Íñigo Méndez de Vigo: un político siempre ligado a Europa

La carrera de Méndez de Vigo, hasta hoy secretario de Estado para la UE, ha estado vinculada a asuntos comunitarios

El secretario de Estado de España para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, conversa este martes con su homólogo francés, Harlem Désir.
El secretario de Estado de España para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, conversa este martes con su homólogo francés, Harlem Désir.OLIVIER HOSLET / EFE

Íñigo Méndez de Vigo y Montojo (Tetuán, 1956) lleva más de media vida (34 de sus 59 años) dedicado a asuntos europeos. Eurodiputado del PP desde 1992, fue nombrado secretario de Estado para la UE cuando Mariano Rajoy asumió la presidencia del Gobierno en diciembre de 2011. Abogado, profesor y políglota, Méndez de Vigo, de familiar militar, estudió Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. Tres años después de terminar la carrera, aprobó la oposición a letrado de las Cortes y, en 1981, se incorporó como director al servicio de Relaciones Interparlamentarias de Las Cortes. Su primer destino en Europa fue en 1984 como consejero especial del secretario del Consejo de Europa, Marcelino Oreja.

Más información

Llegó a la Secretaría de Estado para la Unión Europea de la mano de su amigo José Manuel García-Margallo, ministro de Asuntos Exteriores, con quien coincidió en Bruselas durante la etapa de ambos como eurodiputados populares, un periodo que en su caso se prolongó 17 años. El nuevo ministro es nieto de la escritora Carmen de Icaza, popular autora de novelas rosas, de quien heredó el título de barón de Claret en 1980.

“Ha sido una prueba de confianza enorme. Estoy muy contento y satisfecho y no ha sido ningún marrón asumir ahora esta responsabilidad. No hay ningún marrón; hay responsabilidad y un honor”, comentó anoche a los periodistas en la sede de la Comisión Europea en Bruselas. Méndez de Vigo recibió ayer en Bruselas el ofrecimiento de Rajoy de hacerse cargo de la cartera, aunque apenas queden unos meses para el fin de la legislatura. Tras comunicárselo, el presidente trasladó su decisión al rey Felipe VI, de viaje oficial en Girona. El sucesor de José Ignacio Wert comentó a los periodistas que no sabía nada ni se lo esperaba y que se enteró de la elección cuando trabajaba en la cumbre para el nombramiento del francés Jacques Delors, ex presidente de la Comisión Europea, como ciudadano honorífico de Europa. Luego telefoneó a Wert, de quien se considera amigo y se marchó a cenar con Álvaro Nadal, el jefe de la Oficina Económica de La Moncloa.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50