Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gobierno y PP responsabilizan al PSOE de excluirle de todos los pactos

La vicepresidenta remarca que todas las opciones elegidas "son legítimas y respetables" y rechaza un acuerdo global antiPP

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

El Gobierno y el PP lanzaron este viernes un llamamiento a no ser excluidos del proceso de pactos abierto en la política española tras el 24-M y responsabilizaron al PSOE de una estrategia frentista contra los populares. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría exigió un respeto al valor igual de todos los votos. Javier Arenas puso nombre y apellidos a ese temor: “El PSOE va a tener una gravísima responsabilidad de la política municipal que se haga en Madrid y en Barcelona”.

La portavoz del Gobierno, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, apenas quiso aportar este viernes tras el Consejo de Ministros ningún mensaje político. Eludió las preguntas más complicadas, evitó los temas conflictivos o directamente se olvidó de las cuestiones en las que no le interesaba enfangarse. Solo se detuvo a reiterar un asunto que preocupa sobremanera al Ejecutivo y a Rajoy ahora y, más de cara al futuro, a las elecciones generales de noviembre. El PP se siente “una marca que causa rechazo” o “un partido antipático”, como han revelado estos días distintos barones, y pretende variar esa sensación, incluso con un comportamiento más dialogante y menos soberbio con otros grupos en el Congreso, donde faltan por tramitar 41 leyes o normas antes de que se disuelva la legislatura a final de septiembre.

Al PP le inquieta ser apartado ahora de todas las negociaciones relevantes para formar Gobiernos con pactos en distintas instituciones territoriales y denuncia, en ese sentido, que se está formando un frente entre todas las demás formaciones para dejarles fuera del poder y señalarles como el único enemigo. La vicepresidenta insistió en esa línea de acusaciones tras el Consejo de Ministros, primero, cuando reafirmó que Gobierno y PP siempre han sido partidarios de que gobiernen las listas más votadas en las urnas. Pero, en realidad, la posición escondía otra finalidad: “Hago un llamamiento de no exclusión ni de separación, ¿por qué? Porque todas las opciones de los ciudadanos dentro de la democracia son legítimas y merecen el mismo respeto. Estamos hablando de españoles que tienen su voto, que es exactamente igual al del otro, que tienen derecho a ser respetados a la hora de hacer los pactos”.

El Gobierno aún no ha realizado un análisis concreto de lo que le sucedió al PP en las elecciones

El mayor exponente de esta preocupación y malestar del Gobierno por la formación de un frente antiPP se concreta en dos Ayuntamientos: Madrid y Barcelona. Fuentes del Gobierno lo admitieron luego en privado. Y apelaron de nuevo a la “prudencia y la serenidad” a la hora de afrontar el proceso de formación de gobiernos con el único objetivo de “crear empleo”.

El vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas, fue más explícito al acusar al PSOE, tras una junta directiva del PP de Almería, de fomentar “un pacto masivo con Podemos” para desbancar al PP. Y añadió: “Eso va a tener para el PSOE un coste político extraordinario que lo va a pagar en las elecciones generales. El PSOE va a tener una gravísima responsabilidad de la política municipal que se haga en Madrid y en Barcelona”.