se nos habla de una bajada en la pasión, eso es esperable, sabemos que a las bases de Podemos les gusta la caña. Es una opinión que puede no coincidir con la del votante medio, pero es la que tienen nuestras bases”, resumió.

¿Cómo compaginar los deseos de los votantes, que en su enorme mayoría eran simpatizantes socialistas, con los de la militancia? Iglesias y su equipo intentan afinar ahora el discurso para no perder el pulso de los círculos y, a la vez, demostrar que Podemos puede ser un partido útil. Por esta razón, su trabajo en la oposición resultará clave para no verse diluido y perder peso en las próximas elecciones. Y una parte importante de la imagen de Iglesias dependerá precisamente del tono. Lo reconoció el mismo en una entrevista en EL PAÍS: “He aprendido que el tono lo define todo”.