Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las políticas laborales y sociales alejan al PSOE de Ciudadanos

En los 16 puntos de Pedro Sánchez para el acuerdo, con Podemos el escollo es la consulta

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, anunció el pasado martes su intención de presentarse a la investidura con una propuesta de acuerdo basada en 16 puntos. El secretario general de los socialistas busca ese pacto mirando “a izquierda y derecha”. A tenor de sus propuestas, hacia su izquierda — Podemos—, la cuestión territorial es la que aleja en esencia un posible acuerdo. A su derecha, —con Ciudadanos— los principales escollos están en la política laboral, la fiscal, y en temas sociales como la atención a los inmigrantes irregulares o la igualdad entre hombres y mujeres.

El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, este jueves.
El portavoz de Podemos en el Congreso, Íñigo Errejón, este jueves. EFE

Sánchez se presentó con 16 bloques de medidas, unos más detallados que otros. En la mayoría, salvo en el modelo territorial, coincide en lo fundamental con Podemos. Pero el rechazo al referéndum en Cataluña que plantea Podemos es la única línea roja que el comité federal del PSOE puso por escrito ante la negociación. Las propuestas del líder del PSOE fueron:

1. Un nuevo estatuto de los trabajadores, recuperar el diálogo social, planes de empleo juvenil y apoyo a empresas y autónomos. Los socialistas y Podemos comparten la intención de derogar la reforma laboral del PP, mientras Ciudadanos se desmarca. En el nuevo estatuto, el PSOE quiere poner trabas a los contratos temporales, igual que Podemos, y subir el salario mínimo interprofesional (SMI), en lo que también se alinea Podemos. El PSOE hasta unos 1.000 euros y Podemos hasta los 800, en 14 pagas (frente a los 645 actuales). La propuesta en el programa de Ciudadanos de un contrato único (indefinido y con indemnizaciones crecientes según la antigüedad) fue combatida sin embargo con dureza por el PSOE durante la campaña. Ciudadanos tampoco quiere subir el SMI. Es su lugar, propone un complemento salarial para los sueldos más bajos, que pagaría el Estado y no el empresario.

2. Garantizar la estabilidad de las cuentas públicas, controlar el déficit y la deuda pública. No hay grandes discrepancias porque con matices, el PSOE, Ciudadanos y Podemos comparten la necesidad de aplicar flexibilidad en los plazos de déficit que impone la Unión Europea, que nadie discute, ni siquiera Podemos. El partido de Pablo Iglesias quiere también derogar el artículo 135 de la Constitución que establece el límite del déficit, pero Pedro Sánchez tampoco plantea dejarlo como está: aboga por darle una “redacción alternativa” para blindar la financiación de los derechos fundamentales como la sanidad, la educación y las pensiones. Podemos ha matizado además su propuesta de reestructuración de la deuda y la circunscribe a la designación de los “pagadores últimos”, atribuyendo a los bancos rescatados parte del pago.

El referéndum, el mayor escollo con Podemos

“Defensa de la integridad de España y respeto a la Constitución y la ley. Reformar la Constitución para avanzar hacia el Estado federal, que garantice la unidad de una España diversa”, dice el punto 16 de Pedro Sánchez.

La cuestión territorial es la que más aleja al PSOE de Podemos, a falta de conocer si el partido de Iglesias pondá como líneas rojas medidas que defiende como los revocatorios o la prohibición por ley de las puertas giratorias.

Podemos se comprometió en su programa a la celebración “de un referéndum con garantías en Cataluña para que sus ciudadanos y ciudadanas puedan decidir el tipo de relación territorial que desean establecer con el resto de España”. Sus socios de En Comú, con 12 escaños, añaden además su intención de incluir en la Constitución el reconocimiento “de diversas naciones en pie de igualdad”. Ciudadanos, por su parte, apuesta por “consolidar” el Estado autonómico y “clarificarlo” con una mejor distribución de las competencias.

3. Reforma fiscal que defienda a la clase trabajadora, que no le suba más los impuestos, que ponga fin a las amnistías fiscales y luche contra el fraude fiscal. Socialistas y Podemos coinciden en aumentar los impuestos a las rentas altas, lo que el PSOE llama “incorporar de manera más efectiva la tributación de la riqueza”. El PSOE —que no detalló su reforma del IRPF— plantea recuperar el impuesto del patrimonio, y Podemos se comprometió a ampliar los tipos para las rentas de más de 60.000 euros anuales. Ciudadanos, por su parte, quiere bajar el IRPF al reducir los tramos con tipos marginales más bajos, lo que supondrá una rebaja media del 3% para todos los contribuyentes. Su modelo es similar al de FAES, la fundación vinculada al PP.

4. Revisar el gasto superfluo. Algo que sin más concreción no puede generar rechazo.

5. Transición energética. Reindustrializar el país; vincular las empresas que se creen y el empleo a la lucha contra el cambio climático. Sin discrepancias importantes.

6. Pacto educativo por la ciencia y la cultura. Becas como un derecho, bajar el IVA cultural y planes de retorno a los jóvenes científicos. El PSOE y Podemos coinciden en derogar la LOMCE, mientras Ciudadanos no; pide un pacto por la educación.

7. Ingreso mínimo vital. El PSOE y Podemos quieren una renta mínima para los ciudadanos en situación de pobreza.

El modelo de Ciudadanos difiere: su complemento salarial solo afecta a los trabajadores.

8. Reactivar la Ley de dependencia. Los tres lo comparten.

9. Recuperar la universalidad de la sanidad pública. Ciudadanos se aparta porque defiende que los inmigrantes irregulares no deben entrar en el sistema universal de salud, salvo para una asistencia que limita a cuatro supuestos: urgencias, menores, mujeres embarazadas y enfermedades graves o infecciosas.

10. Reconstruir el pacto de Toledo. Pensiones dignas y libres de copagos. Compartido por todos.

11. Gran pacto contra la violencia machista. El obstáculo con Ciudadanos es su propuesta de eliminar la agravante por violencia de género, lo que implica cuestionar la esencia de la ley.

12. Normas para que ningún partido use en beneficio propio las instituciones. Sin detalle, todos de acuerdo.

13. Fin de los aforamientos de diputados y senadores. Ciudadanos y Podemos son contrarios a los “privilegios” de los políticos.

14. Independientes de prestigio para los organismos constitucionales y reguladores. A priori, no provoca rechazo.

15. Vincular la financiación de los partidos a la democracia interna. Primarias, limitación de mandatos y paridad entre hombres y mujeres en las listas y en los cargos orgánicos de esas formaciones políticas. Ciudadanos no comparte las cuotas para la incorporación de mujeres.

Más información