Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy marcará la estrategia del resto de partidos ante los debates

Los dirigentes están a la espera de los límites que imponga el presidente en los cara a cara

Mariano Rajoy Ampliar foto
El líder del PP, Mariano Rajoy, y parte de su equipo, este martes. (EFE)

Los estrategas de los principales partidos afrontan la campaña del 26-J pendientes de si Mariano Rajoy pondrá límites a su presencia en los debates. El candidato del PP decidió antes de las elecciones del 20-D que solo acudiría a un cara a cara con el líder de la oposición. Que el presidente en funciones repita esa táctica, o la cambie para alinearse en los debates a cuatro, marcará el discurso de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Es seguro que los candidatos del PSOE, Podemos y Ciudadanos criticarán a Rajoy si vuelve a ausentarse, empleando el argumento de que le hurta a los votantes la posibilidad de que los principales partidos comparen sus programas. En Ciudadanos, además, hay voces que se preguntan si su líder debe acudir a donde no lo haga Rajoy, aunque el deseo de Rivera es ir allí donde se le convoque, según fuentes consultadas por EL PAÍS.

“Iremos a todos”

“No hemos establecido aún nuestra estrategia electoral, pero nosotros, en principio, iremos a todos los debates a lo que nos inviten”, explicó un dirigente del PSOE. No obstante, el candidato socialista no aceptó todas las propuestas que recibió en la última campaña. Se ausentó, por ejemplo, en el cara a cara que acabó enfrentando a Iglesias y Rivera en la Universidad Carlos III.

Por su parte, la dirección de Podemos asegura que su líder estará abierto a todas las propuestas que reciba, independientemente de que Rajoy esté presente o no. El debate televisivo es el formato favorito de Iglesias. En consecuencia, el líder de Podemos estudiará la participación en caras a cara con Sánchez o Rivera. También estará dispuesto a medirse con ambos, como hizo en el debate organizado por EL PAÍS el pasado 30 de noviembre, o con algún representante del Partido Popular.

En la pasada campaña, Iglesias criticó la ausencia del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de los debates cuatro, y llegó a plantear que la ley debería obligarle a participar. “Cuando nosotros gobernemos deberemos obligar a que participar en debates sea algo que no pueda eludir alguien que quiere ser presidente del Gobierno. Dar la cara ante los medios de comunicación y participar en debates debería ser una obligación”, afirmó, coincidiendo tanto en la crítica como en los argumentos con Rivera.

En Ciudadanos hay voces que plantean la opción de que Rivera no se emplee en citas en las que falten otros candidatos. Esas conversaciones internas son aún superficiales y contrastan con el deseo del candidato de acudir allí donde se le convoque a debatir. Sin embargo, fuentes conocedoras de la estrategia de Ciudadanos explicaron a este diario que la formación emergente debe acompasar su táctica en la campaña a su peso institucional. Ciudadanos, según razonan estas fuentes, ya no es el partido extraparlamentario que en las últimas elecciones intentaba entrar en el Congreso por primera vez. Ya ha estado en esta Cámara, con 40 diputados, y debe decidir si quiere enfrentar a Rivera al riesgo de debates en los que Rajoy no se juega nada, porque no se presenta.

Sin embargo, como el líder de Ciudadanos ha defendido vehementemente las bondades de este formato, es posible que repita su estrategia del 20-D: acudir y criticar al presidente en funciones por su ausencia.

Más información