Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ocho regiones del PSOE crean una alternativa a la prueba de primaria

Los maestros de los alumnos de sexto corregirán la prueba, en lugar de correctores externos

La prueba externa que deben hacer por ley los alumnos de sexto de primaria este curso será menos externa en las ocho regiones gobernadas por el PSOE, donde estudian casi la mitad de los alumnos españoles. Algunas de estas regiones (Cantabria, Extremadura, Castilla- La Mancha o Aragón) han amagado  con boicotear la prueba y no realizarla. Ahora ofrecen su propio modelo.

Alumnos del colegio Ramon Llull de Barcelona durante las pruebas de Cataluña, que empezaron este miércoles.
Alumnos del colegio Ramon Llull de Barcelona durante las pruebas de Cataluña, que empezaron este miércoles. EL PAÍS

Todas las regiones con gobiernos socialistas (las citadas arriba más Comunidad Valenciana, Baleares, Asturias y Andalucía, que suman 209.989 de los 460.000 escolares españoles de sexto de primaria) acordaron el pasado martes en una reunión en Madrid una alternativa que modifica algunos de los puntos principales que recogen la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y las normativas posteriores sobre esta evaluación.

Las regiones aplicarán la prueba final pero corregida por los propios maestros de los alumnos, en lugar de correctores externos que prevé la reforma educativa del PP. Estos maestros elaborarán el informe final que prevé la LOMCE sobre la evaluación pero incluirán datos recogidos a lo largo del curso.

“La finalidad de esos informes será ayudar al alumnado a mejorar su a aprendizaje, pero no afectará a su calificación final ni a su promoción”, señalan en una nota conjunta de las regiones del PSOE que el Gobierno de Aragón ha colgado en su web oficial. El examen, eso sí, versará sobre los mismos contenidos que el que prevé la LOMCE (comunicación lingüística, competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología).

“El Departamento [de Educación del Gobierno de Aragón] considera que quien mejor puede llevar a cabo esta tarea es el profesorado del alumnado de sexto de primaria, ya que así podrán conjugar los principios de evaluación continua y la valoración del grado de adquisición de las competencias básicas, al finalizar la etapa, señaladas anteriormente”, añade la nota. Y concluye: “Confiamos plenamente en la capacidad profesional de nuestro profesorado y en que son quienes mejor conocen a su alumnado”.

Otras tres regiones rechazan las pruebas. País Vasco y Canarias han señalado que no las aplicarán. Cataluña empezó el miércoles su propio examen de sexto, que sí es una evaluación externa con correctores externos pero no evalúa sobre las mismas materias que la que fija la LOMCE. La prueba catalana, que termina, mide las competencias básicas lingüísticas y matemáticas que se deben haber adquirido en la primaria (excluye ciencia y tecnología).

A pesar de que la Generalitat remarca las diferencias entre ambos exámenes, e incluso ha presentado un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la prueba nacional por considerar que invade sus competencias, el Ministerio de Educación defiende las similitudes de ambas pruebas y cree que serán comparables.

Más información