Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU establece las nuevas condiciones para un pacto con Podemos

El partido de Pablo Iglesias afronta un debate delicado interno sobre la alianza electoral con Alberto Garzón

De izquierda a derecha, Alberto Garzón, Xavier Domènech, Ada Colau, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa.
De izquierda a derecha, Alberto Garzón, Xavier Domènech, Ada Colau, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa.

El cabeza de lista de Izquierda Unida, Alberto Garzón, insistió este lunes en sellar una alianza con Podemos si hay nuevas elecciones. Pero, a diferencia de antes del 20-D, añadió nuevas condiciones: Garzón quiere un pacto nacional y no solo en algunas comunidades, oferta que está estudiando plantear la dirección del partido de Iglesias. “No vamos a ir a confluencias a la carta”, alertó. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, pidió un entendimiento entre ambas fuerzas.

Las líneas rojas de Garzón chocan de forma clara con un sector de Podemos. Íñigo Errejón, número dos del partido, asegura que la posición no ha cambiado con respecto a las elecciones del 20 de diciembre. Este dirigente, que tras la destitución de Sergio Pascual se distanció del líder, Pablo Iglesias,sigue defendiendo un proyecto que califica de “transversal”, que no coincide con los planes de IU.“La transversalidad sigue siendo la hoja de ruta ganadora para construir una nueva mayoría. Mano tendida para construir una mayoría nueva que vaya mas allá de identidades”, destacó. Errejón no quiere una alianza electoral con IU-Unidad Popular bajo la fórmula de una coalición. Solo aceptaría que dirigentes como Garzón se incorporen finalmente en las nuevas listas de Podemos. Iglesias aún no se ha pronunciado al respecto, aunque destacados cargos muy próximos a él se han mostrado favorables a una colaboración con ese partido. La semana pasada fue Ramón Espinar, portavoz en el Senado, quien pidió un entendimiento. “Es mi opinión, pero el 20-D hubo un millón de votos con los que coincidimos en lo sustancial con dos diputados. Si hay elecciones, toca entenderse”, dijo.

En la decisión última, que en teoría corresponde al voto del consejo ciudadano de Podemos, pesará el nuevo empuje de IU, que según todas las encuestas mejoraría su marca en unos nuevos comicios. El pasado 20-D la coalición de izquierdas obtuvo casi un millón de sufragios, pero solo dos diputados por efecto de la ley electoral.

La hipótesis de una alianza de las fuerzas de la izquierda tuvo este lunes una estampa propiciada por la alcaldesa de Barcelona. Ada Colau, que participó en un desayuno informativo de Europa Press en Madrid, se mostró a favor de una convergencia que incluyera a IU y reunió a su alrededor, en la misma fotografía, a Iglesias y Garzón. Junto a ella, Errejón, Carolina Bescansa y Xavier Domènech, portavoz de En Comú Podem en la Cámara baja. 

Colau pide entenderse

“A mí me parecería positivo que se pudiera sumar, siempre desde el respeto”, afirmó la regidora. Colau es la principal impulsora de En Comú Podem, la fuerza más votada en Cataluña el 20-D, que logró unir a Podem, la plataforma municipalista Barcelona en Comú, Esquerra Unida e Iniciativa per Catalunya. Aunque evitó decir, tras una visita institucional al Congreso, si esa fórmula de alianza sería exportable a escala nacional, sí reclamó a todas las formaciones de la izquierda alternativa al PSOE “el máximo esfuerzo de juntar fuerzas”.

Colau pidió a Iglesias y Garzón posar con ella para tratar de alentar la imagen de un entendimiento. Para ello serán necesarias nuevas conversaciones entre los dos dirigentes. Garzón, que quiere evitar el desgaste de IU por intentar durante meses un acuerdo con Podemos antes del 20-D, asegura que no tomará esta vez la iniciativa y esperará a que Podemos mueva ficha. Entre sus condiciones actuales, además, estaría ir en la lista por Madrid, y no por otras provincias, como Málaga, como se barajó la vez anterior.

Iglesias afronta, por su parte, un debate interno muy delicado sobre la identidad de Podemos. Eso fue, en última instancia, lo que dio pie a la crisis que culminó con el cese de Pascual y tiene que ver con el proyecto político de la formación. Hasta las pasadas elecciones, Errejón fue el máximo responsable de la estrategia y siempre ha sido el director de las campañas. Ahora, tras el distanciamiento de Iglesias, no está todavía claro que vuelva a tener el mismo peso ante una nueva convocatoria electoral.

Más información