Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barones creen que el PP debe dejar gobernar a Díaz tras el 24-M

Los dirigentes trasladan a Rajoy y Moreno que el bloqueo no debe llegar al 4 de julio

Mariano Rajoy, este miércoles, durante un acto electoral en Murcia. Ampliar foto
Mariano Rajoy, este miércoles, durante un acto electoral en Murcia. EFE

Los barones territoriales del PP creen que su partido debería replantearse la actual situación de bloqueo contra la constitución de un Gobierno presidido por la socialista Susana Díaz en Andalucía y entienden que ese debate se abrirá paso, en cualquier caso, tras las elecciones municipales y autonómicas del domingo 24 de mayo. Varios de estos dirigentes han trasladado esa opinión en privado tanto al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, como al andaluz, Juan Manuel Moreno. El propio Moreno es partidario de retomar ese debate tras la cita con las urnas frente a la oposición mayoritaria de su partido en Andalucía.

La caravana electoral del PP ha recorrido ya buena parte de España y ha permitido contactar en persona, en precampaña y durante la propia campaña, con la mayor parte de los 13 candidatos autonómicos que compiten el 24-M. La práctica totalidad de esos dirigentes del PP están convencidos de que no habrá una repetición de elecciones en Andalucía y también de que ese escenario sería muy negativo para los intereses de esa comunidad y del partido en esa región, como recogía una reciente encuesta de Metroscopia, que reflejaba en esa hipótesis una pérdida de casi siete puntos para el PP, los mismos que casi arañaba Ciudadanos.

Los argumentos esgrimidos por los barones y dirigentes territoriales del PP contra una repetición de elecciones en Andalucía abarcan todas las opciones. Hay dirigentes que recuerdan que el PP ya consideró de entrada un error el anticipo electoral provocado por Susana Díaz y que ahora no se comprendería muy bien otro por culpa del bloqueo entre otros partidos de los populares. Otros dirigentes rememoran incluso que el PP lamentó el sobrecoste de 14 millones de euros que supuso la convocatoria de las elecciones andaluzas en marzo al margen de las demás autonómicas y hasta Rajoy defendió en público que debían haberse celebrado conjuntamente con todas las demás.

El PP se muestra seguro de que no habrá elecciones porque Ciudadanos y Podemos no lo permitirán

La mayor parte de los barones populares están convencidos, además, de que esa hipotética nueva convocatoria radicalizaría más las opciones y beneficiaría de entrada a los socialistas, que se presentarían como víctimas. En el PP se muestran totalmente seguros de que no habrá elecciones porque Ciudadanos y Podemos no lo permitirán, pero también contemplan la opción de permitir en última instancia con su abstención el gobierno socialista si se llega al límite del 4 de julio sin los acuerdos totalmente cerrados. Moreno ya realizó un sondeo en ese sentido entre su ejecutiva regional y sus alcaldes tras las elecciones de marzo y recabó una oposición casi total. Desistió.

Ahora espera que las elecciones municipales redibujen un nuevo mapa, con la pérdida de varias mayorías absolutas en capitales y grandes ciudades gobernadas por los populares, y los regidores se muestren más abiertos a pactar. Moreno ha disfrutado hasta ahora de gran autonomía para fijar su posición sobre este asunto, pero ante ese futuro escenario consultaría el criterio a seguir con la dirección nacional del PP y con Rajoy. El presidente del PP tiene en su entorno presiones en dos sentidos: colaboradores que le incitan a considerar un acuerdo global, en el que entre la gobernabilidad de la Junta de Andalucía y de las 11 grandes ciudades andaluzas; y dirigentes del entorno de Javier Arenas y de Esperanza Oña, aún con gran incidencia en Andalucía, o de Carlos Floriano en la cúpula de la organización en Madrid, que se niegan a cualquier acuerdo y preferirían repetir las elecciones.

Más información