Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignacio González califica de “causa general” la investigación de su ático

El expresidente madrileño dice que la instrucción responde al "principio inquisitivo"

El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, el pasado noviembre.
El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, el pasado noviembre.

El expresidente popular de la Comunidad de Madrid Ignacio González considera que sufre una "causa general" que, bajo el "principio inquisitivo", persigue perjudicarle y por eso "se investiga a ver qué se encuentra". Este tipo de investigaciones con carácter general están prohibidas por ley. González debe comparecer como investigado el próximo 18 de abril ante el Juzgado de Instrucción 5 de Estepona (Málaga). La investigación busca concretar cómo el político del PP adquirió un ático de lujo en esta localidad de la Costa del Sol, valorado en más de 750.000 euros. Junto a González están citados su esposa, Lourdes Cavero, y el presidente del Atlético de Madrid, el empresario Enrique Cerezo.

González carga contra la investigación en los recursos presentados por su defensa ante la juez, a la que el abogado del expresidente madrileño pide que limite la causa con un "criterio restrictivo". "El juzgado ha de evitar que el presente proceso se transforme en una causa general contra mis dos patrocinados y para ello debe evitarse acceder a investigaciones prospectivas alejadas del objeto del proceso". González estima que hay diligencias policiales que pueden afectar a su "ámbito íntimo", algo que de momento no está justificado. "Es inadmisible, tras cuatro años de investigación y el estado de la instrucción, el ordenar a la policía en términos generalistas que investigue, sin determinar los delitos investigados y las gestiones concretas ordenadas".

González censura la actuación del comisario José Manuel Villarejo, que declaró como testigo ante la juez y con quien González mantuvo una polémica conversación en una cafetería de Madrid. El exdirigente le pide a la juez que no incluya sus notas policiales en el sumario. "Le llaman para amenazarle, le graban conversaciones sin su consentimiento, él graba otras a espaldas de sus interlocutores, le permiten un patrimonio personal-societario impropio de un comisario para no se sabe bien qué servicios secretos (…) en fin, algo insólito", define González la actuación de Villarejo.

Además, el expresidente de la Comunidad de Madrid se opone a la investigación sobre sus cuentas bancarias, ya que solo genera una "divulgación mediática que solo genera ventajas económicas a algunos medios de comunicación y por ende a sus periodistas o directores cuyos juicios paralelos ya estamos acostumbrados a leer a diario".

El político critica que la acusación busque crear "un ambiente de confusión" para alargar la investigación judicial, solo con el objetivo de vincular este proceso con la trama Gürtel.