Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moncloa no se explica qué le pasa al “analista político” Aznar

El PP le reprocha que cuente sus discrepancias en público y de manera “poco útil”

“¿Qué le pasa a José María Aznar?”. La pregunta circuló este lunes de nuevo por los pasillos y despachos de la sede central del PP en Génova 13. En los últimos tiempos es una cuestión retórica y recurrente. Todos los dirigentes y cuadros medios del partido se la plantean y nadie la resuelve. El presidente fundador, entonces, se silencia por un tiempo, sigue con sus viajes y conferencias por todo el mundo, y se reserva para la siguiente aparición. Este lunes, tras deponer su charla en Madrid, en el foro Vocento, sobre los retos de España y América Latina, se marchó a Viena. Nadie tiene claro cuándo volverá ni si participará en la campaña de las generales. No lo hizo en ningún mitin en las catalanas. Se da por seguro que para la campaña de diciembre sí estará por España, pero como últimamente solo en los territorios pata negra que más le demandan.

El portavoz del PP, Javier Maroto, solo se permitió este lunes reprocharle al expresidente que cuente esas discrepancias en público, por comunicados y de manera “poco útil”, en vez de en órganos internos. Aznar ya no va nunca al PP.

Por la tarde, en La Moncloa, el segundo portavoz del Gobierno, José Luis Ayllón, explicó que el “análisis” del expresidente sobre la situación del PP, sobre la deriva en Cataluña y sobre los riesgos con Ciudadanos son los propios ahora de “alguien que actúa como analista político y no como alguien que está en primera línea de la política”. Y pronosticó que sus opiniones serían diferentes si Aznar estuviera en otra responsabilidad.

En La Moncloa y el PP quieren ofrecer la sensación de que todo es normal, pero en privado nadie se lo explica. Se aportan datos de su colaboración pasada con CiU, de sus interenciones drásticas en el PP catalán sin ningún resultado y, ahora, se apunta la posibilidad de que esté molesto porque muchos de sus colaboradores, ex altos cargos y diputados, vayan a ser descabalgados de las listas electorales en las Cortes. En el PP aseguran de nuevo que esos “ruiditos” con los que cuentan para confeccionar las candidaturas están todavía en el aire, porque quedan semanas para que Rajoy determine las inclusiones y exclusiones más polémicas y conflictivas. Exactamente igual que hacía Aznar cuando mandaba todo en el PP.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información