Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González, sobre el 26-J: “No veo una gran coalición”

"Será más fácil que haya investidura a que haya un Gobierno que gobierne", afirma el expresidente

Cebrián, González, García-Margallo y León.

El expresidente socialista Felipe González desaconsejó este jueves que el PP y el PSOE se unan en un Gobierno de coalición tras el 26-J.

“No veo una gran coalición, entre otras cosas porque ya no es grande, es pequeña”, dijo, compartiendo la tesis que defiende Pedro Sánchez, candidato del PSOE a La Moncloa. “Pero además de eso, porque creo que ya se ha probado. Ya está probada en Austria, ya se probó en Grecia... no la veo”, insistió González durante el coloquio Venezuela: una reflexión sobre el presente, moderado por Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA, y en el que también participó José Manuel García-Margallo, ministro de Exteriores en funciones. “Yo no pacto con quien sea incompatible con respecto de las reformas que España necesita (...) y obviamente no querría para España una política como la que ha llevado a Venezuela a esta situación”, finalizó, ya en referencia a Podemos.

González no eligió dos ejemplos menores para argumentar su posición. Tanto en Austria como en Grecia, las coaliciones entre partidos conservadores y socialdemócratas han derivado en un profundo desgaste electoral de sus protagonistas. Eso ha dado alas a otros actores políticos.

En el país centroeuropeo, la ultraderecha perdió las elecciones de mayo por la mínima, cuando el verde Alexander Van der Bellen se impuso al ultra Hofer con el 50,3% de los votos. En el del sur de Europa, Syriza, socio europeo de Podemos, gobierna tras una radical pérdida de peso electoral por parte del PASOK, que previamente pactó con Nueva Democracia. Esos dos precedentes hacen poco recomendable la gran coalición para España, según el criterio de González.

Difícil gobernabilidad

“Será más fácil que haya investidura a que haya un Gobierno que gobierne”, pronosticó el expresidente sobre la posibilidad de que un candidato consiga los votos necesarios para ser presidente. En ese análisis subyace una previsión que comparten los dirigentes de los principales partidos. Tras el 26-J, todos los líderes sentirán la presión de que no se repita el bloqueo que ha obligado a volver a las urnas tras meses de negociaciones infructuosas.

Mientras tanto, las posiciones siguen estando alejadas. Mariano Rajoy, candidato del PP, insiste en la misma estrategia que empleó tras el 20-D: convencer al PSOE para que le permita con sus votos continuar en el Gobierno. Al tiempo, Sánchez, secretario general de los socialistas, también ha aclarado repetidamente que no favorecerá la presidencia de Rajoy ni por activa (apoyándole en la votación de investidura) ni por pasiva (absteniéndose).

Si ningún partido lograra alcanzar los 176 escaños que marcan la mayoría absoluta, y además no hubiera una coalición de izquierdas, eso podría provocar un Gobierno en minoría, con la suficiente fuerza para llegar a La Moncloa aunque sin los votos necesarios para sacar adelante su programa en solitario. El pronóstico de Felipe González.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información