Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aborto, la sanidad y el IVA cultural tensionan al PP

La falta de unidad en el discurso de los representantes del partido en ambos temas acrecienta la grieta abierta por Cifuentes al recuperar la sanidad para inmigrantes

Andrea Levy, Cristina Cifuentes y Xavier García Albiol. Ampliar foto
Andrea Levy, Cristina Cifuentes y Xavier García Albiol.

El aborto, la recuperación de la sanidad para inmigrantes sin papeles y la bajada del IVA cultural han provocado tensiones internas en el PP. Según confirmó EL PAÍS, varios senadores de la formación votarán en septiembre en contra de la nueva ley del aborto. Al mismo tiempo, el ministro de economía, Luis De Guindos, negó ayer que se estudie una bajada del IVA cultural, y así corrigió a Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas, que la víspera dijo que el cambio está “sobre la mesa”. La falta de unidad en el discurso de los representantes del partido del Gobierno en ambos temas acrecienta la grieta abierta por Cristina Cifuentes al anunciar su intención de recuperar la sanidad para inmigrantes sin papeles antes de que Mariano Rajoy hiciera público que el Ejecutivo trabaja en una propuesta uniforme para todas las Comunidades Autónomas.

Que la presidenta de la Comunidad de Madrid se alineara con las seis Comunidades -Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares, Cantabria, Extremadura y Castilla la Mancha, ninguna del PP- que han devuelto o quieren devolver la asistencia sanitaria a los inmigrantes irregulares sirvió para cimentar su imagen de independiente dentro del PP. Sin embargo, la presidenta de la Comunidad de Madrid negó ayer que le haya "enmendado la plana a nadie" con su anuncio. "He recogido el guante de lo que propuso el Ministro de Sanidad", añadió. "No tiene sentido que haya personas que reciban una determinada prestación en una comunidad y en otras esas prestaciones sean diferentes", recalcó.

Cifuentes habló en San Lorenzo del Escorial (Madrid), donde se reunió con Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas de su partido; Xavier García-Albiol, candidato del PP a la Generalitat de Cataluña; y un grupo de alcaldes de la región. La foto resultante fue el mejor reflejo de cómo el PP ha decidido apostar por la renovación de sus portavoces y por multiplicar su presencia en los medios, con la meta de mejorar sus expectativas electorales y de recuperar el terreno perdido en las tertulias televisivas. La proliferación de nuevas voces, sin embargo, ha dado lugar a algunas disfunciones. Así, el sábado Andrea Levy anunció que el Gobierno estudia nuevas rebajas fiscales y que tiene "sobre la mesa" la bajada del IVA cultural, que subió del 8% al 21% en 2012. Sin embargo, el ministro De Guindos fue rotundo ayer en una entrevista con la agencia Efe en la que aseguró que los tramos y gravámenes del IVA no se van a modificar. A su juicio, el Ejecutivo ya ha sido "muy claro" al respecto.

Mientras tanto, los dirigentes de la formación del Gobierno trabajan para mantener la disciplina interna en la votación de la ley del aborto en el Senado, que será el próximo mes. Aunque José Manuel Barreiro, portavoz popular en la Cámara, ha recordado que todos están "obligados a defender" la reforma, hasta cinco senadores conservadores han expresado en el pasado su disconformidad con el texto, que impide a los menores abortar sin consentimiento paterno.

"Sigo en la misma posición en contra", confirmó a este diario la senadora Gari Durán. "El compromiso de mi partido era la derogación de la Ley Aído, y esta reforma solo modifica una cuestión de las nueve que fueron objeto de recurso de inconstitucionalidad. Siendo coherente, me parece insuficiente y no puedo votar a favor. Votaré que no", dijo Durán, que recordó que no actúa como portavoz de los senadores Pintado, Peral, Palacios o Torme, que en el pasado se posicionaron en contra de la nueva reglamentación. "Es presumible que se mantengan en la misma posición, pero no somos un grupo dentro del partido. La actual es una ley de plazos y nosotros apostamos por una de supuestos", añadió sobre la norma, que ya sumó votos en contra de la bancada popular en el Congreso.

Expresidentes en el Senado

Por otra parte, el PP ha adjudicado tres puestos en otras tantas comisiones al balear José Ramón Bauzá, dos al riojano Pedro Sanz, y una vocalía a los valencianos Rita Barberá y Alberto Fabra y a la aragonesa Luisa Fernanda Rudi. Todos perdieron las elecciones del 24-M. Los senadores tienen un sueldo de 2.813,91 euros al mes, además de una indemnización mensual de 1.822,38 euros sin son de fuera de Madrid y de 869,09 si son senadores por esta comunidad. Junto al sueldo fijo, reciben otros complementos según sus funciones. 

Junto al sueldo fijo, reciben otros complementos según sus funciones parlamentarias; está previsto uno de 1.431 euros para los presidentes de comisión, como es el caso de Sanz. Y las vicepresidencias, como la que podría ocupar Rudi, se complementan con 1.046 euros mensuales.

Más información