Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las plataformas alternativas logran el poder en las principales capitales

Cuatro de las cinco ciudades más importantes quedan en manos de fuerzas de izquierda. Este es el caso de Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza

Las plataformas alternativas logran el poder en las principales capitales pulsa en la foto

Cuatro de las cinco ciudades más importantes y más pobladas de España quedarán desde hoy en manos de plataformas alternativas de izquierda. Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza, que suman más de seis millones de habitantes, contarán con gobiernos municipales de las candidaturas impulsadas por Podemos, movimientos ciudadanos y Compromís en el caso de Valencia. El gran perjudicado por la política de pactos alumbrada por los resultados de las elecciones del 24-M es el Partido Popular. La formación de Mariano Rajoy perderá dos docenas de alcaldías, entra las que se encuentran bastiones simbólicos como Madrid, Valencia, Sevilla, Valladolid y Cádiz. Conservará Málaga y Murcia como ciudades más importantes bajo su mando.

El vuelco que supuso el resultado de los comicios municipales tiene su principal reflejo en las grandes ciudades. Las listas que promovieron el partido de Pablo Iglesias junto a plataformas municipalistas de la izquierda alternativa como Ganemos/Guanyem no solo tocarán poder por primera vez en seis capitales, sino que serán determinantes para que gobierne el PSOE en al menos una decena de capitales, entre ellas Sevilla y Valladolid. El diálogo entre estas candidaturas y los socialistas ha resultado determinante, además, para que la juez Manuela Carmena, cabeza de lista de Ahora Madrid, sea elegida hoy alcaldesa de la capital y la activista Ada Colau lo sea en Barcelona, o para que Compromís, partido muy próximo a Podemos, se haga con el Ayuntamiento de Valencia.

Las iniciativas de “unidad popular” tendrán cinco alcaldes en grandes municipios. Además de Madrid y Barcelona, estos partidos instrumentales, creados expresamente para concurrir a las elecciones del 24-M, estarán al frente de la Administración en Zaragoza —con el apoyo del PSOE y de la Chunta Aragonesista—, en A Coruña —con el respaldo del PSdeG— y en Cádiz, donde José María González, Kichi, logrará gobernar una de las ciudades símbolo del poder municipal del PP gracias al PSOE. La marca apoyada por Podemos también gobernará en Santiago bajo el nombre Compostela Aberta, mientras que en Palma de Mallorca PSOE y la federación nacionalista de izquierda Mes per Palma negocian un Gobierno de alternancia.

Dudas

Donde no ha habido acuerdo entre estas fuerzas es en Oviedo. Anoche PSOE e IU llegaron a un pacto sobre el programa que permitiría investir a Ana Taboada, apoyada por Podemos, pero el PSOE del presidente de Asturias en funciones, Javier Fernández, no estaba dispuesto a cederle la alcaldía después de que en Gijón la lista Xixón Sí Puede votara en referéndum retirar el apoyo a la candidatura socialista, lo que supone dejar el Ayuntamiento en manos de Foro Asturias. Izquierda Unida gobernará en Zamora gracias al voto del PSOE.

En definitiva, el cambio político que anunciaron ya la misma noche electoral el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tiene su foco principal en los núcleos urbanos más poblados.

La política de pactos impulsada por las distintas fuerzas ha beneficiado finalmente a la izquierda, mientras que el PP sufrió el peor retroceso en votos y poder local de su historia, y un correctivo a la altura del que padeció UCD al inicio de esta etapa democrática. La formación de Mariano Rajoy podría perder ahora, tras la política de pactos, la mitad de los 35 Ejecutivos municipales logrados en 2011 en las 50 capitales de provincia y las dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla).

Además, pasará a la jubilación forzosa a algunas de las figuras políticas más relevantes en sus Ayuntamientos y comunidades autónomas desde hace más de dos décadas, como son los casos de Esperanza Aguirre (Madrid), Rita Barberá (Valencia), Teófila Martínez (Cádiz), Juan Ignacio Zoido (Sevilla) y Francisco Javier León de la Riva (Valladolid).

Una mayoría absoluta

Los populares lograron este 24-M ser la fuerza más votada en 40 de las 52 capitales, aunque solo obtuvieron una mayoría absoluta: Ceuta. En el total de España, el PP sumó 2.768 mayorías absolutas en Ayuntamientos (34,4%), frente a las 3.317 de 2011, y alcanzó 656 mayorías relativas frente a las 508 de hace cuatro años.

Las estadísticas demuestran que el partido de que dirige Mariano Rajoy fue el más afectado por el panorama de fragmentación política y por la irrupción de Podemos y Ciudadanos en las elecciones municipales y autonómicas. El número de votos del PP bajó desde los 8.476.138 de 2011 a los 6.057.767 de 2015. También bajaron en casi 3.800 concejales, de 26.507 a 22.750. Ahora, los populares —que hace un año plantearon una reforma de la ley electoral para impulsar la elección directa de alcaldes— gobernarán en los Ayuntamientos de 20 de las 52 capitales de provincia, perdiendo 15 con respecto a sus registros de 2011. [/LADILLO][TEX][/TEX]

El PP, sin embargo, no solo pierde las ciudades que articulan el poder político en España a manos de las alianzas de nuevo cuño entre fuerzas de izquierdas. Por ejemplo, el acuerdo suscrito ayer entre el PSOE y Ciudadanos acabará con doce años de mandato popular en Almería, donde serán sustituidos por los socialistas.

El principal motivo de preocupación ahora en las filas populares son las 19 capitales donde el PP fue la primera fuerza política y solo necesitaría para seguir en el Gobierno que Ciudadanos no se aliara con ninguna coalición alternativa. En esos casos no haría falta un apoyo explícito. Se trata de los Ayuntamientos de Albacete, Almería, Ávila, Badajoz, Burgos, Cáceres, Cuenca, Granada, Guadalajara, Jaén, León, Logroño, Málaga, Melilla, Murcia, Palencia, Salamanca, Santander y Teruel.

Negociación impredecible

Pese a que la dirección nacional de Albert Rivera articuló un conjunto de medidas comunes para todos sus representantes, dirigentes nacionales y locales del PP describen a sus contrapartes de la formación emergente como “negociadores impredecibles”. Si las votaciones transcurren según los designios de la comisión nacional de acuerdos poselectorales de la formación emergente, el PP mantendrá más de una decena de capitales de provincia gracias a la posición que adopte Ciudadanos (abstención o voto por su propio candidato). Sin embargo, perderá Almería, y se arriesga a ceder plazas tan importantes como las de Guadalajara, Jaén, Granada o Murcia según los movimientos que decida ejecutar finalmente Rivera.

Eso ha provocado acusaciones de “traición” y “frente y bloqueo anti-PP” de los populares contra Ciudadanos. La situación seguirá igual de confusa hasta la constitución hoy de los Consistorios, puesto que muchas de las posiciones fijadas dependen de acuerdos alcanzados a última hora y tras semanas de negociaciones en las que a las tensiones políticas se han unido las personales entre los candidatos.

El 24 de mayo pasado, la ola de la izquierda conmocionó a la dirección del Partido Popular por su extensión y éxito. Las llamadas mareas ciudadanas, que agrupan a fuerzas de izquierdas, gobernarán en Lugo y A Coruña, donde el PP perdió la mayoría absoluta por 28 votos. En Vitoria, el hasta ahora alcalde popular será desplazado por una alianza que une a Bildu, PSOE y PNV, partido este que así tendrá el Gobierno autonómico y el de las tres capitales de la provincia.

Más información