Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez niega la libertad a Granados tras hallar un maletín con un millón

El dinero fue hallado en un altillo durante un registro en casa de los suegros del exconsejero en Valdemoro

Francisco Granados, Operación Púnica Ampliar foto
El exconsejero de Interior Francisco Granados en 2010.

El que fuera secretario general del PP de Madrid hasta 2011 y número dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, seguirá en prisión. El juez del caso Púnica, Eloy Velasco, le ha denegado la petición de libertad después de que en un registro en casa de sus suegros se hallara en un altillo un maletín con casi un millón de euros. El matrimonio, investigado, declaró como la semana pasada por un delito de blanqueo de capitales y, según fuentes judiciales, ambos negaron que el dinero fuera suyo y aseguraron desconocer su procedencia.

Francisco Granados y su socio David Marjaliza son los únicos dos imputados del caso Púnica que permanecen en prisión desde que, en octubre de 2014, estalló esta trama de corrupción ligada al PP de Madrid. Pero mientras el juez ha concedido a Marjaliza la posibilidad de salir de la cárcel si reúne una fianza de 100.000 euros, Granados tendrá que seguir en la prisión madrileña de Estremera que él mismo inauguró en su etapa de consejero de Justicia.

El juez Velasco ha rechazado su puesta en libertad y alega, entre otras razones, el reciente hallazgo de un maletín con casi un millón de euros en un altillo de la casa de los suegros del exdirigente del PP, Juan Alarcón y Catalina Castellanos. Fuentes judiciales precisaron que la vivienda del matrimonio, ubicada en Valdemoro (municipio del que Granados fue alcalde) fue registrada por orden del juez Velasco el pasado día 18 y, durante la operación, la policía encontró el dinero en metálico escondido en un armario del dormitorio principal.

Tras el hallazgo del maletín, Velasco llamó a declarar el 21 de diciembre a los padres de la mujer de Granados por un delito de blanqueo de capitales. Según las fuentes consultadas, el matrimonio aseguró que el dinero no era suyo, pero no dio ninguna explicación convincente de dónde procedía. Fuentes citadas por Europa Press añaden que los suegros alegaron que a su casa accedían fontaneros y “gente” de Ikea.

Una vez rechazada la puesta en libertad de Granados, la Audiencia Nacional tiene pendiente decidir todavía sobre la de Marjaliza, que está en la cárcel de Aranjuez. El promotor inmobiliario y cerebro de la trama Púnica ha aportado la escritura de una finca en Valdemoro para intentar cubrir la fianza de 100.000 euros que le impuso Velasco y el juzgado está tasando la parcela para determinar si da luz verde a su salida de prisión. A su favor han contado varias declaraciones judiciales hechas a petición propia en las que ha detallado cómo trabajaba la trama y ha aportado pruebas clave para la investigación.

Granados y Marjaliza están imputados por los delitos de blanqueo de capitales, cohecho, tráfico de influencias, contra la Hacienda Pública, malversación de caudales públicos, prevaricación, falsificación documental y organización criminal. La red que dirigían se dedicaba, según la Audiencia, a “mover voluntades en varios Ayuntamientos” de la Comunidad de Madrid para obtener “cuantiosos beneficios ilegales” en la “contratación pública amañada” y la “espuria recalificación de terrenos”. Los beneficios, según la investigación, “eran trasladados a paraísos fiscales”.

Más información