Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía convoca al CSIC por el conflicto del centro de Matemáticas

La secretaria de Estado de Investigación intercede tras la polémica surgida a raíz del cese del director del Instituto de Matemáticas

Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación (Ministerio de Economía y Competitividad, Mineco) ha convocado una reunión este lunes, a las tres de la tarde, al presidente del CSIC, Emilio Lora Tamayo, y al rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), José María Sanz Martínez, para abordar el conflicto surgido a raíz del cese del matemático Manuel de León como director del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) tras una auditoria en la que se han detectado irregularidades en la gestión del mismo. La auditoria fue realizada por el propio CSIC y las tres universidades de Madrid (Autónoma, Complutense y Carlos III) que forman el consejo rector del instituto, y aprobaron el cese de De León el pasado 2 de julio.

El CSIC quiere cesar también al director del Instituto de Física Teórica (IFT), Carlos Muñoz, que denunció oficialmente las irregularidades auditadas, tras la denuncia de la gerente, ya cesada. Tanto el ICMAT como el IFT son centros de excelencia del programa Severo Ochoa del Mineco, dotados con una subvención anual de un millón de euros durante cuatro años. El ICMAT debe renovar ahora esa acreditación y, aunque el CSIC apoyaba, en principio, que siguiera siendo De León el investigador principal del Severo Ochoa, incluso tras su cese como director del ICMAT, finalmente es otro matemático del centro, Diego Córdoba, quien asume esa responsabilidad.

La secretaría de Estado, a través de un portavoz, ha declinado comentar a EL PAÍS la situación, estando a la espera de la reunión de este lunes por la tarde. Por su parte el CSIC responde que "la reunión es esta tarde, por lo que, hasta que no se produzca, no tenemos información que aportar".

El CSIC solicitó, en la junta rectora del ICMAT, simultáneamente, el cese de De León y de Muñoz, y la apertura de expediente disciplinario para ambos. Pero el IFT solo depende de la UAM y el CSIC, luego la junta rectora es diferente. Se aprobó únicamente el cese (con fecha 2 de julio) de De León. La dirección del centro conjunto que engloba ambos institutos se alterna entre uno y otro y justo ahora tocaba pasar el testigo al ICMAT, pero se decidió nombrar un director externo, Pedro Serena. El CSIC afirmó la semana pasada que estaba "a la espera de recibir contestación sobre la firma del documento correspondiente al cese del director del IFT". El rector de la UAM no ha firmado el cese de Muñoz, denunciante de las irregularidades del ICMAT y director de un instituto que no ha recibido denuncia oficial respecto a su gestión ni ha sido auditado por las dos instituciones que conforman ese centro mixto.

En la auditoria del ICMAT, realizada por seis auditores y cuyas conclusiones se recogen en dos documentos separados (uno de las universidades y otro del CSIC), se registran irregularidades en la gestión del económica del ICMAT, incluida la contratación inadecuada de una empresa para organizar un congreso hace un año, ausencia de una liquidación oficial de gastos e ingresos de dicho congreso, y numerosas facturas irregulares. En resumen, "graves fallos en los procedimientos de gestión del gasto". La auditoria se ciñe a tres problemas concretos del ICMAT recogidos en las denuncias interpuestas oficialmente el pasado marzo por la entonces gerente del centro, Amalia Aneiros, y por Muñoz, como director de turno del centro conjunto de ambos institutos, que comparten sede en Madrid. Las primeras denuncias de irregularidades del ICMAT se remontan a julio del año pasado.

Muñoz entregó oficialmente al CSIC, el pasado 22 de julio, un escrito en que puntualiza algunas conclusiones de la auditoría y resume: "Las afirmaciones de la que dirección del IFT conocía y consentía ciertas actuaciones de la dirección del ICMAT no son ciertas. La auditoría del CSIC recoge en sus informes estas afirmaciones de la dirección del ICMAT, pero no se cotejan en ningún momento con la dirección del IFT”.

