Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivada la denuncia por la muerte de un escopetazo del toro de Coria

La Delegación del Gobierno de Extremadura concluye que el sacrificio del morlaco, de un disparo en la vía pública, no incumplió la normativa de armas ni de seguridad

El sacrificio de un animal con un disparo de escopeta.

La denuncia presentada por la muerte de un toro en los Sanjuanes de Coria (Cáceres), de un escopetazo y en mitad de la vía pública, ha quedado archivada. La Delegación del Gobierno de Extremadura ha desestimado la reclamación interpuesta por el Partido Animalista (Pacma) y ha concluido que el sacrificio del morlaco no incumplió ninguna normativa en materia de armas o seguridad, según han confirmado las partes. El Ejecutivo ha adoptado esta decisión "tras analizar la documentación presentada" y tras recibir un informe del máximo responsable de la Intervención Central de Armas y Explosivos de la Dirección General de la Guardia Civil, que concluyó en verano que el disparo al animal "podía constituir una infracción grave" de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida popularmente como ley mordaza.

"Se archiva todo. Ni siquiera se da comienzo a un expediente [sancionador]", ha detallado el alcalde de la localidad, José Manuel García (PP), que ha defendido en todo momento que la administración municipal "cumplió perfectamente con todas las normativas" durante los Sanjuanes. "Tenemos, además, un reglamento que regula los festejos", apostilló en agosto en declaraciones a EL PAÍS. "Detrás de esta denuncia hay mucha ofensa", ha añadido el regidor tras conocer el archivo de la causa. El primer edil ha criticado duramente, además, a Pacma: "Esta asociación, sin, ningún pudor, arremetió contra el buen nombre de toda una ciudad y de una población".

La portavoz del colectivo animalista, Laura Duarte, ha anunciado que recurrirán el archivo de la denuncia. "Seguimos considerando que existió un riesgo porque allí había público, tal y como avaló la Guardia Civil", apunta la representante del partido. El informe de la Intervención Central de Armas concluyó que el escopetazo durante el espectáculo de Coria, una población de 12.000 habitantes, podía contravenir dos artículos del Reglamento de Armas: el 146.2, que considera "ilícito, en general, el usar armas en establecimientos públicos y lugares de reunión, concentración, recreo o esparcimiento"; y el 149.1, que fija que "solo podrán llevarse armas reglamentadas en las vías y lugares públicos urbanos si están desmontadas o van dentro de sus cajas o fundas".

Esto ha sido un ataque contra un pueblo entero

José Manuel García, alcalde de Coria (PP)

"Tras hora y media de encierro, el toro Guapetón, en estado de agonía y agotamiento, fue abatido por un festero que le disparó con una escopeta", describía el Instituto Armado en ese mismo documento, tras recibir la denuncia y trasladarla posteriormente a la Delegación del Gobierno en Extremadura. El Ayuntamiento subraya que contaba con todos los permisos de la Comandancia de la Guardia Civil y de la Delegación del Gobierno. "Durante el desarrollo del festejo, hay presente un delegado gubernativo (que es un guardia civil), que no ha anotado ninguna incidencia", destacan fuentes consistoriales.

"A los mentirosos hay que quitarles la careta. Esto ha sido un ataque contra un pueblo entero. Pero todas esas descalificaciones no van a ningún sitio, como queda demostrado una vez más", destaca José Manuel García, que recuerda que la Delegación del Gobierno "exime de cualquier responsabilidad civil al Ayuntamiento". "Está todo ajustado a la norma", remacha el regidor, que descarta modificar el método utilizado para dar muerte a los morlacos durante los Sanjuanes: "A las presiones y al chantaje de estos señores [Pacma] no vamos a ceder".

Más información