Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias cree que la gestión territorial de Sergio Pascual no fue neutral

"Si hice cambios fue por eso, porque hace falta una dirección que sea neutral”, justifica el líder de Podemos

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, acusó este sábado de forma indirecta al secretario de Organización al que destituyó, Sergio Pascual, de no haber sido “neutral” en los procesos internos. “Si hice cambios fue por eso, porque hace falta una dirección que sea neutral”, afirmó en Barcelona delante del sustituto del antiguo dirigente, Pablo Echenique.

“Cuando la dirección de Podemos no fue neutral en ciertos procesos territoriales quiero decir que nos equivocamos”, agregó Iglesias. Él mismo viajó a Zaragoza para hacer campaña en contra de Echenique en las primarias, celebradas hace más de un año, para elegir las direcciones autonómicas de Podemos. La dirección de Podemos apoyó en varias ocasiones a candidatos afines a los planteamientos de Íñigo Errejón y del propio Iglesias. Carolina Bescansa, secretaria de Análisis Político y Sociali, señaló hace un año que existían dos Podemos: uno nacido para ganar y otro para protestar, y encuadró a la cúpula de la formación en el primero.

La dirección ha mantenido varios pulsos con los territorios por las que los críticos consideraban injerencias de Madrid. Antes de las elecciones generales del 20-D, la confencción de las listas provocó la dimisión del secretario general autonómico de Podemos en Euskadi, Roberto Uriarte. Después de las elecciones, la cúpula desautorizó al líder en Galicia, Breogán Riobóo. Al margen de las polémicas generadas, se trataba de decisiones tomadas en momentos clave en los que, como solía decir Íñigo Errejón, los dirigentes de Podemos tenían que correr y a la vez atarse los cordones.

Aunque toda la dirección, incluido Iglesias, no solo avaló sino que se benefició de ese método e gestión, más vertical pero más ágil para hacer frente a los retos electorales, el líder del partido emergente quiso cambiar el ritmo y el estilo. Comenzó con la destitución de Pascual, tras la que tardó tan solo tres días en proponer a Echenique como sustituto Ayer se estrenó en Barcelona y, ante los círculos catalanes de Podemos, volvió a esbozar su proyecto para este tiempo nuevo. Más participación, más atención a los círculos y a las bases, y descentralización de las decisiones. La dirección de Podemos asumió, en este contexto, el compromiso de mantenerse neutral en el proceso de renovación de Podem en Cataluña, que lleva en una situación de interinidad desde el pasado octubre.