Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso se polariza en el último pleno con un debate sobre Venezuela

La Cámara Baja aprueba una iniciativa del PP sobre los presos políticos venezolanos con la abstención de Podemos

Una persona pide libertad para Venezuela desde la tribuna de invitados del Congreso.

El penúltimo Pleno de la breve XI legislatura ha quedado marcado por un debate polarizado a cuenta de los presos políticos venezolanos. El Congreso ha aprobado por mayoría absoluta una proposición no de ley presentada por el PP y apoyada por el PSOE, Ciudadanos, el PNV y Democracia i Llibertat que pide que España tome medidas para la liberación del opositor venezolano Leopoldo López y del resto de presos políticos de ese país. La iniciativa ha contado con 12 votos en contra de ERC, Bildu e Izquierda Unida y con 66 abstenciones de los diputados de Podemos, que han protagonizado un cruce de acusaciones y reproches con los populares.

Leopoldo López Mendoza, padre del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, ha seguido el debate desde la tribuna de invitados, de la que ha sido desalojado otro de los asistentes, un venezolano afincado en España que ha interrumpido al portavoz de Podemos al grito de "¡libertad, libertad!". Los parlamentarios del partido emergente y del resto de fuerzas de izquierdas no se han unido a los aplausos del PP, PSOE y Ciudadanos a López Mendoza.

El PP anticipó desde la tribuna que Podemos se abstendría y cargó contra el partido emergente por su "complicidad con Venezuela y con los que la defienden", en palabras del diputado Fernando Martínez Maíllo, que hizo una enmienda al populismo. "El chavismo, como todos los populismos, usa los momentos de crisis y desconfianza de los ciudadanos para, mediante cauces democráticos, llegar al poder, y desde ahí acabar con los cimientos democráticos del estado. Por eso el populismo es denunciable", criticó. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, incidió, como el PP, en la crítica a la abstención de Podemos, porque "el único botón hábil para los demócratas es el verde [del sí]". Rivera insistió en que Venezuela "no es una democracia, porque aunque haya urnas no se respetan los derechos humanos".

Los socialistas argumentaron su apoyo a la iniciativa en que "el Parlamento español no puede permanecer indiferente" a que se castigue a alguien por sus ideas, expresó Antonio Gutiérrez Limones, y los nacionalistas catalanes de DiL y los vascos se unieron a la censura del problema democrático y de derechos humanos en Venezuela. El PSOE presentó una enmienda que añade una referencia al diálogo "basado en el reconocimiento mutuo de los distintos actores políticos y de las distintas instituciones de la República bolivariana de Venezuela" y reafirma que la existencia de presos políticos es incompatible con un régimen democrático.

El resto de grupos de izquierda cargó en tromba contra el PP por "hipócrita" al presentar iniciativas referidas solo a los problemas de derechos humanos en Venezuela y no a los de países como Guinea Ecuatorial, Arabia Saudí, China o Marruecos. El representante de Podemos, Pablo Bustinduy, criticó que la iniciativa del PP es además parte de una "operación político- mediática" para desacreditar a su partido. El diputado del partido emergente defendió que en el país latinoamericano hay democracia porque la oposición ha ganado las últimas elecciones legislativas, y pidió diálogo y no injerencia. "Se han acabado los tiempos de golpes de Estado", señaló. Bustindy no se refirió a los presos venezolanos y devolvió el reproche al PP: "No aceptamos lecciones de democracia por parte de quienes, en contra el 90% de la voluntad de este pueblo, nos metieron en guerras ilegales con cientos de miles de muertos", señaló en referencia a la guerra de Irak.

Un afónico Joan Baldoví (Compromís) tras haber protagonizado el martes el último intento de acuerdo de Gobierno lamentó el "monumental monumento a la hipocresía" del PP. ERC añadió que la "obsesión" del PP con Venezuela solo responde al "factor ideológico".

En el penúltimo pleno de la legislatura, en el que se aprobó también un registro de lobbies y grupos de presión que decaerá cuando se disuelvan las Cortes, no estuvieron presentes el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ni el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Sí se sentaron en sus escaños el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

La Cámara rechaza la propuesta de Podemos de derogar las reformas laborales de PP y PSOE

E. G. DE BLAS

El Pleno del Congreso ha tumbado además la propuesta de Podemos de derogar las reformas laborales del PP y del PSOE, que ha contado con los votos en contra de PP y Democracia i Llibertat y la abstención del PSOE,  Ciudadanos y el PNV. Los socialistas han pretendido votar por separado la iniciativa de derogar la reforma del PP de la del PSOE, para no tener que votar en contra de la suya, pero Podemos no lo ha admitido y han optado por la abstención.

En el debate Podemos y el PSOE se han enzarzado en un cruce de reproches por la repetición de las elecciones. "Compañeros y compañeras socialistas que militasteis por los derechos laborales, para salir de la casa de Ciudadanos solo tenéis que hacer una cosa: abrir la puerta", ha apelado la diputada de Podemos Carolina Bescansa. "Al otro lado os estaremos esperando  para poner en marcha un Gobierno del cambio", ha añadido, a lo que le ha respondido la  parlamentaria socialista Mari Luz Rodríguez: "El primero de mayo y el 28 de abril no habrá un Gobierno que derogue reforma laboral alguna porque ustedes que se dicen de izquierdas han perdido una oportunidad histórica para que en nuestro país hubiera un Gobierno de progreso".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >