Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE propone romper con el euro y la UE y nacionalizar los sectores estratégicos

Las resoluciones del partido con más peso en IU aprobadas en su último congreso apuestan también por un proceso constituyente

El líder de IU, Cayo Lara, (izquierda) conversa con José Luis Centella (centro), líder del PCE, y Alberto Garzón, portavoz de IU, en una reunión del partido.
El líder de IU, Cayo Lara, (izquierda) conversa con José Luis Centella (centro), líder del PCE, y Alberto Garzón, portavoz de IU, en una reunión del partido. EFE

El Partido Comunista de España (PCE), la organización con más peso en Izquierda Unida, ha aprobado este pasado mes de abril, en el marco de su XX congreso, varias resoluciones con la síntesis de su proyecto político, en las que la formación apuesta por la ruptura con el euro y la Unión Europea, la nacionalización de los sectores estratégicos y la apertura de un proceso constituyente "que suponga una ruptura con la situación económica, social e institucional que ha sustentado al sistema monárquico desde 1978". El PCE, que ha situado en las listas de la coalición Unidos Podemos a una decena de sus miembros tras la alianza entre Podemos e IU, es el principal apoyo interno de la candidatura de Alberto Garzón para liderar IU, cuya votación en primarias comienza este jueves hasta el próximo domingo.

"Romper con el euro y con la UE. Por la recuperación de la soberanía económica, la salida del euro y la ruptura con la UE para la construcción de la alternativa", es el título de uno de los apartados del documento aprobado por el PCE. "Tanto la UE como el euro son irreformables dado que se han construido sobre los valores y los principios del capitalismo, y se han construido para servir los intereses del poder económico y financiero", escriben.

El actual proyecto europeo, señalan, es "una sofisticada y efectiva herramienta de dominación" de los poderes económicos y financieros, y por eso abogan por que España salga de la Unión y de su moneda única, aunque ello conlleve dificultades. "El proceso de ruptura será turbulento y destructivo, pues hay muchos intereses confrontados, y no debemos olvidar que intentar que en el marco del capitalismo dominen otros valores y criterios es un acto de fe sin fundamento alguno. La UE y el euro son irreformables", inciden. "Debemos apostar ineludiblemente por organizar la salida del euro, organizando y construyendo la alternativa, y siendo absolutamente claros con la población sobre la situación y la dificultad del camino", argumentan.

El PCE propone, a cambio, promover una alianza de los países del sur de Europa, al estilo del ALBA (Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América). "Es importante dar prioridad a las alianzas con los países más castigados por la deuda y sometidos por la arquitectura la UE, impulsando y coordinando un proyecto de izquierdas y rupturista con otras fuerzas europeas. Es posible fundar una alternativa anticapitalista que traspase el marco de los Estados nación sobre la idea de construir una especie de ALBA de los países periféricos de Europa", plantean.

La alianza del PCE con Podemos, en el marco de la coalición Unidos Podemos —a las que las encuestas sitúan en condiciones de sobrepasar al PSOE en las próximas elecciones del 26 de junio— da otro relieve a sus postulados, toda vez que pueden tener una representación importante en el próximo Congreso o incluso en un hipotético Gobierno. Los socios de la coalición no incluyeron estos planteamientos en su programa de mínimos conjunto, titulado "50 pasos para gobernar juntos", pero acordaron mantener y defender sus programas por separado.

El PCE considera que sus propuestas son compatibles con la coalición porque todos están de acuerdo en "confrontar con la UE y sus recortes", asegura a EL PAÍS su secretario general, José Luis Centella. "Nosotros seguimos teniendo una propuesta máxima que consideramos que llegará porque esta UE no tiene futuro", indica. Pero "el PCE no va a ir a romper ese grupo parlamentario conjunto", asegura, y por eso defenderá en el Congreso lo consensuado por todas las fuerzas. El líder de los comunistas contesta a Íñigo Errejón, número dos de Podemos, que ha defendido en una entrevista que los comunistas y los socialdemócratas son "especies del pasado", que el comunismo "no solo no es del pasado, sino que es del presente".

El programa de IU tampoco se plantea la salida de la UE, pero sí se hace una revisión muy crítica de la Unión de los 28. "La actual Unión Europea (...) ha favorecido el mantenimiento del actual desorden internacional, las desigualdades, la guerra y la desprotección a los pueblos que demandan justicia social", dice el programa de la federación de izquierdas para las pasadas elecciones generales.

Los comunistas apuestan también por la "desprivatización de los sectores estratégicos de la economía" y mencionan específicamente a la banca, la energía, el agua, las telecomunicaciones, la comunicación, la gran distribución de alimentos, y el conjunto de los servicios públicos: educación, sanidad, servicios sociales y demás servicios básicos. El programa de IU también lleva la apuesta por nacionalizaciones en el sector energético (citan a empresas como REPSOL o Endesa) y la creación de una banca pública.

El PCE plantea para España todos esos cambios a partir de un "proceso constituyente" que alumbre una nueva Constitución, sin que sea suficiente con la reforma de la Ley Fundamental de 1978. Su propuesta es construir a través de ese proceso "la III República", que "se fundamentará en un modelo de Estado federal, defendiéndose el derecho de autodeterminación de los pueblos que conforman el Estado basado en la libre voluntad de las partes en unirse en un proyecto común". El programa de IU también recoge la apuesta por un proceso constituyente, una medida que quedó fuera del programa de mínimos acordado con Podemos para su alianza. Tanto Podemos como IU sí que recogen, por otro lado, la posibilidad de celebración de un referéndum en Cataluña sobre su independencia. Podemos defiende una consulta por el artículo 90 de la Constitución e IU puesta por un Estado federal al que se adhieran los "pueblos" voluntariamente a través de un referéndum.

Más información