ELECCIONES

Rajoy convocará elecciones en diciembre para presumir de empleo

El presidente agotará al máximo la legislatura para poder dejar aprobados los presupuestos y beneficiarse de mejores datos de paro

Mariano Rajoy este jueves en los jardines de La Moncloa.
Mariano Rajoy este jueves en los jardines de La Moncloa.ANDREA COMAS (REUTERS)

Las próximas elecciones generales, las duodécimas de esta etapa democrática, serán en diciembre, "lo más probable" el día 20, como ha ratificado este jueves el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Será la primera vez que se convoquen en ese mes navideño, cuando el Ejecutivo espera culminar un trimestre bueno de creación de empleo, con menos paro que el que dejó en herencia el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, y con un probable récord de puestos de trabajo.

Más información
El Gobierno ratifica que reformará el Constitucional en solitario y en un mes
Rajoy abre la puerta ante Merkel a admitir más refugiados
Rajoy busca internacionalizar la campaña de las catalanas
El Gobierno coincide con la llamada de González a la cordura en Cataluña

Frente al regate corto que el periodista Carlos Herrera achacó este jueves durante su entrevista en la Copea los gallegos en general y al presidente del Gobierno en particular por no aclarar bien el panorama electoral, Rajoy replicó con lo que autodenominó su "visión en largo". El locutor le demandó un titular y Rajoy aceptó que "lo más probable es que haya elecciones en España el 20 de diciembre". Antes había comentado que disolverá las Cortes y anunciará el momento concreto cuando se aprueben los Presupuestos del Estado para 2016. No es una razón cualquiera. Forma parte de su estrategia económica y política para su campaña con candidato del PP.

Su equipo en La Moncloa le ha asegurado a Rajoy que los presupuestos que quiere dejar en herencia al futuro Gobierno y que ahora deben pasar por el Congreso y el Senado podrían estar de vuelta en la Cámara baja para su refrendo definitivo en pleno durante la semana del 17 de octubre. Y eso en el peor escenario, es decir, con alguna enmienda introducida a última hora en el Senado. Solo una vez han pasado los presupuestos del Estado por el Senado sin provocar ninguna enmienda y fue en la época de Zapatero.

El espíritu navideño

A partir de ese momento el presidente Rajoy podrá disolver las Cámaras (20 o 27 de octubre) y fijar la fecha de las elecciones con 54 días de margen, según determina la ley electoral. Tal y como se han conducido los hechos, y con la obsesión que ha mostrado Rajoy por dejar las cuentas públicas aprobadas, la opción de convocar a finales de noviembre ya estaba fuera del plazo reglamentario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La mecánica parlamentaria aún le ofrece al presidente la posibilidad de llevar las elecciones generales en teoría a tres fechas de diciembre: el día 6, el 13 y el 20. El primer fin de semana de ese mes se celebra el puente de la Constitución y se desaconseja un acontecimiento de ese tipo con el país de fiesta y muchos españoles de viaje. El día 13 no tenía, en principio, grandes contraindicaciones y parecía el más oportuno, pero hay quien sostiene en La Moncloa, sin ningún basamento científico, que el día 20 los electores pueden estar ya imbuidos de un cierto espíritu optimista propio de las fiestas navideñas. El 20 de diciembre será el último día posible para celebrar elecciones en esta legislatura según la actual ley electoral.

El presidente, además, tiene ya marcada en su agenda oficial una cumbre europea de jefes de Estado y de Gobierno para el 16 y 17 de diciembre en Bruselas, de la que no se puede ni debe ausentar ningún mandatario salvo causa de fuerza mayor y que le tocaría en la recta final de la campaña.

La realidad es que políticamente ambas fechas (13 o 20) son muy similares aunque nunca se han celebrado hasta ahora en España en esta etapa unas elecciones en diciembre. De los 11 precedentes registrados, cinco comicios generales fueron en marzo, tres en junio, dos en octubre y uno (el último) en noviembre.

Rajoy y el PP quieren ahora estirar al máximo la legislatura para aprovechar los réditos de cualquier mejora económica y de empleo y para ganar tiempo ante el confuso panorama político catalán. El presidente ha logrado activar toda la maquinaria del Estado (leyes, reformas y presión política, judicial y policial) contra las pretensiones independentistas de Artur Mas y la lista conjunta de Junts pel Sí. Va a impulsar en el mismo sentido un reguero de pronunciamientos de líderes internacionales y europeos contra la idea de que una Cataluña independiente pudiera permanecer en la UE. Inició la semana en Berlín con esa posición pública clara de la canciller alemana, Angela Merkel, y la va a terminar hoy en Madrid con una rueda de prensa con el primer ministro británico, David Cameron. Habrá más.

El vicesecretario autonómico del PP, Javier Arenas, ha anunciad este jueves en la Escuela de Verano que este sábado clausura Rajoy en Lloret que van a presentar en todos los ayuntamientos y en todas las comunidades "una moción para defender el Estado de Derecho" y la cohesión de "una gran nación de hombres libres e iguales".

El Gobierno aguardará a los resultados electorales del 27-S para evaluar cómo abordar la siguiente etapa y para saber cómo reaccionan Mas y sus socios. Este jueves, en la Cope, descartó cualquier posibilidad de diálogo y reiteró que no permitirá ninguna ilegalidad.

El candidato Rajoy se encamina así a una campaña clave, en la que sabe que no reeditará la mayoría absoluta, que si gana tendrá que negociar con otras formaciones y en la que le preocupa aun con la victoria del PP la amenaza, como ha admitido este jueves, de un hipotético pacto entre PSOE y Podemos.

Noviembre es un mes “menos simpático” con el paro

En el PP y en el Gobierno, además de los factores reglamentarios para poder aprobar los presupuestos, no gustaba la opción de tener que convocar elecciones generales otra vez en noviembre, porque se considera "un mes antipático para el empleo" frente a diciembre que es "más simpático", según fuentes próximas a Rajoy.

Desde que en 1996 se inició esta serie histórica, en noviembre solo se ha creado empleo en 2013 y justo el año pasado, que se generaron 14.700 puestos de trabajo. Los datos se ofrecieron el 2 de diciembre, como se hará ahora. Durante la reciente crisis, en noviembre se batían récords de bajas en la Seguridad Social.

Este próximo diciembre se espera un escenario similar o mejor, porque en la primera quincena precisamente se crea mucho empleo. El Gobierno necesita acabar el año habiendo creado más de 600.000 empleos para dejar atrás la cota de desempleo recibida de José Luis Rodríguez Zapatero en 2011.

 

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS