Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos estudia cuotas de afiliación para financiar la estructura local

La dirección de Podemos estudia pedir a sus simpatizantes, por primera vez desde su nacimiento en 2014, el pago de unas cuotas de afiliación

La dirección de Podemos estudia pedir a sus simpatizantes, por primera vez desde su nacimiento en 2014, el pago de unas cuotas de afiliación. Entre los cambios que defiende el nuevo secretario de Organización, Pablo Echenique, figura la posibilidad de que sus simpatizantes —que hasta ahora solo tenían que inscribirse en la web del partido— aporten una cantidad voluntaria, que aún no está fijada, para financiar la estructura municipal y las actividades de los círculos.

Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, y Pablo Iglesias, secretario general, en un acto de Podemos el pasado 24 de abril.

La medida está todavía en ciernes, pero la implantación de la figura de la afiliación y el pago de una cuota supone un giro copernicano en el modelo organizativo de Podemos, que rechaza financiarse a través de préstamos bancarios y, hasta hoy, lo ha hecho a través de microcréditos y aportaciones ciudadanas.

Echenique explica a EL PAÍS los dos principales objetivos de este proyecto, que busca reorganizar el censo de inscritos en la formación —unos 400.000, de los que menos de la mitad están activos— y reactivar las actividades de los círculos, las agrupaciones locales o sectoriales de las bases. “Tenemos un censo bastante fluido y líquido, con perfiles de participación muy variables, que van desde militantes a tiempo completo a simpatizantes o personas que se apuntaron una vez para votar en un proceso concreto. La idea general es consolidar ese censo para que aquellos perfiles más implicados tengan más capacidades, otro tipo de reconocimientos”, explica el secretario de Organización.

¿Qué cantidades podría aportar esa campaña de afiliación? No está calculado, porque dependería de la cuota mínima de afiliación y de las cuotas voluntarias. “Hay mucha gente que ya colabora en Podemos, pero es verdad que el porcentaje de gente que paga una cuota con respecto al porcentaje de inscritos o incluso con respecto al porcentaje de gente que votó en la última consulta [150.000 personas] es bastante bajo”, prosigue Echenique. “Es una idea de las muchísimas que tengo en la cabeza. Es probablemente la vía por la que el nivel municipal de Podemos, que es la vía donde menos recursos hay, tenga una financiación más o menos estable en nuestra línea de no depender de los bancos y de grandes donantes privados”.

Podemos tiene fundamentalmente tres vías de financiación. Las subvenciones institucionales, los microcréditos y campañas de financiación ciudadana para objetivos concretos. Las cuotas de afiliación supondrían una cuarta vía de ingresos, y la dirección del partido cree que es “lógico” llevarla a cabo en el medio plazo.

Subvenciones

En cualquier caso, el partido emergente cuenta desde su llegada a las instituciones un importante montante en subvenciones públicas. Este 2016, tras lograr 69 diputados en el Congreso y 16 senadores, percibirá hasta 4.390.050 euros con sus alianzas territoriales en concepto de gastos electorales por las generales del pasado mes de diciembre, incluyendo el gasto del buzoneo. A ello hay que añadir hasta 500.000 euros mensuales por los gastos de funcionamiento que otorga el Ministerio del Interior, y casi 325.000 euros por su presencia en el Congreso y el Senado.

“Tenemos bastante suficiencia económica a corto plazo, pero tampoco vamos holgados. Cuando pase el periodo de elecciones hay que buscar la fórmula de financiar sobre todo a los consejos municipales”, asegura Segundo González, responsable de finanzas y transparencia del partido. Los consejos municipales (el órgano de dirección municipal) apenas cuentan con financiación. Solo reciben las aportaciones de quienes voluntariamente donan al partido, a través del sistema de crowfunding que mantiene la formación, y la cuantía que aportan los concejales cuando superan el límite de sueldo estipulado por el código ético. Se trata de cantidades, no obstante, muy variables, y por eso el partido busca asegurar una financiación estable para estos órganos, que resultan clave para la expansión territorial de la formación y que, según reconocen en la cúpula, han sido los más descuidados desde el nacimiento del partido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información