Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La negociación con IU encrespa la situación en Podemos

El diálogo tendrá entre los puntos clave el lugar que ocupe Garzón en las listas

Iglesias y Garzón, este jueves en el Congreso.
Iglesias y Garzón, este jueves en el Congreso.

La apertura de la negociación entre Podemos e IU para tratar de llegar a una alianza si hay repetición de elecciones ha tensionado al partido de Pablo Iglesias y ha hecho aflorar las diferencias entre el sector próximo al líder y los afines a su número dos, Íñigo Errejón. El diálogo, cuando se abra oficialmente tras los contactos discretos, tendrá como uno de los puntos clave la posición en las listas del candidato de IU, Alberto Garzón, y la filosofía de la campaña electoral.

El entorno del diputado de IU-Unidad Popular apunta alto, poniendo en valor que es uno de los líderes mejor valorados por los ciudadanos, según las encuestas. El lugar que ocupe finalmente Garzón será, en definitiva, uno de los elementos más delicados de la negociación entre ambas fuerzas, ya que, si finalmente concurre por Madrid —donde Podemos logró ocho escaños el 20-D— podría desplazar a algún cargo de máxima confianza de Iglesias.

Las negociaciones aún no han comenzado, sostienen tanto en Podemos como en IU, pero sí los contactos. El camino ya está abierto por los líderes de ambas formaciones, que mantienen una buena relación personal y llevan meses conversando en privado sobre la posibilidad de una alianza. El secretario general del partido emergente, además, ya ha delegado los contactos en el nuevo secretario de Organización, Pablo Echenique. Este se reunió el miércoles en el Congreso de los Diputados con el coordinador general de IU en Andalucía, un dirigente muy próximo a Garzón, Toni Valero.

El encuentro, confirmado a EL PAÍS por Valero, fue solamente un “sondeo” de las posiciones antes de abrir la negociación la semana que viene cuando se confirmen las elecciones. Este dirigente de IU percibió que Podemos ha abierto el debate sobre la posibilidad de aceptar un pacto estatal y una coalición, como quiere su partido. Valero destaca el “talante” de Echenique como un elemento que favorece el acuerdo, aunque depende de que Podemos acepte las condiciones de IU, basadas en un pacto federal, en formar una coalición y en que la alianza preserve el reconocimiento mutuo.

Esta exigencia ya abrió una brecha en Podemos el verano pasado, cuando se frustraron las negociaciones, y amenaza ahora con romper los equilibrios internos de la formación de Iglesias, donde aumenta la desconfianza entre los distintos sectores.

Los más afines a Errejón ya han cedido con respecto a su planteamiento inicial. Ahora aceptan la posibilidad de una alianza con IU, pero quieren que preserve la independencia de las dos formaciones y que se desplieguen campañas diferenciadas. Esta pretensión no encuentra grandes obstáculos en principio en IU, como que se prescinda en la marca de las siglas de la coalición, aunque en este último caso los sectores más identitarios opondrán resistencias.

Pero el asunto que sí será clave en la negociación es el puesto que ocupe Garzón en las listas. El verano pasado, Podemos trató de desplazar al candidato de IU al primer puesto por Málaga, de donde procede. En esta ocasión la intención del candidato es ir por Madrid. El dirigente de IU, cabeza de lista el 20-D, tendría que ocupar un puesto de relevancia en la lista donde se acumula la cúpula de Podemos. En su entorno se resisten a revelar qué puesto reclamarán (el tres es el que ocupó Errejón, y el cinco Rafael Mayoral, porque son lista cremallera hombre-mujer) pero sí recuerdan que Garzón es uno de los líderes mejor valorados y su capital político debe reconocerse.