Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se pregunta: “¿Quién habla hoy de rescate, la recesión o el paro?”

El presidente del Gobierno insiste en que el PP es un "valor seguro que ha durado, dura y durará"

Rajoy, hoy en Pamplona.

El paro le jugó una mala pasada por la mañana en Pamplona y, por la tarde, ya en Zaragoza, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, intentó remediar el lapsus que incluyó en su discurso matinal. En Pamplona a Rajoy le traicionó el entusiasmo cuando para glosar lo bien que van las cosas ahora en España según su criterio con respecto a hace tres años gracias a las políticas del PP se preguntó retóricamente: "¿Quién habla hoy de la recesión, del rescate y del paro?". Por la tarde, ante un abarrotado pabellón multiusos de Zaragoza, Rajoy enumeró una ristra de datos para demostrar cómo había mejorado la situación del desempleo con su gestión. Fue ahí cuando resaltó que hace tres años, cuando el PP llegó al Gobierno en España y Aragón, se destruían al día 1.400 puestos de trabajo y ahora se crean 1.200 y cuando resumió que durante el último mandato socialista se perdieron 3.400.000 trabajos y el año pasado se crearon 440.000.

Rajoy se armó de todos esos datos posibles y de estadísticas para corregir su frase de la mañana y por la tarde ya no incluyó el paro entre los asuntos de los que ya nadie habla hoy ni se pregunta por su situación. Sí citó, en cambio, la recesión, el rescate, y añadió otros conceptos recurrentes, como la prima de riesgo y la salida de España del euro. Y repitió el latiguillo de que ya nadie habla de eso ahora porque forma parte del pasado.

El líder popular citó en Zaragoza por su nombre a Pedro Sánchez, el líder del PSOE y de la oposición, para subrayar que durante la anterior legislatura con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa se destruyó mucho empleo y todas las medidas puestas en marcha contaron con el apoyo y el voto del actual mandatario socialista.

Por la tarde, en Aragón, Rajoy lanzó un guante a la actual presidenta regional, Luisa Fernanda Rudi, para ponerla como ejemplo de "valor seguro y garantía de futuro y de sentido común" y para destacar que en estos momentos difíciles "hay que apostar por lo que funciona y dejar a un lado lo que no funciona". Y añadió un aviso para los votantes desencantados del PP que están dudando ahora a favor de otras opciones: "Ahora que prolifera de todo y por doquier, nosotros no somos una pandilla ni el producto de una operación de marqueting y siempre hemos dado la cara en los momentos difíciles".

Rajoy vuelve a presentar al PP como el único partido fiable y estable

Antes que Rajoy habló en el auditorio de Zaragoza la candidata autonómica, Luisa Fernanda Rudi, que aprovechó para arremeter también contra el líder del PSOE, Pedro Sánchez, por su modelo de reforma de la Constitución, que había vuelto a reiterar por la mañana en Girona. Rudi informó a los presentes de que había visto las noticias en el telediario y había escuchado a Sánchez defender esa reforma constitucional este mismo año 2015 con la idea de que "Cataluña tenga un trato preferente dentro de España". Ese mensaje enardeció mucho a los más de 3.000 aragoneses que acudieron al mitin. Rudi anunció que no piensa consentir que se posponga a Aragón frente a Cataluña. Sánchez, en Girona, lo único que anunció es que quiere desbloquear en 2015 el debate sobre la reforma constitucional para promover un modelo de convivencia distinto entre España y Cataluña y entre todos los territorios sin confrontaciones.

El discurso matinal de Mariano Rajoy en Pamplona, dentro de su gira intensiva esta campaña electoral, tenía por objeto presentar al PP como "única garantía de futuro" para España, para Navarra, para la integridad nacional y el actual statu quo de esa comunidad. El líder del PP empezó por afirmar que gracias al PP Navarra seguirá siendo "foral y española" porque ese partido es "garantía de unidad y soberanía nacional". El lema es también ahí, en lo económico y en lo territorial, que el PP es "en los momentos difíciles un valor seguro".

En esa intervención, el presidente del Gobierno y del PP ha dicho no entender cómo puede haber españoles que piensan en votar otras opciones precisamente "ahora que España se recupera y debe decidir si da un paso adelante o baja los brazos y vuelve atrás". Ha sido ahí cuando ha enhebrado sus habituales pasajes sobre que ahora ya nadie habla en España ni en el extranjero de que el país estuvo a punto de la ruina y de pedir el rescate. Rajoy ha revelado también que el experto económico de Ciudadanos, Luis Garicano, le recomendó "en su despacho" que solicitara el rescate como diversos editoriales de distintos periódicos. Y en ese tono fue cuando se llegó a preguntar retóricamente que ahora, tres años después de la peor crisis económica sufrida por España, "¿quién habla del rescate, la recesión o del paro?".

Según el último barómetro del CIS, el paro es el principal problema en España, seguido de la corrupción. Además, tres de cada cuatro españoles encuestados, un 77,4%, cree que la economía va igual o peor que hace un año. Solo el 21,5% tiene la sensación de que se ha producido una mejora.

El presidente del Gobierno aprovechó por la mañana para atacar al líder del PSOE, Pedro Sánchez, refiriéndose a él como "el secretario general del PSOE", por descartar por igual pactos con el PP y con Bildu, algo que, en su opinión, es "profundamente injusto y demostrativo de muy poquito nivel político". También ha considerado que el PSOE es también "profundamente injusto con quien está pidiendo al PP que favorezcamos su candidatura en Andalucía".

Rajoy ha vuelto a incidir en ese aspecto que tanto destaca en esta campaña del PP como el único partido fiable, seguro y estable: "El PP es un partido que ha durado, dura y continuará durando en el futuro". En esa línea argumental, el líder popular sostiene que los candidatos y las políticas de su partido son las de "la sensatez, el sentido común y las que se ocupan de lo importante". En esa "lógica del sentido común", Rajoy defiende que solo se puede votar al PP como "valor seguro" para perseverar en las mismas políticas frente a todos los demás, "que quieren partir la nación más antigua de Europa, los extremistas y los radicales".

"El PP garantiza una Navarra infranqueable contra los populismos y los radicales, con la Constitución y la moderación". El mensaje lo ha pronunciado en Pamplona, donde las encuestas vaticinan un auge de formaciones de izquierdas y sintonía independentistas y una bajada de la influencia popular. Un discurso similar al del pasado lunes en Barcelona contra los partidos que propugnan la consulta separatista.

Más información