Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes: “Estoy a favor de primarias, pero lo tenemos que decidir nosotros”

La candidata del PP a la comunidad rechaza la idea de Aguirre de "una refundación" del partido

Cifuentes, en la sede madrileña del PP.

La semana que viene se antoja crucial para Cristina Cifuentes (Madrid, 1964). La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, que el PP gobierna desde 1995, afronta las negociaciones para obtener el respaldo de Ciudadanos a su investidura más confiada tras la dimisión de Salvador Victoria y Lucía Figar como consejeros.

Pregunta. ¿Es necesario refundar el PP?

Respuesta. Creo que es necesario reformar, renovar y cambiar muchas cosas. Pero no veo necesaria una refundación. No creo que haya que empezar de cero. Tenemos una base muy sólida, lo que ocurre es que tenemos que recuperar la confianza de muchísimos miles de personas que nos han dejado de votar. Pero yo no refundaría el Partido Popular, ni el nacional ni el de Madrid.

P. ¿Entonces, no coincide con Esperanza Aguirre, presidenta del partido en Madrid?

R. No tenemos por qué coincidir en todo. De hecho, no lo hacemos.

P. ¿Cree que Aguirre es la persona indicada para liderar esa refundación de la que habla?

R. Cuando llegue el momento de plantear esos cambios que hay que hacer, que será cuando llegue el congreso [regional del PP], ya se verá por dónde tiene que ir el partido.

P. Visto con perspectiva, y con los resultados en la mano, ¿fue una buena idea que Mariano Rajoy optase por Aguirre como candidata al Ayuntamiento de Madrid? Porque ella, además, estaba retirada de la política.

R. Ella nunca se retiró del todo, seguía siendo la presidenta del partido en Madrid y manifestó de forma clara su interés en concurrir. Era lógico y natural que Rajoy la eligiese a ella, como así ocurrió.

P. ¿Fue una buena idea?

R. Sí, porque el PP ha sido el partido más votado en el Ayuntamiento de Madrid. Aunque no vayamos a gobernar porque nos faltaron votos.

P. Usted sacó más que Aguirre en la capital.

R. Ya me hubiera gustado que no hubiera sido así, que Aguirre hubiera sacado más votos. Eso hubiera significado que yo habría obtenido más.

P. ¿Le convenció que Aguirre polarizara tanto su campaña contra Manuela Carmena y que Mariano Rajoy diga que no se reúne con Pablo Iglesias?

R. Estuve tan centrada y ocupada con mi propia campaña, le dediqué 20 horas de 24, que no me he parado a analizar las campañas que han hecho mis compañeros de partido. Yo me dediqué a la mía. Con carácter general, sí que creo que cuando una campaña se focaliza demasiado en una persona a veces lo que se consigue es movilizar el voto contrario. Puede que sea lo que ha pasado en esta ocasión. A mí los frentes anti el partido que sea no me gustan. Yo me he reunido con Podemos, y voy a seguir haciéndolo, lo que no significa que vayamos a llegar a acuerdos. No me gusta su programa económico, pero eso no significa que no podamos hablar. Seguro que coincidimos en alguna cosa.

P. ¿Ha echado en falta más apoyo de la estructura del PP de Madrid durante la campaña?

R. Me hubiera gustado un poquito más de apoyo, esta es la verdad. Sí. Me gustaría poder decir otra cosa.

P. ¿En qué lo notó?

R. Es más una sensación personal. Me hubiera gustado más calor.

P. Aguirre preside el PP de Madrid desde 2004. ¿Ha llegado el momento de que dé un paso atrás?

R. Eso lo tiene que decidir ella.

P. ¿Se debería celebrar un congreso para elegir al presidente o presidenta del PP de Madrid?

R. Cuando toque.

P. Como muy tarde, tendría lugar a finales de abril de 2016.

R. No quiero intervenir en cuestiones de partido. Tengo ahora mismo un reto por delante que es conseguir formar una mayoría estable, suficiente, para poder gobernar la Comunidad de Madrid. No quiero que las cuestiones internas de partido me distraigan de mi objetivo principal, que es este.

