Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy aprecia la sensatez política ante la respuesta de Francia en Siria

El presidente no descarta aumentar los despliegues militares en Irak, Turquía o Malí

Rajoy, a la derecha, en la presentación de la lista por Madrid, este jueves. Ampliar foto
Rajoy, a la derecha, en la presentación de la lista por Madrid, este jueves.

Tranquilidad, determinación, seguridad y certidumbre. Son los mensajes que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reclama a la sociedad española en estos momentos complicados y también a los partidos políticos en la oposición ante la inminente campaña electoral. Y esas ideas las trufa tanto para valorar el comportamiento "sensato y razonable" hasta ahora de todos los líderes políticos con los que ha hablado para acordar unas posiciones mínimas ante lo que pueda pedir Francia y la alianza internacional para combatir el terrorismo yihadista en Siria y otros lugares, pero también ante el desafío independentista en Cataluña.

Rajoy ensalzó este jueves —durante la presentación en los jardines de Cecilio Rodríguez, en el Retiro, de la lista del PP por Madrid que él encabeza— a la oposición en general en España y valoró su comportamiento ante la amenaza terrorista. El presidente no descartó que Francia y los aliados reclamen a España más implicación en esa guerra, aunque también admitió que él preferiría, en ese caso, aumentar las dotaciones ya implicadas en conflictos bélicos en Irak, Turquía, Somalia, Senegal y, sobre todo, Malí, porque son lugares más estratégicos para los intereses españoles.

El presidente del Gobierno ha comentado también que tiene la mejor disposición para colaborar con sus socios y aliados "en España y fuera", recordó que ya lo está haciendo desde los servicios policiales y de inteligencia con Francia, y apuntó que el Ejército ya tiene desplegadas algunas misiones en el exterior como las que él mismo ha visitado en Irak con 300 soldados para la formación de sus fuerzas armadas, en Turquía con 150 artilleros para la base defensiva de Adana y en África para la contención del Daesh en el Sahel y con efectivos en Somalia, Senegal y Malí. Y todas previo paso y aprobación del envío en el Parlamento.

El propio Rajoy comentó, ya sin cámaras y tras su discurso electoral, que España apuesta por aumentar en su día, cuando Francia y la Alianza Internacional así se lo demanden, las dotaciones sobre todo en Malí y en esa zona del Sahel, porque es más prioritaria para los intereses directos del país, aunque también admitió que nadie le había planteado aún esa exigencia. El presidente entiende que los demás líderes políticos comprenderán esa posición, aunque aún no ha entrado a ese detalle en sus conversaciones de estos días con ellos. Y dejó una frase como aviso de sus intenciones: "En este tipo de cosas hay que hacer mucho y hablar solo lo justo y necesario".

El candidato del PP aprovechó la presentación en público de su lista, de la que se cayó a última hora la atleta Marta Domínguez por su polémico caso de dopaje, para lanzar un discurso estructurado en tres ejes (la situación económica, la unidad de España y el terrorismo) en el que se detuvo especialmente en el apartado de la lucha contra el yihadismo, que consideró "el mayor enemigo de los seres humanos aquí y en cualquier país del mundo".

Rajoy llamó a las demás fuerzas políticas españolas a "perseverar aquí en nuestra casa en la unidad, en ir a la mayor, a lo importante, a lo que nos une, que es la defensa de la vida humana". El líder del PP también demandó esa unión "fuera de España". Rajoy ha constatado este pasado fin de semana en Turquía que esa unidad no existe entre todos los miembros por ejemplo del G-20, que ahora aún mantienen posturas diversas sobre el tipo de actuación a ejecutar y sobre el trato a la oposición siria. A los principales actores para resolver ese conflicto les reclamó "resolver juntos los problemas de Siria y darle un golpe al Daesh (el Estado Islámico)" para acabar con ese "triste y dramático" espectáculo que sufren los sirios desde hace cuatro años con su guerra civil.

También quiso enviar un requerimiento de tranquilidad a los ciudadanos ante los ataques yihadistas que parecen descontrolados en otros países europeos: "Nadie está a salvo de que pueda ocurrir algo pero hay que confiar en la eficacia sobradamente demostrada de las fuerzas y cuerpos de seguridad, la policía y la Guardia Civil, y que son gente con experiencia y que sabe lo que hay que hacer".

Más información