Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi recurrirá la reforma del PP del Tribunal Constitucional

El Gobierno vasco considera que la capacidad que la ley otorga al alto tribunal para sancionar supone "una grave irrupción en el escenario político"

En el centro, Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno vasco, comparece este martes junto a los consejeros Cristina Uriarte y Jon Darpón.
En el centro, Josu Erkoreka, portavoz del Gobierno vasco, comparece este martes junto a los consejeros Cristina Uriarte y Jon Darpón.

El Gobierno vasco, en manos del PNV, interpondrá un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del Tribunal Constitucional que permite a este órgano sancionar a quien incumpla sus resoluciones. El portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado este martes que la nueva ley, aprobada con urgencia con los únicos votos del PP, "politiza" el alto tribunal, "deteriora su imagen" y supone "una irrupción grave en el escenario político".

Los servicios jurídicos del Gobierno vasco sostienen que la controvertida reforma del Tribunal Constitucional le otorga un poder de tal magnitud que lo sitúa "por encima del resto de órganos constitucionales" y "altera los equilibrios institucionales" que establece la Carta Magna.

La Ley Orgánica que regula el Constitucional fue aprobada por el Senado el pasado 15 de octubre pasado con los votos del PP y el rechazo del resto de formaciones políticas. Su promulgación coincidió con la declaración como imputado del presidente de la Generalitat, Artur Mas, por impulsar la consulta soberanista del 9-N. Con la reforma, el Constitucional puede suspender de sus funciones al presidente del Gobierno y a cualquier otro cargo público sin tiempo tasado, sin recurso y sin intervención parlamentaria.

Erkoreka ha denunciado que esta modificación normativa es una medida "ilegítima, inadmisible y desproporcionada". A su juicio, faculta al TC a intervenir en las autonomías al margen de las garantías que establece la Constitución. "La nueva ley cambia absolutamente la configuración de las funciones que la propia Constitución española otorgó al tribunal, lo desnaturaliza y lo hace modificando de manera sustancial el sistema político y afectando al equilibrio entre poderes territoriales", ha manifestado.

El gabinete presidido por Iñigo Urkullu considera que las sentencias del TC culminan con la propia declaración de inconstitucionalidad "sin que su ejecución pueda imponerse y, menos aún, de manera coactiva y unilateral". "En todo caso, deben ejecutarse a través del continuo diálogo democrático entre las instituciones, sin que pueda imponerse un poder público por encima de otro", ha defendido Erkoreka.

El Ejecutivo vasco, crítico con la forma con que se aprobó la reforma del Constitucional -por el procedimiento de urgencia, tramitación directa y lectura única-, advierte en su recurso del "creciente deterioro" que padece el alto tribunal por su "constante politización" a favor de un modelo de Estado que "excluye otros modelos de convivencia basados en el propio pluralismo" que promulga la Constitución entre sus valores fundamentales.