P. ¿Si Aguirre da un paso atrás como presidenta del partido, lo dará usted adelante?

R. Eso ni me lo planteo ahora mismo. El único horizonte que tengo es gobernar la Comunidad de Madrid, que es para lo que me han elegido los madrileños. Ya no hablo de mi partido, que también.

P. Si el PP le pide un compromiso mayor en su momento, ¿daría el paso?

R. No hago hipótesis, le dedico toda mi atención a gobernar la Comunidad de Madrid.

P. Hay quien opina que no podrá ser presidenta del PP de Madrid si antes no lo es de la Comunidad de Madrid, cuando hubiera ganado más poder y peso interno e institucional.

R. Todas las opiniones me parecen fenomenal, pero es algo que no me he planteado ni me planteo.

P. ¿Será presidenta de la Comunidad de Madrid a cualquier coste?

R. Por supuesto que no. En política y en la vida no vale todo. No estoy dispuesta a ser presidenta si para ello tengo que renunciar a cuestiones esenciales para el PP. Si tengo que aplicar el programa político de otro partido, que gobierne otro partido. Por ejemplo, yo creo en la bajada de impuestos, y Ciudadanos ha dicho que quiere subir sucesiones y donaciones en Madrid.

P. Usted habla bien del líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Tengo discrepancias con Rivera, pero me gustaría que estuviera en el PP

R. No puedo hablar mal de una persona a la que respeto políticamente y aprecio personalmente. Eso no quita que haya discrepancias políticas. Hay que separar ambas cosas. Yo tengo amigos en el PSOE e IU. Dicho esto, a mí lo que me gustaría es que estuviera en el Partido Popular. Y se lo he dicho en alguna ocasión.

P. ¿Tiene autonomía plena para negociar con Ciudadanos?

R. Yo tengo autonomía total para negociar con Ciudadanos.

P. Pero ni siquiera ha confeccionado totalmente la lista que ha presentado para la Comunidad de Madrid.

R. Eso no tiene nada que ver. Las listas electorales las confeccionan los partidos. ¿O que el señor [Ángel] Gabilondo ha confeccionado su lista? Lo ha hecho el PSM, como es lógico y natural. Mi lista la ha realizado el PP de Madrid, al que además pertenezco. Es una lista que yo respaldo. Por supuesto que sí.

P. ¿Es la lista de la candidata Cifuentes, del PP de Madrid o del PP?

R. Es la lista del PP de Madrid y que yo asumo y respaldo absolutamente.

P. Ciudadanos entiende que usted no tiene autonomía suficiente en las negociaciones para formar Gobierno.

R. No sé por qué Ciudadanos plantea dudas sobre mi autonomía. Cuento con la autoridad delegada del Partido Popular para llevar a cabo cualquier negociación. Yo me responsabilizo del presente y del futuro del PP en la Comunidad y la Asamblea de Madrid. Lo que no voy a hacer es responsabilizarme de las actuaciones de otros en el pasado. A cada cual hay que exigirle sus responsabilidades. Mi compromiso es con un proyecto de futuro. No se me puede responsabilizar de lo que hayan hecho otras personas, por mucho que sean compañeros de partido.

P. ¿Qué le parece el silencio de Aguirre como presidenta del PP de Madrid y de Ignacio González como presidente de la Comunidad de Madrid y secretario general del PP regional ante las imputaciones Salvador Victoria y Lucía Figar y sus posteriores dimisiones como consejeros?

R. De eso no voy a opinar. Cada cual actúa de una forma y ellos lo han hecho como han considerado.

P. ¿Qué valoración hace de las dimisiones de Victoria y Figar, 48 horas después de conocerse sus imputaciones?

R. Las respeto, facilitan y allanan un acercamiento a Ciudadanos, que ya había dicho que el lunes no se sentaría a hablar con nosotros [si seguían siendo consejeros]. Entiendo que las dimisiones harán que se siente a hablar. Yo tenía en cualquier caso la intención de sentarme.

