Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey modifica su agenda para estar pendiente del Consejo de Ministros

Don Felipe se entrevistó este martes con Rajoy y está en permanente contacto sobre las acciones en Cataluña

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este martes. Ampliar foto
El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, este martes.

El Rey ha modificado su agenda de trabajo del miércoles, según ha informado el palacio de La Zarzuela. El deseo de Felipe VI es estar atento al desarrollo del Consejo de Ministros extraordinario que aprobará el recurso que presentará ante el Tribunal Constitucional contra la declaración secesionista de Cataluña. El monarca ha recibido esta tarde en La Zarzuela al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su habitual despacho semanal; durante la reunión trataron la situación en Cataluña tras la resolución independentista aprobada por el Parlamento autonómico. Fuentes de la Casa del Rey han señalado que, además de este despacho, don Felipe está en "permanente" contacto con el jefe del Ejecutivo y sigue al detalle todo lo que ocurre con Cataluña.

La Zarzuela ha aplazado las audiencias previstas y anunciadas a la Asociación Profesional de los Cuerpos Superiores de Sistemas y Tecnologías de la Información de las Administraciones Públicas, fijada para las 11 de la mañana, y la que, a continuación, el Rey iba a mantener con Juan Navarro, Premio Nacional de Arquitectura 2014. No se ha suspendido, en cambio, la audiencia a los niños ganadores del concurso ¿Qué es un Rey para ti?, que inicialmente se iba a celebrar a las 12.30 en el Palacio Real de El Pardo. Esta se retrasa a las 16.30, ya que, según han explicado en La Zarzuela, un centenar de personas van a desplazarse a Madrid para el acto y anularla provocaría muchos inconvenientes.

Su postura frente a Cataluña

Antes de su proclamación, en cuyo discurso incidió en estos términos, el Rey ya se mostró sensibilizado con lo que estaba ocurriendo en Cataluña. Su visión sobre la unidad de España no era la tradicionalista. El 12 de octubre de 2013 sustituyó a Juan Carlos I en la recepción de la Fiesta Nacional en el Palacio Real y dirigió unas palabras a los asistentes en las que, con Cataluña como fondo, reemplazó el término "unidad" por "lo que nos une".

En ese mismo acto, pero un año antes, el todavía Príncipe de Asturias comentó: "Cataluña no es un problema. Confío más en la Cataluña real que en la espuma que estamos viendo con lo que hacen unos y lo que hacen otros". Cuatro años después, su posición es idéntica. Considera que Cataluña "nunca" es un problema, pero que en Cataluña hay problemas.

Días después de su encuentro con Artur Mas, y con motivo del acto de entrega de despachos a la 65ª promoción de jueces, el Rey mandó un mensaje al presidente catalán encriptado en el discurso que cobraba mucho sentido ante la estrategia del independentismo de eludir la Constitución para, mediante una ley de transitoriedad, definir un marco legal para Cataluña al margen de España: "Para el poder judicial como para el resto de instituciones del Estado (…) respetar la ley es fuente de legitimidad y la exigencia ineludible para una convivencia democrática en paz y libertad".

Más información