Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sevilla pagará con fondos propios los comedores escolares en verano

Alrededor de 20.000 niños en riesgo de exclusión dejarán de percibir tres comidas gratis

Alrededor de 20.000 niños en riesgo de exclusión social dejarán de recibir este verano las tres comidas diarias que vienen percibiendo en los colegios públicos de Infantil y Primaria (de tres a 12 años) en Andalucía. La Junta mantendrá el refuerzo de las comidas en 60 escuelas de verano, gestionadas por ONG, destinadas a unos 4.500 niños, mientras que a lo largo del curso han sido 1.321 los centros y 24.479 menores los que han acogido esta medida. En el caso de Sevilla, esta reducción puede dejar fuera a unos 2.500 menores, una cifra que el Ayuntamiento del que es alcalde el socialista Juan Espadas quiere atajar, como se comprometió en el acuerdo de investidura que le aupó al cargo firmado con los tres concejales de Participa Sevilla, todos ellos militantes de Podemos.

El Ayuntamiento trabaja a contrarreloj, según Espadas, para que el 1 de julio los comedores escolares sigan prestando la ayuda a todos los niños que a lo largo del curso se han beneficiado de ellas. Participa Sevilla, impulsora de la medida, ha hecho sus cálculos y estima que tan sólo 600 niños sevillanos de los 3.000 sujetos al programa podrán acceder a la medida durante los meses de julio y agosto.

La propuesta es que el Ayuntamiento asuma con sus propios recursos el coste de la prestación a todos los escolares. Según la concejal de Participa, Cristina Honorato, la prestación de este servicio a niños en situación de emergencia alimentaria costaría a las arcas municipales “un máximo de medio millón de euros”.

Esta cifra no la confirma el gobierno municipal, porque estima que el número de menores que necesita esa atención es inferior. El Ayuntamiento hará un chequeo en todas las unidades de trabajo social para conocer con exactitud el número de niños que debe atender con sus propios medios y a partir de ahí decidir cómo se hace efectiva. Esta iniciativa afectaría a cuatro barrios más deprimidos de la ciudad: Polígono Norte, Polígono Sur, Tres Barrios-Amate y Torreblanca.

La Junta de Andalucía garantiza tres comidas al día a los escolares sin recursos desde mediados de 2013, cuando los profesores de los centros públicos empezaron a dar la voz de alerta de que el almuerzo en el colegio es la única comida fuerte que algunos escolares hacen al día. Lo detectaron con cuestionarios como el realizado en un centro de Amate en el que un alumno dice comer al mediodía “arroz o lo que haya, que es poco” y por la noche “poco, muy poco, como un tazón de azúcar pequeño”.

Esta ayuda de la Junta se suma a las que ya había en el plan de familia. La Consejería de Educación tiene un sistema de bonificaciones para los comedores de los colegios de los que beneficiaron en el curso pasado alrededor del 50% de los 200.000 alumnos que comen a diario en los centros públicos. Estos apoyos se conceden en función de la renta.