P. Usted ha reiterado en que no iban en su lista. Que no entraban dentro de sus responsabilidades.

R. Mi compromiso, y así está explicitado en mi programa electoral, es de regeneración, con la transparencia y la tolerancia cero con la corrupción. Ese compromiso afecta a las personas que me acompañan en mi proyecto, no a quienes no están dentro de él. Así es como yo lo entiendo. Es más, yo me he comprometido a dar muchos pasos adelante en temas que tienen que ver con la regeneración democrática mucho antes de que se planteara ningún tipo de negociación con Ciudadanos. Esto no es consecuencia de que Ciudadanos esté exigiendo algo. No, previamente yo ya me comprometí con mi programa electoral. Y por eso todos los miembros electos de la lista electoral han suscrito y se han comprometido de manera voluntaria a un decálogo, a un código ético, que va mucho más allá de lo que la ley establece como obligaciones de los diputados. Si lo hemos hecho así es para avanzar precisamente en la lucha contra la corrupción. El primer punto del código ético es renunciar de manera voluntaria al escaño si un diputado resulta imputado en un caso de corrupción política. Si así sucediese, se le pediría que renunciase al escaño. Pero no porque lo diga Ciudadanos, sino porque es un compromiso que hemos asumido de manera voluntaria. Y solo afecta a los diputados electos. No afecta al Gobierno de la Comunidad. A mí se me tiene que exigir lo que entra en mi ámbito de responsabilidad.

P. El escaño es personal y el código ético es una declaración de intenciones, no es vinculante. Si un imputado se niega a renunciar al escaño, no le pueden forzar a dejarlo.

R. Es un código ético, no un código legal. Afecta a la ética de las personas. El objetivo es demostrar ejemplaridad en el comportamiento. El escaño es personal, pero sí se puede expulsar a esa persona del grupo parlamentario popular. Es evidente que si hubiera alguien imputado y no renunciara se tomarían medidas inmediatas. Dejaría de ser diputado del Partido Popular.

P. ¿Da la sensación de que el pacto con Ciudadanos está más hecho de lo que dan a entender?

R.Es una sensación equivocada. Ojalá fuera así. La realidad es que todavía no nos hemos sentado a hablar de estas cuestiones. Ciudadanos aún no sabe si acepto los diez puntos de su pacto contra la corrupción y regeneración democrática. O si tengo diez más

P. ¿Hay alguna exigencia de Ciudadanos especialmente conflictiva para el PP?

Me hubiera gustado más calor del PP de Madrid en la campaña

R. Hay un punto en el que, más que ser conflictivo, Ciudadanos interfiere en la vida interna de los partidos.

P. Se refiere a su petición de primarias. Usted está a favor de ellas.

R.Estoy a favor de primarias, sí, pero es algo que tenemos el derecho de poder decidir libremente los militantes del Partido Popular. La forma por la cual elegimos a nuestros candidatos. No creo que tenga que ser otro partido quien nos diga cómo tenemos que organizarnos. Es algo que debemos debatir en un congreso del Partido Popular, no me parece que deba ser una imposición de otro partido. ¿Y qué va a decir el PSOE de esto, tanto que han defendido las primarias y al final el candidato que tienen en Madrid fue elegido digitalmente en contra de la persona [Tomás Gómez] que sí había sido elegido en primarias? Porque es muy incoherente

P. ¿Cómo haría usted las primarias en el PP? De cara a las elecciones generales y al próximo congreso, ¿es un debate que se debería abrir?

R. Es un debate que se debe abrir en todo caso. No tengo muy claro cómo las haría, pero sí que hay que abrir la forma de elección de candidatos a la militancia. De igual forma que ya se ha hecho en el Partido Popular con respecto a la elección mediante primarias como presidentes del partido a Alberto Núñez Feijóo en Galicia, a José Ramón Bauzá en Baleares y a Arantza Quiroga en el País Vasco. Quizás ese mismo sistema pueda valer para elegir a los candidatos. A mí me gusta, aunque quizás el único recelo que me provoca es ver que aquellos partidos que tanto las han defendido en cuanto pueden no recurren a ellas. Como el Partido Socialista. Y no lo digo en tono irónico. Quizás no sea el sistema perfecto cuando, a la primera oportunidad, aquellos que tanto lo han defendido, utilizan otro sistema de designación de candidatos.

