Una campaña sin libros

La literatura ha estado casi ausente de la campaña, como las obras sobre política de las mesas de novedades de las librerías

Librería La Central, en Madrid.
Librería La Central, en Madrid.Samuel Sánchez

En las mesas de novedades de las librerías españolas es más fácil encontrar obras sobre caballeros jedi que sobre la campaña electoral. Si nos dejásemos llevar sólo por los títulos disponibles parecería que la séptima entrega de La guerra de las galaxias despierta mayores pasiones librescas que cualquiera de los candidatos. En algunas librerías, como La Central de Callao en Madrid, existe un estante dedicado al 20D, pero con mucho menos espacio que el que ocupan la filosofía o la economía. Las obras sobre la desigualdad en la estela de Piketty o sobre la crisis económica están mucho más presentes que cualquier volumen sobre el momento político.

Más información

Al entrar en la sección de libros de la Fnac, también en el centro de Madrid, aparece un gran panel bajo el epígrafe de actualidad, pero uno de los libros que ofrece es Momentos estelares de la humanidad, de Stefan Zweig que es de actualidad, sin duda, pero lleva en esa categoría 90 años. Comparado con otros países europeos, es una ausencia que resulta todavía más impresionante. En L'ecume des pages, la última gran librería que sobrevive en el barrio literario de París, es posible encontrar en las mesas de exposición decenas de libros sobre la actualidad, sobre el yihadismo o el Islam pero también sobre los últimos años de François Mitterrand.

Aunque desde Amazon aseguran que la venta de libros políticos ha aumentado un 78% en los últimos tres meses, dentro de esta categoría incluyen desde Mortadelo y Filemón ¡Elecciones! (gran tebeo, por cierto) hasta un ensayo de Varoufakis, el Holocausto español, de Paul Preston o incluso Orientalismo, de Edward Said. De hecho, de la lista de los diez libros más vendidos de política en Amazon ninguno tiene relación con la actual campaña.

Este desencuentro es mutuo. Hay pocos libros libros sobre políticos a la vista, pero tampoco los políticos le han dedicado mucho espacio en la campaña a los libros. El candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, citó a Albert Camus en el debate de Atresmedia: "Me gusta demasiado mi país como para ser nacionalista", una frase de Cartas a un amigo alemán, que forma parte de un párrafo muy bello, un canto a la tolerancia escrito al final de la II Guerra Mundial. "Sé que Francia no perderá nada al abrirse a una sociedad más amplia. Pero estamos todavía lejos y Europa se encuentra todavía rota. Pero me avergonzaría si alguien pensase que un escritor francés puede ser enemigo de cualquier nación. Sólo detesto a los verdugos". Esta reivindicación, entre las ruinas de Europa, del diálogo es un mensaje que convendría recordar a menudo. Mariano Rajoy confesó que leía a la autora policiaca Dolores Redondo —eso sí, a la vez que veía un partido de fútbol— y Rivera y Pablo Iglesias hablaron de Kant en un debate universitario pero su dominio del filósofo quedó un poco difuso: el líder de Ciudadanos confesó que no lo había leído y el de Podemos citó mal el título.

En el Reino Unido, en las elecciones locales de 2012, se habló mucho de un viejo manual electoral, escrito por Quinto Tulio Cicerón en al año 64 antes de nuestra era y reeditado en aquellas fechas titulado Cómo ganar unas elecciones en su versión inglesa y Breviario de campaña electoral, en la edición española de Acantilado. Se trata de una serie de consejos que el hermano de Cicerón, uno de los oradores más importantes de la historia, le ofrece cuando se presentó al consulado, el máximo cargo administrativo en Roma. Escrito hace dos mil años, la vigencia de aquellas ideas es extraordinaria: pide al candidato que se garantice el apoyo de familia y amigos, que se cobre los favores del pasado, que se rodee de gente con talento, que trabaje sobre el terreno o que prometa todo a todo el mundo. Los libros —casi mejor sin estar acompañados de fútbol— pueden ser muy útiles para un candidato.

Sobre la firma

Guillermo Altares

Es redactor jefe de Cultura en EL PAÍS. Ha pasado por las secciones de Internacional, Reportajes e Ideas, viajado como enviado especial a numerosos países –entre ellos Afganistán, Irak y Líbano– y formado parte del equipo de editorialistas. Es autor de ‘Una lección olvidada’, que recibió el premio al mejor ensayo de las librerías de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción