Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bye bye llanito

El habla gibraltareña pierde fuerza entre las nuevas generaciones que miran a Londres

Pipería, meblings, chinga. Son palabras llanitas que pronto podrían dejar de existir. El hablar gibraltareño se diluye entre las nuevas generaciones nacidas en el Peñón, que miran cada vez más a Londres y para los que el español ha dejado de estar presente en su día a día. Estudian en inglés y viven en hogares en los que el andaluz apenas se escucha.

El llanito es una mixtura lingüística riquísima, de inglés y castellano, pero también de italiano, marroquí o portugués que se habla en los seis kilómetros cuadrados sobre los que se extiende Gibraltar. Cuando en Gibraltar alguien te pide que le llames para atrás, en realidad te está pidiendo que le devuelvas la llamada (call me back, en inglés). O cuando un niño dice que le han tirado un chingle, quiere decir que le han lanzado una piedra (del inglés, shingle). Y así, infinidad de dichos y vocablos que tienen mucho de spanglish y de adaptaciones fonéticas del inglés, pero que beben también de la cultura y la historia de Gibraltar y que son por lo tanto únicas de este lugar.

“Esto se va a perder. A lo niños ya solo les hablan en inglés”, piensa Tito Vallejo Smith, militar retirado e historiador gibraltareño, que se ha dedicado durante años a recopilar las palabras y dichos llanitos, en lo que él llama un diccionario, que no es más que el reflejo del sonido de las calles del Peñón de las últimas décadas.

“El llanito, entendido como el vocabulario que surgió como producto del conocimiento parcial de las dos lenguas dominantes, tiende a desaparecer. Sólo es usado ya por personas mayores. Las nuevas generaciones no conocen ni la mitad del vocabulario conocido como llanito. No obstante, el llanito es mucho más que el vocabulario. Sin embargo, a medida que la sociedad gibraltareña se va britanizando, el vocabulario llanito, como el español, van perdiendo presencia en los hablantes”, sostiene Francisco Oda, exdirector del recién clausurado instituto Cervantes de Gibraltar.

Además de la pérdida del español como lengua en el Peñón, los cambios sociológicos entre los gibraltareños son según los expertos otro de los factores que podrían hacer que el llanito pronto se apague. Porque el habla gibraltareña ha sido históricamente producto en parte de la ignorancia de sus habitantes que en los años de la posguerra no dominaban las dos lenguas y se buscaron la vida para comunicarse adaptando las palabras que escuchaban. Hoy en día, los habitantes del Peñón tienen una formación que poco se parece a la de sus abuelos.

Estas son algunos de los términos llanitos recogidos por Tito Valejo Smith:

Afolinarse: Alinearse, del inglés fall in.

Corba: Saco de Carbón, del inglés coal bag.

Llamar para atrás: Devolver la llamada, traducción literal del inglés, to call back.

Chakaru: Gorila de discoteca, del inglés chucker out.

Chinga: Chile, del inglés, chewing gum.

Harampai: Una buena fiesta. Se cree originar del inglés ham and pie, que quiere decir jamón y pastel.

Juva: Aspiradora, del inglés hoover.

Pipería: Tubería, del inglés pipe.

Saltipina: Cacahuetes, del inglés salted peanuts.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información