P. ¿Abriría este debate de cara a la elección del candidato del PP a las generales?

R. Donde hay que abrir un debate de este tipo ese en los congresos del partido. Ahora tenemos un sistema de elección que gustará o no, pero lo que no se puede discutir es que es democrático, porque así lo hemos decidido los militantes en los congresos del PP. Las reglas del juego tienen que aplicarse hasta que se cambien.

P. ¿El candidato del PP en las generales debe ser Rajoy? ¿No hay banquillo?

R. Banquillo evidentemente hay, pero en estos momentos nadie dentro del PP cuestiona el liderazgo de Rajoy. El candidato es él, nadie cuestiona lo contrario.

P. Dirigentes del PP, como Juan Vicente Herrera, presidente de Castilla y León, o Luisa Fernanda Rudi, de Aragón, piden renovación de caras y de ideas.

R. En algunos lugares es cierto que hay que cambiar algunas caras. En algún caso puede ser una cuestión de caras, pero no se trata de cortar con nuestro pasado, los partidos debemos tener gente joven y con empuje pero también gente con experiencia y solvencia. También hay que vender mejor lo que se ha hecho, todas las medidas que se han tomado a veces no se han explicado bien. Tenemos que ser mucho más humildes, recuperar esa cercanía que en muchos casos se ha perdido con los ciudadanos, y nos vean a los políticos como personas que estamos para servirles y no para servirnos de ellos. La única forma de romper esa barrera, esa frialdad y distancia con una parte de la ciudadanía, es recuperar su confianza siendo cercanos. Ante todo hay que hacer política, pero teniendo como prioridad la creación de empleo.

P. ¿Comparte la impresión de otros presidentes regionales del PP que es antipático y causa rechazo?

R. Estas cosas no pasan de golpe, sino de manera paulatina, gradual. La responsabilidad ha sido un poco de todos. Nos hemos ido alejando de la ciudadanía. Si hubiera ocurrido de manera aislada, no habría tenido mayores consecuencias. Pero ha sucedido dentro de la tormenta perfecta, de la mayor crisis de la historia de nuestra democracia unida a la corrupción. Muchos ciudadanos tienen la sensación de que les hemos dejado de lado. Atrás. De ahí la importancia de recuperar esa confianza.

No veo necesaria una refundación del PP, ni estatal ni regional

P. ¿Qué es lo que ha hecho mal el Gobierno y el Partido Popular?

R. Si se hubieran adoptado antes determinadas reformas legislativas, como la reforma del Código Penal, con el agravamiento de los delitos por corrupción, que se ha hecho. O como el delito de financiación de partidos políticos que se ha introducido. Y la recuperación de la responsabilidad penal de los partidos políticos, que se ha recuperado, o la modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, acortando los plazos de tramitación de los asuntos que tienen que ver con corrupción… Y otras medidas que se han tomado, como la prohibición de determinadas condonación es de deuda… Si todo eso se hubiera hecho mucho antes probablemente se habrían podido evitar casos de corrupción como Gürtel y como Púnica.

P. Presume de ser una candidata diferente del PP.

R. Soy una candidata diferente porque me designan candidata para encabezar otro proyecto. Evidentemente, yo soy del PP, asumo sus políticas, las defiendo, en Madrid la gestión ha sido muy buena en muchísimas cosas... Yo lo que pretendo es mejorar todo lo que se pueda mejorar. ¿En qué soy diferente? En que me he comprometido a no privatizar ni externalizar más hospitales. Otro ejemplo: me he comprometido a abrir los comedores escolares en verano si es necesario. Y también a eliminar el aforamiento de los diputados y de los cargos públicos.

P. La corrupción es uno de los aspectos que más daño ha hecho al PP en las recientes elecciones.

R. Al PP y a la política en general.

P. Madrid y Valencia han sido los grandes exponentes de esa situación.

R. Siempre he creído que la corrupción pasaba factura. A mí me ha sorprendido ver que en Andalucía, con los ERE, sin embargo no la pasó. La corrupción tiene que pasar factura. Dicho eso, la peor combinación posible que puede haber es crisis económica más corrupción. Esa combinación se ha dado en los últimos años. Es evidente que hay que tomas medidas para evitar que se repita una situación así.

Más información