Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro amenaza a la Generalitat con cortar el grifo de la financiación

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, reclama "lealtad institucional" para mantener las transferencias de liquidez a Cataluña

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. EFE

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha eludido pronunciarse este martes sobre la reivindicación de la Generalitat de Cataluña, que reclama 2.300 millones adicionales del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para atender las facturas pendientes con los farmacéuticos. El Estado "no está para financiar las veleidades independentistas de ningún Gobierno de autonomía" de algunos, ha indicado el ministro a modo de amenaza durante su intervención ante el Consejo General de Economistas, donde ha acudido para presentar el Observatorio Financiero.

El ministro quiso dejar claro de esta forma que es el Gobierno central quien tiene la llave de una parte de la financiación y podrá cerrar el grifo de las transferencias de liquidez si continúan los desafíos independentistas. Por eso, evitó pronunciarse sobre si responderá a las peticiones de la Generalitat, que reclama 2.300 millones de euros del FLA.

Fuentes gubernamentales explican que Montoro pretende recordar a los independentistas que el Estado tiene multitud de mecanismos para bloquear a Cataluña, sin necesidad de recurrir a la vía judicial. La Moncloa es la que tiene la última palabra para activar las medidas para aliviar o añadir más presión financiera sobre Cataluña.

Tanto la ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera como la de morosidad cuentan con mecanismos para controlar la financiación de las comunidades que incumplan los deberes presupuestarios. Cataluña es de las menos disciplinadas. Se ha desviado reiteradamente de los objetivos de deuda y déficit público y tarda en pagar sus facturas. Desde el Gobierno recuerdan que la ley de estabilidad permite en última instancia intervenir a las comunidades incumplidoras. Aunque antes hay otros pasos que podrían entorpecer el desafío secesionista.

El Ejecutivo, además, tiene pendiente distribuir unos 9.000 millones de euros de remanentes de los diversos fondos de financiación (FLA, Plan de Proveedores) y, aunque Cataluña reclama una buena porción de esta cantidad, Hacienda puede repartirlos discrecionalmente.

"El Estado está para financiar los servicios públicos en sanidad, educación y servicios sociales", ha manifestado el titular de Hacienda, que ha añadido: "Desde el Gobierno vamos a facilitar los recursos para que todos los servicios públicos de los catalanes estén asegurados. Es lo que hemos hecho en esta legislatura y lo vamos a continuar haciendo hasta el último día". Montoro quiere dejar claro que el FLA no se financiará el proceso secesionista sino los servicios básicos de los catalanes.

Montoro se ha referido al proceso independentista en Cataluña sin citarlo expresamente. "Desde esa perspectiva no existe motivo alguno de preocupación". Fuentes gubernamentales explican que el Gobierno central pretende lanzar un mensaje para recordar a los partidos independentistas que existen multitud de mecanismos, antes de recurrir a la vía jurídica, para cerrar el grifo a Cataluña si no desisten en su pulso secesionista. Montoro, explican las mismas fuentes gubernamentales, tiene el grifo para aliviar la presión financiera sobre Cataluña. Sin que las restricciones financieras que pueda aplicar sean una amenaza o una arbitrariedad, explican.

Por eso, el ministro ha insistido en reclamar lealtad institucional. "Las administraciones tienen que ser leales con el objetivo de superar esta crisis de financiar los servicios públicos correctamente, eficientemente, y solo desde esa lealtad podemos decir que estemos afrontando la salida definitiva de esta crisis", ha indicado.

La Generalitat de Cataluña ha reconocido tener un problema de morosidad y admite que acumula retraso en el pago de las facturas farmacéuticas. El Gobierno autonómico achaca esta demora a que Hacienda mantiene bloqueada una partida de 2.300 millones de euros del FLA. El ministro, sin embargo, explica que lo que Cataluña reclama es el exceso del déficit acumulado durante los últimos años. Es decir, Hacienda financia a las comunidades autónomas el agujero presupuestario permitido para cada año, pero las desviaciones (los excesos de déficit) deben ser costeadas por las propias comunidades.

En este contexto, la Generalitat ha recibido en lo que va de año 5.822 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica. De estos, 4.222 millones corresponden a vencimientos de deuda; 124 millones a intereses y el resto, 1.476 millones, a pagar facturas de proveedores. La mayor parte de estos créditos blandos —el Estado no cobra intereses por el FLA— se destina a conciertos sanitarios (615 millones) y con farmacias (327 millones).

Cataluña, además, reclama una parte importante de los cerca de 8.800 millones que sobran de los distintos fondos de financiación (FLA, pago de proveedores y Facilidad Financiera) que aún no se han asignado. Fuentes gubernamentales explican que es sobre esta cantidad en la que puede abrir o cerrar el grifo el Gobierno central en función de la lealtad institucional de Cataluña.

Más información