Gibraltar acusa a Vigilancia Aduanera de disparar a un barco de recreo

Picardo califica el incidente de "seria escalada" de las violaciones de sus aguas

Agentes españoles, en una patrullera el pasado día 21 de agosto en la bahía de Algeciras, frente a Gibraltar.
Agentes españoles, en una patrullera el pasado día 21 de agosto en la bahía de Algeciras, frente a Gibraltar.Jorge Guerrero (AFP)

Una patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) efectuó el sábado disparos disuasorios al agua junto a una embarcación gibraltareña que, a cinco millas del Peñón, no respondió a las indicaciones e intentó huir. El ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, ha considerado el suceso como una “seria escalada de las repetidas violaciones españolas de la soberanía británica y gibraltareña”. El Gobierno español ha negado que se trate de un incidente al reiterar que las aguas son españolas, donde el SVA cumple su obligación de perseguir delitos.

Picardo ha emitido un comunicado en el que afirma que, la tarde del sábado, dos hombres que navegaban en una embarcación de recreo con matrícula de Gibraltar denunciaron a la policía de la colonia que, mientras se encontraban en lo que su Ejecutivo considera aguas de su territorio, registraron cuatro disparos de la tripulación de la patullera del SVA Águila II.

Los agentes, según la versión del Gobierno gibraltareño, ordenaron primero a los pescadores que pararan los motores y que, ante la desobediencia de estos, comenzaron a navegar en círculos alrededor de la embarcación de recreo. "La tripulación incluso intentó abordar el barco, que emprendió acciones evasivas", añade la denuncia. Durante esta actuación, los agentes, siempre según la versión de Picardo, el SVA disparó al agua cerca del bote y lanzaron objetos que parecían "ladrillos".

Más información
Madrid acusa a Picardo de obstaculizar la cooperación contra el narco
Reino Unido acusa a España de entrar ilegalmente en aguas de Gibraltar
Gibraltar y España se acusan de favorecer la delincuencia en el Peñón
Versión del Gobierno de Gibraltar sobre el último incidente (en inglés)

La embarcación de la Royal Police, Sir Adrian Johns, acudió a la zona, un oficial abordó la lancha de recreo y escoltó a la misma hasta la estación marítima del Gibraltar, donde los agentes del Peñón tomaron declaración a los pescadores y abrieron una investigación. "No hay sospechas de que estuvieran haciendo nada ilegal. Tenían todos los permisos necesarios para pescar", concluye el informe policial.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha respondido con un nota verbal (comunicación diplomática habitual por escrito) a la que ha tenido acceso EL PAÍS y en la que se relata el "pretendido incidente" en aguas adyacentes al Peñón. Según la versión española, la patrullera del SVA "localizó a una embarcación de fibra con dos tripulantes a bordo detenida a cinco millas al Este de Punta Europa. Al solicitar la patrullera española la identificación a dicha embarcación, ésta emprendió la huida hacia Gibraltar al tiempo que sus tripulantes efectuaban llamadas desde teléfonos móviles. La embarcación hizo caso omiso de los requerimientos de la patrullera para que se detuviera y se identificara por lo que desde el Aguila II se efectuaron dos disparos al agua. Tras ello la embarcación se detuvo y la patrullera constató la aparición de una patrullera y dos embarcaciones semirrígidas de la policía de Gibraltar. Al acercarse la patrullera gibraltareña, los agentes del SVA le comunicaron que la embarcación, de matrícula de Gibraltar, se había dado a la fuga".

Picardo: "Inaceptable amenaza"

De “inaceptable amenaza” calificó el ministro principal del Peñón, Fabian Picardo, la actuación española en la bahía de Algeciras. El Gobierno gibraltareño añadió que responderá de forma “activa” a cualquier “incursión” del SVA.

El único punto de encuentro en el cruce de comunicaciones diplomáticas se expresa al final de las notas verbales. "Nuestro objetivo continúa siendo mantener una cooperación adecuada. Cuanto antes adopten una actitud de cooperación similar las autoridades españolas, tanto mejor será para todos", ha afirmado Picardo.

El Gobierno español también reiteró su "plena disposición para explorar fórmulas para mejorar la cooperación con el Reino Unido en la lucha contra el crimen organizado en esa zona".

Exteriores concluye que el Aguila II, en suma, estaba llevando a cabo la misión que tiene encomendada en el ejercicio de la soberanía española sobre esas aguas y que le corresponden de modo habitual". También recuerda que el "Reino de España no reconoce al Reino Unido otros derechos y situaciones relativos a los espacios marítimos de Gibraltar que no estén comprendidos en el artículo X del Tratado de Utrecht de 1713, suscrito entre las Coronas de España y la Gran Bretaña". En este sentido, advierte de que "los buques españoles seguirán ejerciendo sus cometidos en las aguas españolas".

Para Picardo, no se trata de un "pretendido incidente" sino del tercero en el que se ve implicado el SVA. "Esta incursión ilegal representa una extremadamente seria escalada de las repetidas violaciones españolas de la soberanía de Gibraltar y británica", ha afirmado Picardo. 

El Ejecutivo de la colonia acusa a las "autoridades españolas" de poner en riesgo a inocentes en una acción que calificó de "ofensa".

"Solo con estar en el área, el buque del SVA estaba violando los tratados y la ley internacional del mar", añade Picardo para concluir que el Gobierno del Reino unido "no tolerará, bajo ninguna circunstancia, la intimidación o el acoso" a embarcaciones gibraltareñas.

El Ejecutivo español ha insistido en que la acción se realizó "en cumplimiento de la Ley, persiguiendo posibles delitos". No hay excusa de que el suceso se debiera a aplicación de la ley , ha replicado Picardo.

La Agencia Tributaria, a la que pertenece el Servicio de Vigilancia Aduanera, ha confirmado solo dos disparos al agua y detallado que la operación se desarrolló a cinco millas de Punta Europa, donde se ha detectado un incremento del contrabando de hachís y de tabaco.

Vigilancia Aduanera ha asegurado que primero emitieron señales acústicas y luminosas y que, ante las maniobras de huida de la embarcación, se efectuaron disparos disuasorios. Los hechos fueron comunicados a la policía gibraltareña.

Sobre la firma

Raúl Limón

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS