Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interceptado un pesquero en alta mar con 1.900 kilos de cocaína a bordo

Los tripulantes recogieron la droga en Portugual y su destino final era Madrid

Una lancha decomisada por la policía en la investigación.

La Policía Nacional interceptó el pasado 20 de agosto un pesquero con 1.900 kilos de cocaína, procedente de Sudamérica. Los agentes detuvieron a sus cinco tripulantes, entre los que se encontraba un conocido lanchero gallego. La droga fue recogida en la costa de Peniche (Portugal) y su destino final era Madrid, donde una organización colombiana iba a recibirla. La policía arrestó posteriormente a otras 10 personas en Madrid, Galicia y Asturias, y efectuó otra decena de registros.

Tras diferentes investigaciones y sospechas de que se iba a producir el intercambio de estupefacientes, la Policía Nacional solicitó apoyo marítimo y aéreo a la Policía Judiciaria de Portugal. El pasado 20 de agosto se produjo el abordaje de la embarcación pesquera con bandera portuguesa y de nombre Onda Nazarena, que venía de Peniche (Portugal). El barco recogió la droga frente a la costa y poco después los tripulantes fueron aprehendidos por los agentes.

La policía ha intervenido 70.000 euros.
La policía ha intervenido 70.000 euros.

Después de interceptar el barco y detener a sus tripulantes, la policía continuó con las investigaciones para localizar al resto de los miembros de la banda. La operación culminó con la detención de otras 10 personas. Algunos de los miembros gallegos fueron arrestados en una autopista cerca de Ourense, cuando se dirigían a Madrid para reunirse con el líder de la banda. En los registros se intervenieron 70.000 euros, una lancha de ocho metros de eslora y dos motores, 50 cartuchos y una radio de frecuencia decamétrica.

Varias organizaciones implicadas

Las primeras pesquisas comenzaron en junio del año pasado. Las investigaciones se centraron en un grupo de narcotransportistas gallegos especializados en el transporte marítimo de cocaína. Después de distintas indagaciones, la policía descubrió que el grupo estaba en contacto con numerosas organizaciones colombianas, que se ofrecían para recoger los estupefacientes en alta mar y trasladarlos hasta las costas portuguesas y españolas. Tenían relación con una oficina ubicada en Madrid, dirigida por dos individuos, uno de los cuales está en libertad a la espera de juicio por tráfico de unos 3.400 kilos de cocaína.

Los agentes averiguaron que el grupo de narcotraficantes asentado en Galicia contaba con bastante movilidad para coordinarse con el resto de organizaciones implicadas. Realizaban numerosos viajes a Colombia, se desplazaban habitualmente entre Galicia y Madrid y solían cruzar a la costa portuguesa, donde normalmente recibían la droga. Un hombre de máxima confianza del grupo era el encargado de viajar a Venezuela para dirigir desde allí las partidas de la droga.

La investigación ha sido coordinada por la Brigada Central de Estupefacientes, que ha trabajado junto a agentes del GRECO Galicia y la Policía Judiciaria de Lisboa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >