Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP avala a la cúpula del Tribunal de Cuentas pese a los enchufes

Cospedal reunió en un hotel con los seis de los siete consejeros propuestos por su partido

Resto importancia a los casos de nepotismo y les instó a renovar a Álvarez de Miranda

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Alvarez de Miranda, comparece en julio de 2014 en el Congreso de los Diputados. Ampliar foto
El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Alvarez de Miranda, comparece en julio de 2014 en el Congreso de los Diputados.

La secretaria general del Partido Popular, Dolores de Cospedal, ha impuesto que todo siga igual en el Tribunal de Cuentas. El pasado 21 de julio, dos días antes de la fecha legal en que debía renovarse la cúpula dirigente del tribunal, incluida la presidencia, Cospedal citó, en un hotel de Madrid, a seis de los siete consejeros que tiene nombrados el partido en este organismo. Y les instó a que votasen para otro periodo de tres años al actual presidente, Ramón Álvarez de Miranda, al tiempo que restó importancia a los casos de nepotismo que salpican al órgano que se encarga de fiscalizar a las 700 administraciones que hay en España.

Cospedal señaló que la decisión de que debía seguir en su puesto el actual presidente partía del Gobierno, según fuentes conocedoras de esa reunión. Los consejeros del PP, que antes de este encuentro estaban divididos y al menos tres de ellos no querían que Álvarez de Miranda repitiese, acataron las instrucciones y le renovaron en el cargo durante la sesión plenaria que se celebró el jueves 23 de julio.

Álvarez de Miranda, que tiene a una concuñada y a un sobrino en el tribunal, había comentado a sus compañeros que no quería presentarse a la reelección. Decía estar cansado. También quería dejar el cargo por las tensiones internas generadas tras publicar EL PAÍS que el centenar de casos de supuesto nepotismo que salpican al organismo. De hecho, Álvarez de Miranda tuvo que comparecer en el Congreso de los Diputados el 8 de julio de 2014 (obligado por el PP y a instancias de los partidos de la oposición) para dar cuenta de los lazos de parentesco en la plantilla del tribunal. Allí anunció una batería de medidas de transparencia. Una de ellas fue (ya ha sido realizada) que sometería al organismo a una fiscalización por parte del Tribunal de Cuentas de Europa. Esta institución internacional acaba de presentar su informe, en el que elude hablar del nepotismo y se limita a exponer que debe haber un mayor control en las oposiciones.

Pero aun en el caso de que a última hora Álvarez de Miranda hubiese decidido concurrir a la reelección, no las habría tenido todas consigo. Una parte de su grupo (al menos tres de los siete consejeros) apostaban por una renovación de la cúpula. Según fuentes conocedoras de la citada reunión en el hotel, Cospedal restó importancia al asunto del nepotismo y comentó que es normal que coincidan familiares trabajando en organismos públicos. Cospedal hizo ese comentario, según las citadas fuentes, cuando Javier Medina, vicepresidente del organismo, expresó su malestar por las informaciones difundidas al respecto. Medina tiene en el tribunal a su mujer, a un hermano, a una hermana y a una pariente de su esposa. Pero hay muchos más casos de familiares. El exsecretario general tiene, por su lado, a su hija y a su yerno, y los dos últimos presidentes del comité de empresa de este órgano acumulan a una quincena de familiares y conocidos, entre esposas, sobrinos, sobrinas, cuñados e incluso amigos de la infancia.

Al final, y tras las indicaciones de Cospedal a los consejeros en el sentido de que no era tiempo de cambios por la cercanía de las elecciones, Álvarez de Miranda accedió a seguir en el cargo. El único consejero del Tribunal de Cuentas que no asistió a la reunión, porque no había sido avisado, fue Manuel Aznar, hermano del expresidente del Gobierno José María Aznar. Es uno de los consejeros propuestos por el PP para este organismo. El PP tiene siete de los 12 consejeros que hay en este organismo. Ese número otorga a los populares mayoría de votos en los plenos del Tribunal y, como ya sucedió en 2012, les permite designar al presidente, cargo que debe renovarse cada tres años, del total de nueve que conforman la legislatura. La oposición está en minoría con cinco consejeros, cuatro propuestos por el PSOE y un quinto pactado entre los socialistas e IU.

Álvarez de Miranda aceptó el nombramiento como “un sacrificio personal” y se ofreció a seguir en el cargo “durante algún tiempo más”, siempre según los citados medios. En la votación, que es secreta, obtuvo once votos a favor, de los 12 posibles. Un consejero se abstuvo. Los otros miembros de la cúpula reelegidos en sus cargos (los mismos que había) fueron Javier Medina, presidente de la poderosa Sección de Fiscalización, que logró nueve votos a favor, uno en contra y dos abstenciones, y Felipe García, propuesto por el PSOE. Consiguió ocho votos a favor de su reelección. Hubo un voto en contra, uno nulo y dos abstenciones.