Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores levanta la inmunidad al policía que mató a su mujer en Brasil

Los principales sindicatos de Policía dicen que el comisario corre "gravísimo peligro"

Dicho y hecho. El Ministerio de Asuntos Exteriores no ha perdido un minuto en retirarle la inmunidad diplomática al comisario Jesús Figón, consejero de Interior de la Embajada de España en Brasil, asesino confeso de su esposa. Las autoridades brasileñas solicitaron el miércoles la renuncia de España a los privilegios que otorga la Convención de Viena, según los cuales el funcionario policial no podía ser detenido ni juzgado en Brasil. La Embajada española, según fuentes diplomáticas, ya ha respondido con nota verbal a la Cancillería brasileña en la que comunicaca el levantamiento de la inmunidad diplomática para que el comisario responda por la muerte de su esposa.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ya anunció el miércoles que España levantaría dicha inmunidad si se confirmaba que se trataba de un caso de violencia machista. “La inmunidad diplomática no puede servir nunca de coartada a hechos tan graves como la violencia machista”, dijo el ministro en Valencia.

Sin embargo, los cuatro principales sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía Nacional han criticado este decisión a través de un comunicado conjunto en el que piden que Figón sea reaptriado y juzgado en España ya que, en su opinión, correría un "gravísimo peligro" si se le ingresa en una prisión brasileña, "donde su vida y su integridad física carecerían de valor al ser miembro de un cuerpo policial extranjero y estar acusado de haber dado muerte a una ciudadana brasileña". El SUP (Sinbdicato Unificado de Policía),  la CEP (Confederación Española de Policía), la UFP (Unión Federal de Policía) y el SPP (Sindicato Profesional de Policía) critican el tratamiento "portunista" que, a su juicio, ha hecho del caso el ministro de Asuntos Exteriores.

Jesús Figón quedó el martes por la tarde en libertad tras haber confesado la muerte de su esposa, Rosemary Justino Lopez, de 50 años y nacionalidad brasileña. La paraja residía en Brasilia, donde el policía está destinado, pero viajaba con frecuencia a Vitória, capital del Estado de Espírito Santo, donde disponía de un apartamento, en el que se produjo el crimen.

El responsable de la División de Homicidios y Protección de la Mujer de Vitória declaró al diario brasileño O Globo que Figón dijo que actuó en defensa propia. "Dijo que la mujer sufría depresión, Ella perdió un hijo y cada vez que se acercaba el aniversario de la muerte sufría una recaída. Dijo que era alcohólica y que el lunes consumió alcohol en exceso y al amanecer tuvieron una discusión. Él nos ha relatado que ella se acercó a él con un cuchillo, él tomó el cuchillo e hizo los golpes".

Según dicho portavoz, el comisario quedó en libertad, ya que confesó voluntariamente el crimen y goza de inmunidad diplomática, pero está "a disposición de las autoridades brasileñas", a la espera de determinar si España asume el caso o lo deja en manos de los tribunales locales. Fuentes diplomáticas precisaron que la Embajada de España en Brasilia está en contacto con la Cancillería brasileña, pero aún no ha recibido ninguna petición para retirar la inmunidad al comisario. Figón pasó la noche del martes, tras permanecer en dependencias policiales durante 12 horas, en un hotel de Vitória, a unos 1.250 kilómetros de la capital federal.

El comisario, de 64 años, llevaba 30 conviviendo con su mujer, a la que conoció en España. Ambos tenían una hija en común, de 25 años, mientras que él tenía otros tres hijos de un matrimonio anterior. Se incorporó a la Embajada en Brasilia en 2012 y estaba a punto de cesar en el puesto, ya que su plaza había salido a concurso. Anteriormente fue comisario jefe de la localidad de Alcalá de Henares (Madrid), entre otros destinos.

Más información