Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias y Celia Villalobos se enzarzan por la corrupción en el PP

El líder de Podemos se sienta en el escaño de presidente del Gobierno durante una visita al Congreso de los Diputados

Iglesias, durante la discusión con Celia Villalobos. Atlas

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se ha sentado en el escaño reservado al presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados, una posesión simbólica del escaño como candidato a las próximas elecciones generales. Iglesias ha aprovechado las jornadas de Puertas Abiertas celebradas en la Cámara baja para acceder al salón de plenos por primera vez después de acudir de visita en su etapa de estudiante.

Pablo Iglesias se sienta en el banco del presidente del Gobierno. Atlas

Iglesias se ha enzarzado allí en una tensa discusión con la popular Celia Villalobos. La vicepresidenta del Congreso y el líder de Podemos han tenido un tenso intercambio de reproches. "Me fastidia que digas que mi partido es corrupto. Ten cuidado con las palabras", le ha soltado la dirigente popular. "Si tú entras en esta casa, si tú quieres ser presidente como imagino que lo quieres, tienes que dejar la demagogia en la puerta", le ha respondido Villalobos, que ha encontrado la réplica rápida del líder de Podemos: "La demagogia bien la conocéis vosotros".

En una imagen insólita, unos ciudadanos han comenzado a aplaudir y a llamarlo "¡presidente!" y otros a abuchearlo y a decirle que se marchara, con gritos de "¡fuera! ¡fuera!".  Curiosamente, el líder de Podemos se ha confundido inicialmente de escaño, ya que se ha dirigido al asiento que actualmente ocupa Mariano Rajoy, a la derecha de la Presidencia del Congreso, cuando como marca la tradición tendría que haberlo hecho a su izquierda, toda vez que su partido es de esta tendencia ideológica.

El encuentro ha sucedido durante una entrevista que RNE ha hecho con ambos políticos, por separado, en el interior del salón de Plenos, en vísperas del Día de la Constitución. Al término de la charla radiofónica con Villalobos, esta ha saludado a Iglesias, que se encontraba a la espera de ocupar su sitio.

El tono cordial del inicio de la conversación ha dado paso al intercambio de reproches cuando el dirigente de Podemos le ha hecho ver a Villalobos que "la realidad está más fuera del Parlamento que dentro". "Los políticos estamos en la realidad y tocamos tierra todos los días (...). Llevo muchos años en política y tengo una mochila importante, una mochila perfectamente presentable. Es lo que nos diferencia, pero cuando estés aquí, vamos a estar de acuerdo en muchas cosas", le ha replicado Villalobos como pronóstico.

A este comentario, Iglesias ha respondido: "En esa mochila, Celia, hay demasiada corrupción y demasiadas cosas feas que tienen que cambiar en este país. Los ciudadanos están muy hartos y el día 20 eso va a cambiar".

El líder de Podemos ha subrayado que en política "es muy importante escuchar", y ha censurado que algunos dirigentes del PP llevan mucho tiempo sin hacerlo. Villalobos ha reprendido a Iglesias negando que toda la política esté contaminada por la corrupción. "La política no, vuestro partido, te lo digo con todo el cariño", ha apostillado Iglesias.

La exministra de Sanidad le ha corregido de inmediato: "Mi partido es muy grande, ha tenido poder y tiene poder en muchos sitios. Somos un fiel reflejo de esta sociedad... Mi partido tiene cientos de militantes, de cargos, y la mayoría somos personas muy honestas (...) He sido alcaldesa, ministra y me ofendes cuando dices que mi partido está lleno de corrupción. Mi partido, por desgracia, ha tenido casos importantes de corrupción que a quien más nos jode es a nosotros. Lo único que te pido es que tengas cuidado con ese tema", le ha reprendido.

Para tratar de rebajar la tensión, la vicepresidenta primera del Congreso ha confiado en poder tomar "muchos cafés" con Iglesias en el bar del hemiciclo cuando se estrene como diputado.

"¿Con esos gin tonic a dos euros? Igual prefiero tomármelo fuera", ha reconvenido el líder de Podemos. "Aquí no tomamos gin tonic, tomamos café", le ha corregido Villalobos. Iglesias ha vuelto al ataque al discrepar con que "lo que hay aquí [en el Congreso] es igual que lo que hay fuera, y qué va, Celia".

Al término de la conversación, y ya sin Villalobos, Iglesias ha tratado de quitar hierro al cruce de reproches: "Ha sido un placer. Poder decir las cosas a la cara y a menos de 10 centímetros es algo saludable en democracia".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información