Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy ultima los cambios para constituir su nuevo Gobierno

Alfonso Alonso emerge como el encargado de conectar con políticas que demanda la gente

La vicepresidenta y Mariano Rajoy, hoy en el Congreso.

Mariano Rajoy ha despachado este miércoles su nuevo Gobierno con el rey Felipe VI, que presentará en las próximas horas con el objetivo casi único de reforzar la proyección de los ministros “más empáticos con la calle y las necesidades sociales de la gente” y sin variar de política económica. La figura que emerge para encarnar esta etapa previsiblemente es la del ministro de Sanidad Alfonso Alonso. El objetivo es recuperar el voto perdido de los simpatizantes más desencantados.

El presidente del Gobierno ha tenido este miércoles una jornada apretada de actos, llamadas y conversaciones, que comenzó a las nueve con la sesión de control en el Congreso. Luego acudió a La Zarzuela, celebró una reunión del patronato de la Fundación Carolina y se quedó más tarde una hora, entre las 13.30 y las 14.30 horas, para mantener su habitual despacho con el Rey en el que ha podido aprovechar para comunicarle los cambios en su equipo que lleva semanas pergeñando en La Moncloa. Cambios que ha ejecutado tras escuchar las ideas, quejas y propuestas de casi todos los ministros y de dirigentes del partido. A la salida de La Zarzuela ha regresado a su residencia en La Moncloa donde ha almorzado con su esposa. En el Gobierno y el PP se espera que en algún momento de la tarde se comuniquen los cambios aunque no se ha podido precisar ni cómo ni cuando se producirá esa comunicación. Rajoy avanzó el lunes en Milán que había convocado una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP para refrendar los ajustes este jueves a las cinco de la tarde. Tampoco se conoce nada sobre el formato en que se producirá esa cita.

En el Gobierno y el PP están convencidos de que Rajoy no variará ahora de política económica (aunque no se descarta una sorpresa en las personas que encabezan ahora esos ministerios), porque entienden todos que esas duras reformas eran necesarias para salvar a España de la crisis y la quiebra y pueden reportar frutos entre los partidarios más reflexivos

Este pasado lunes, Rajoy adelantó en un viaje a Milán “algún cambio” para el próximo jueves, aunque no concretó si solo en la dirección del Partido Popular (PP) o también en el Gobierno. La figura a la que se dirigen todas las miradas es la del actual ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al que se proyecta para un puesto más trascendente en el Gobierno y/o también en el PP.

El otro dilema a resolver es el cargo que ocupará Dolores de Cospedal, ahora secretaria general del partido. Rajoy le ha ofrecido un ministerio, mantenerse como número dos en el PP y reforzar su equipo en el partido con un coordinador general de peso político, algún nuevo vicesecretario y un equipo que empieza a trabajar desde ya al frente de la inminente y clave campaña electoral. Cospedal, este martes, aún no había acudido al Parlamento de Castilla-La Mancha a recoger su credencial como nueva diputada autonómica.

Los ministros y miembros del PP coinciden en especular con que habrá más novedades y ajustes en el partido que en el Ejecutivo. Lo hacen sobre la creencia de que no tendría mucho sentido ni explicación una gran remodelación del Gabinete a tres meses del final de la legislatura y a cinco de las elecciones generales, si finalmente las convoca para el 22 o 29 de noviembre como ha afirmado varias veces públicamente. En privado, a distintos políticos de la oposición y del PP les ha confesado recientemente que aún dudaba sobre la mejor fecha para la cita con las urnas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información