Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inquietud de Rajoy por la similitud del ataque de París al 11-M

El Gobierno ofrece a Francia toda la colaboración, apoyo e información de sus cuerpos de seguridad y de inteligencia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha corroborado inquieto estos días la similitud del método utilizado por los terroristas en Francia con respecto al atentado sufrido en España con el 11-M. El jefe del Ejecutivo, que fue ministro del Interior durante los gobiernos de José María Aznar, está preocupado porque los terroristas en Francia hayan podido copiar el sistema de distribuir sus ataques indiscriminadamente en un serie de puntos estratégicos de París como sucedió en Madrid en torno a las vías de los trenes, las estaciones y Atocha. Rajoy concluye que “las atrocidades terroristas” solo buscan así, sin “ningún tipo de ideología, religión u otra circunstancias”, causar el mayor número de bajas aún a costa de perder su propia vida en una estrategia suicida que es muy difícil de combatir.

El Gobierno español ha puesto en alerta 4 (la anterior a la máxima) todos los servicios de seguridad porque concluye, además, que España entra en pocos días en un periodo muy sensible de campaña electoral ante la cita del 20-D.

Rajoy se está poniendo estos días en la piel y el traje institucional que soporta el presidente francés, François Hollande, al ser la cabeza visible y máximo responsable del Estado francés. Ha hablado con él para intercambiar opiniones y experiencias, y le ha ofrecido toda la información, datos, apoyo y ayuda no solo de las fuerzas y cuerpos de seguridad sino también de los distintos servicios de inteligencia. Los responsables de la Audiencia Nacional también han contacto con sus homólogos en Francia para ponerse a su disposición y lo mismo otras instituciones del Estado.

El jefe de Gobierno español rechazó, sin embargo, entrar a precisar los detalles de esa colaboración con Francia "porque puede poner en peligro el éxito de la operación".

Todo ese operativo lo coordina la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que ayer volvió a reunir en Madrid a los ministros y secretarios de Estado de los departamentos de Exteriores y de Interior.

Pionera ante el G-20

Rajoy tenía previsto avanzar en la noche del domingo también, durante la cena de mandatarios en la cumbre que celebra este año el G-20 en el balneario turco de Antalya, una serie de ideas que cree que España puede aportar al debate general sobre cómo enfrentarse a este reto del terrorismo yihadista. Y enumeró algunos ejemplos en los que considera que el país es pionero: la persecución de los circuitos de financiación de las organizaciones terroristas, un mayor control de los intercambios de formación vía internet, compartir información entre los países afectados y el control de las fronteras. El líder español no observa en los debates previos ni en la actitud de los demás mandatarios del G-20 ninguna opción de discrepancia o divergencia sobre cómo encarar el desafío terrorista.

La cooperación y la unidad entre los socios y los países aliados, en este caso de Europa y de la OTAN, fue el núcleo del mensaje que repitió también por la mañana durante una visita nada casual a la base de Recai Engin, en Andana, a apenas 140 kilómetros de la frontera de Turquía con Siria y a menos de 250 kilómetros del frente islamista radical de Alepo. Rajoy ensalzó allí, ante los 150 integrantes del regimiento de artillería español que participa en una misión defensiva antiaérea que se dirige desde Alemania, que es primordial la “solidaridad” con el aliado turco para proteger al millón y medio de habitantes de la región pero también para aumentar la seguridad en España.

El presidente español sostiene que en este combate frente al terror “nadie está a salvo de la sinrazón y el fanatismo” y de “esta lacra que amenaza y golpea a la población civil en cualquier parte del mundo, sea Madrid, Londres, Ankara o París”.