Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición acusa a Rajoy de vulnerar el mandato del Congreso

El presidente en funciones defiende el pacto UE-Turquía para deportar a los refugiados sirios

Iglesias pasa ante Rajoy en el Congreso.

"Usted ha desatendido el mandato del Congreso. Ha faltado al respeto a la soberanía popular", ha dicho el líder de Podemos, Pablo Iglesias. "Tenía un encargo muy concreto y no lo ha cumplido. En el mejor de los casos, lo ha interpretado a conveniencia", ha remachado el portavoz de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs. Con palabras más o menos duras, la mayoría de los grupos parlamentarios han acusado este miércoles al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de haber vulnerado el acuerdo que aprobó por unanimidad el pasado 16 de marzo la Comisión Mixta Congreso-Senado. Por primera vez, un jefe del Gobierno acudía a una cumbre europea con un mandato vinculante del Parlamento que fijaba las líneas rojas ante la cumbre que al día siguiente celebraban la UE y Turquía para abordar la crisis de los refugiados.

Frente al aluvión de reproches, Rajoy ha presumido de haber cumplido el mandato parlamentario y se ha atribuido incluso el mérito de haber modificado el borrador de conclusiones de la cumbre, que "no satisfacía las exigencias españolas", para garantizar "el respeto escrupuloso a la legalidad internacional". "Pedí", ha proclamado Rajoy —aunque en el texto escrito de su discurso el verbo era más contundente: exigí—, "en línea con el mandato de sus señorías, que se incluyesen de forma explícita dos cuestiones fundamentales: la prohibición de las devoluciones masivas [...] y una referencia expresa a la tramitación individualizada de los expedientes de solicitud de asilo".

También a petición de España se aceptó dar prioridad a los colectivos vulnerables (menores no acompañados y mujeres víctimas de violencia de género) en el mecanismo por el que se traerá a Europa, procedente de Turquía, un refugiado sirio por cada uno que se expulse. Solo "tras lograr que se incluyeran estas referencias pude apoyar" el pacto con Ankara, ha asegurado Rajoy.

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha ironizado con la beligerancia de Rajoy en defensa de los refugiados, recordando el silencio que guardó tras la cumbre informal del 7 de marzo, en la que se aprobó una declaración que contenía los principios del pacto con Turquía, luego denostada, y subrayando que pasó casi una semana antes de que un ministro español la criticara, pese a que ahora asegure que intentó cambiarla desde el primer minuto. "Si hubo tales reticencias, no fueron conocidas", ha zanjado Sánchez.

El líder socialista ha reconocido que algunos de los puntos que figuraban en el mandato del Parlamento se recogieron en las conclusiones del Consejo Europeo, pero ha subrayado que lo importante no es la letra del acuerdo, sino su aplicación. "Solo habrá tratamiento individualizado de las solicitudes de asilo si, tras concluir cada expediente, unos se quedan y otros se van. Lo contrario es retorcer el derecho para dar apariencia de legalidad", ha advertido.

La mayor paradoja del acuerdo con Turquía está, precisamente, en este punto: por una parte, asegura que todas las solicitudes de asilo se tramitarán individualmente, pero, por otra, sostiene que todos los inmigrantes irregulares llegados a Grecia después del 20 de marzo serán deportados a Turquía, lo que supone prejuzgar que la totalidad de las peticiones serán rechazadas.

La clave está en que se considere a Turquía un país seguro al que un refugiado puede ser devuelto sin que su vida corra peligro. "¿Quién en este Parlamento considera a Turquía un país seguro?", se preguntó Ana María Surra, de Esquerra Republicana. El mandato del Parlamento español pedía que los acuerdos con Ankara tuvieran "garantías del cumplimiento de la legalidad internacional y del respeto a los derechos humanos, incluidos los requisitos de la legislación europea de asilo". La cumbre europea obvió, sin embargo, este espinoso asunto y dejó en manos de Grecia la potestad de atribuir a Turquía la condición de país seguro, como ha hecho, en virtud de sus acuerdos bilaterales. Rajoy se ha preocupado de recordarle a Iglesias que esta decisión ha sido apoyada por "un partido como el suyo" (Syriza) y rechazada por "un partido como el mío" (Nueva Democracia).

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha criticado sobre todo a Rajoy por su "pasividad" ante la crisis de los refugiados y le ha recordado que solo 18 de los 17.000 sirios que se comprometió a acoger han llegado a España. "No vale asumir cuotas y no llevarlas a cabo", le ha dicho. El presidente en funciones se ha excusado alegando que el fiasco se ha producido en todos los países de la UE y le ha echado la culpa a la complejidad del proceso de identificación y registro de los refugiados que debe realizarse en Grecia o Italia.

La resistencia de Rajoy a comparecer ante el Parlamento ha hecho que en la misma sesión se acumulara también el debate sobre la  cumbre europea del 18 y 19 de febrero, que aprobó el pacto para evitar el Brexit (salida del Reino Unido de la UE), aunque casi ningún portavoz se ha referido a ella, salvo Rivera, quien criticó la marcha atrás que supone en el proceso de construcción europea.

Más información