Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no frenará ninguna ley y quiere agotar la legislatura

El PSOE matiza que solo quiere frenar cuatro leyes de las que se tramitan

El Gobierno no solo no va a frenar ninguna de las 47 iniciativas legislativas ya en trámite en las Cortes. Tampoco va a paralizar los cuatro proyectos que le demandó el líder del PSOE, Pedro Sánchez, al presidente en su comida de la semana pasada, y piensa llevar al Congreso este jueves la reforma de la ley del aborto para imponer el consentimiento de los padres a las jóvenes de 16 y 17 años. El plan, si Mariano Rajoy no sorprende y dicta lo contrario, es agotar la legislatura.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy solo tiene ahora una fijación. Su estrategia desde hace días y probablemente para las próximas semanas y meses pasa únicamente por atacar duramente al líder del PSOE, Pedro Sánchez, por su presunto radicalismo al entregarse en manos de Podemos. Esa idea en la mente vale para todo y en cualquier ámbito.

Por la mañana, a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, ahora en cuestión por su criticada labor al frente de la comunicación y coordinación del Gobierno, se le preguntó en un acto si se sentía debilitada. Eludió el asunto de fondo, aseguró que nadie sabe nada sobre la crisis que tiene en mente Rajoy y arremetió contra Sánchez por pedir que se paren algunas leyes y proyectos en marcha: “España necesita un gobierno hasta el último minuto”.

Por la tarde, en el Senado, el senador Óscar López descalificó las teorías de los que apuntan contra la comunicación del Gobierno del PP como su principal problema y dirigió sus ataques a las políticas aplicadas estos años. Sáenz de Santamaría volvió sobre el nuevo argumentario antisocialista de identificar a Sánchez y el PSOE con Podemos y Pablo Iglesias: “El problema real y principal del Gobierno es el paro que nos dejaron los socialistas cuando gobernaban y a pesar de todo lo que piden no vamos a dejar de trabajar. No es cuestión de comunicación sino de trabajar por el país y es que ustedes ya no trabajan ni por ustedes mismo sino por los que compiten con su propio espacio ideológico”. Esta respuesta es de nuevo la réplica del Ejecutivo, según fuentes oficiales de La Moncloa, a las peticiones que Sánchez hizo durante el almuerzo con Rajoy en el que le demandó que cambiase de políticas y que retirase algunos proyectos en marcha.

El PSOE niega que Sánchez exigiese que se detuvieran los 47 proyectos ya en trámite y especifica que lo que demandó fueron cuatro cuestiones muy concretas.

El Gobierno no va a retirar nada de lo que ya está registrado en las Cortes y este mismo jueves llevará a debate una de las reformas más polémicas, la de la ley del aborto que impondrá el consentimiento de los padres sobre las jóvenes de 16 y 17.

El objetivo del Gobierno es llevar la actual legislatura hasta sus topes y disolverla el 19 o 20 de septiembre para que le de tiempo a Rajoy a convocar el 22 o 29 de noviembre. Todas las fuentes consultadas en el Ejecutivo reafirman que esa es la intención, que no tienen ningún dato que indique lo contrario y que hasta la inminente remodelación de calado que se anuncia por parte de Rajoy en su Gabinete y en el PP abonan la teoría de que el presidente quiere llegar hasta el final.

La secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes ha actualizado su calendario legislativo para colar todos los debates pendientes en los plenos todavía previstos hasta la semana del 14 al 20 de septiembre. Antes, durante el verano, se habilitarán tres plenos en julio (dos en el Congreso y uno en el Senado), y se permitirán comisiones en agosto en el Senado.

Viñeta de Peridis del 10 de junio de 2015. pulsa en la foto
Viñeta de Peridis del 10 de junio de 2015.

Leyes muy complejas

La versión del PSOE es radicalmente distinta a la del Gobierno. Los socialistas, según explicó su portavoz Antonio Hernando, entienden que el Ejecutivo tiene "mayoría y legitimidad" para sacar adelante las 47 leyes en trámite. Aseguran que en la comida, al hablar del calendario legislativo, el líder socialista explicó a Rajoy que la Ley de Régimen Jurídico de la Administración y la del sector Ferroviario tienen cada una más de 200 artículos, llegaron a la Cámara el 11 de mayo y están aún en fase de enmiendas. Su complejidad, importancia y trascendencia hacen que haya que tramitarlas a toda prisa o que decaigan por falta de tiempo y, por eso, pidió que se retiren.

La primera norma se refiere nada menos que a las relaciones de todas las administraciones públicas y la legislación básica en esa materia y la segunda a la reordenación del transporte ferroviario, es decir, cuestiones que requieren tiempo y, en su caso, comparecencias de expertos que ya son imposibles.

Para la del régimen jurídico de Baleares, el líder socialista pidió que se renegocie con el nuevo gobierno de las islas. Y respecto a la del aborto solo se aplicó la coherencia de que el PSOE defenderá el jueves una enmienda de totalidad a la reforma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información