"En respuesta a noticias infundadas aparecidas recientemente en algunos medios en referencia explícita al IFT y su director el Prof. Carlos Muñoz, desde el IFT queremos aclarar: que apoyamos totalmente la gestión de nuestro director Carlos Muños quien, en su calidad de director del CFTMAT cumplió con su deber trasladando a las autoridades las denuncias recibidas", señala un comunicado oficial de los miembros del Instituto de Física Teórica. Además, continúa, "los recientes informes de auditorías de cuatro instituciones no se refieren al IFT y el IFT no ha estado implicado en ninguna irregularidad de gestión".

Entre las declaraciones vertidas por De León sobre la situación, ha aludido a celos y envidias como origen del conflicto, por lo que la comunicación del IFT, firmada por el claustro de miembros permanentes e investigadores Ramón y Cajal del IFT, responde: "Mostramos nuestro desacuerdo con que esta situación se presente como un conflicto entre institutos. Tenemos un enorme respeto tanto científico como personal por nuestros colegas matemáticos, a los que nos unen intereses investigadores y con los cuales hemos colaborado en el pasado y esperamos colaborar en el futuro".

El pasado fin de semana, Muñoz envió un largo y duro correo electrónico a Vela sobre la situación, con copia a los investigadores principales de todos los centros que tienen la distinción Severo Ochoa. En dicho escrito, al que ha tenido acceso EL PAÍS, el director del IFT señala: "A regañadientes, después de un año, por la presión de las universidades y de los hechos, el CSIC ha acabado firmando el cese de su director [del ICMAT, Manuel de León] y la apertura de un expediente. En el IFT no hay nada más que el humo (preparado sin reunirse conmigo para nada) que el vicepresidente del CSIC, o personas de su entorno, está esparciendo urbi et orbi como si fuese basura, dejando la imagen de la ciencia española en el arroyo". Considera que se trata de "una irresponsabilidad institucional increíble" y pide a Vela el cese del vicepresidente de Organización del CSIC, José Ramón Urquijo, así como del Secretario General de dicha institución, Alberto Sereno, así como una aclaración pública del CSIC retractándose de las denuncias contra el IFT y su director.

Muñoz aborda tres acusaciones al IFT que se han hecho públicas: el presunto pago a un asesor a través de Andorra, factura de 180 euros de un reloj de señora y abonos en concepto de cava y pasteles. El director del IFT, explica que el "asesor" es el profesor Álvaro de Rújula "científico de grandísimo prestigio internacional que ha desarrollado casi toda su carrera en el CERN, siendo incluso director de su división teórica". Según explica Muñoz, el anterior presidente del CSIC, Rafael Rodrigo, decidió hacer a De Rújula, en 2009, "un contrato de servicios para realizar tareas de investigación en el IFT". El contrato, afirma, "lo firma un gerente del CSIC" y se le ha pagado siempre a través de su cuenta en el Banco Santander en Madrid.

Los 180 euros del reloj, continúa Muñoz, corresponden a un regalo a una empleada de administración "que estuvo años trabajando con nosotros con un sueldo exiguo y con una dedicación absoluta". El reloj es un "regalo institucional por los servicios prestados". "Lo consultamos con el CSIC y nos dice que podemos hacerlo", asegura Muñoz. El reloj esta pagado con dinero de funcionamiento del instituto y no de proyectos "y es el único obsequio que hemos hecho en nuestra larga historia", añade.

En cuanto al cava y pasteles, Muñoz explica a Vela que se trata de dos facturas. Una de pastas por un valor de 6,96 euros y otra de cuatro botellas de cava (38,72 euros) y el motivo es "una reunión con el personal investigador del instituto" tras acabar un programa exitoso de cuatro años con el que se habían conseguido más de 700.000 euros de financiación para el IFT. Los 46 euros, afirma Muñoz, se pagan con cargo a gastos de funcionamiento del IFT y no de proyectos de investigación.

Muñoz concluye que "el CSIC quiere dar la impresión de que son unos justicieros y que el IFT ha hecho también cosas muy malas y que lo del ICMAT y lo del IFT es igual. Pues no".