Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La pobreza no será motivo para declarar desamparado a un menor

El registro de pederastas que incluye la Ley de Infancia se creará antes de las elecciones

La nueva norma reconocerá a los hijos de las maltratadas como víctimas directas

El pleno del Congreso debatió y votó este jueves las enmiendas del Senado al proyecto de ley de modificación del sistema de protección de la infancia y la adolescencia, que entre otras cosas modifica el Código Civil para que la pobreza de los padres no sea motivo para declarar a un menor desamparado. Con la normativa actual, se define el concepto de desamparo, que permite a la Administración pública separar a un menor de su familia, como "carencia moral y material". El nuevo texto especifica que la única causa será el maltrato o el abandono.

"En esta ley hemos querido definir muy claramente cuáles son los supuestos de desamparo para no dejarlo en ese concepto jurídico indeterminado", explicó ayer durante un encuentro informativo Salomé Adroher, directora general de Servicios para la Familia y la Infancia del Ministerio de Sanidad. Ni la pobreza ni la discapacidad de los padres serán motivo, añadió.

Con la votación de este jueves la norma, que modifica una veintena de leyes (desde el sistema de adopción y acogimiento hasta las pensiones de orfandad), queda aprobada de forma definitiva. Entre otras cosas, incluye la creación de un registro de delincuentes sexuales que impida que estos puedan trabajar con niños o incluso participar en actividades con menores.Este registro podría estar activo antes de las próximas elecciones generales, según explicó ayer Adroher. La ley da al Ministerio de Justicia seis meses para crear el registro.   

La Ley de Infancia modifica también la ley Integral contra la Violencia de Género (de 2004) para incluir como víctimas a los menores que conviven con una mujer que sufre malos tratos. El texto detalla que la violencia que sufren —directa o indirecta— estos niños condiciona su bienestar y su desarrollo y les puede causar problemas de salud. Los menores pueden convertirse “en instrumento de violencia y dominio sobre la mujer”, precisa el texto.

"Es una ley ampliamente consensuada que mejora la situación de los niños en nuestro país, modifica un total de 20 leyes distintas y esperamos que el nivel de consenso que hemos vivido se vea coronado mañana", señaló ayer Adroher.

El Gobierno quiere reducir al mínimo la cifra de 13.400 menores que están en residencias o centros de acogida, que representan el 38% de los que están tutelados por el Estado, por lo que la norma también incluye medidas para agilizar el proceso de custodia y adopción. El objetivo es favorecer que los pequeños estén con familias en vez de en instituciones. La ley ya no requiere contar con el visto bueno de la familia de origen a la hora de elegir a la de acogida, sino que será la propia Administración la que decida, lo que permitirá ahorrar tiempo.

Además, gracias a una de las enmiendas introducidas, se reforzará el acogimiento familiar de los menores de seis años, informa EFE. Según ha explicado Adroher, la ley busca también reforzar los derechos de la infancia y dar una mayor protección a los colectivos más vulnerables como los menores extranjeros, a los que se les reconoce el derecho a todas las prestaciones sociales en igualdad de condición que los españoles y se refuerza su derecho a la hora de realizar las pruebas para determinar su edad.