Los españoles ligan el ‘caso Nóos’ al tiempo de Juan Carlos I

Los expertos consultados coinciden en que Felipe VI ha resguardado la Corona frente a las ansias regeneradoras de la ciudadanía

La temida imagen de la infanta Cristina sentada en el banquillo de los acusados llega en un momento “convulso, difícil e inédito”, plagado de incertidumbre política. La opinión pública medida en el CIS, sin embargo, considera que este caso de corrupción, que situó a la Monarquía ante su crisis más delicada “corresponde a un periodo anterior, que ya quedó resuelto”.

Las encuestas de opinión sitúan a Felipe VI el primero en los índices de aceptación popular, y el debate Monarquía-República ha desaparecido de la discusión pública. Ni siquiera Podemos, que fue la formación más beligerante contra los excesos que rodeaban a la Corona, ha retomado esa batalla en la precampaña y la campaña de las elecciones del 20 de diciembre.

“Todo este asunto pasó a un segundo plano en el momento en que abdicó Juan Carlos I”, explica el historiador Santos Juliá. “El escándalo implicaba al conjunto de la Monarquía, pero Felipe VI lo resolvió muy bien al alejarse del padre y de la hermana. Y pagó el precio que había que pagar, que fue alto”, añade Juliá, para concluir que “hoy la hija se relaciona más con el padre que con el hermano”.

Alfredo Pérez Rubalcaba era líder de la oposición cuando los ciudadanos, de la noche a la mañana, se enteraron de que el jefe del Estado al que se habían acostumbrado tras casi 40 años, pasaba a ser otro. “La Corona forma hoy parte de la normalidad. Es algo bien resuelto”, afirma.

“Es evidente que un miembro de la familia del Rey sentado en el banquillo es todo un acontecimiento mediático, con revuelo de cámaras de todo el mundo en Mallorca, pero el asunto en sí forma parte del anterior Rey”, añade Rubalcaba.

Sin embargo, no está tan claro que Felipe VI pueda reinar con la comodidad con la que lo hizo su padre. “Con la abdicación se despejaron las cosas, y el juicio de la Infanta se atribuye a una etapa anterior”, dice Yolanda Gómez Sánchez, catedrática de Derecho Constitucional de la UNED. “Pero los momentos políticos son convulsos”, añade, “y del mismo modo que en los próximos dos días lo que decida el tribunal sobre el futuro penal de Cristina volverá a poner en primera línea el debate, ya estamos viendo cómo el resurgir del independentismo en Cataluña viene acompañado de proclamas republicanas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Felipe VI, coinciden todos, ha resguardado la Corona frente a las ansias regeneradoras de la ciudadanía, pero le corresponde preservar, con la ejemplaridad que él mismo se impuso tras su proclamación, el confort recuperado.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS