Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP presiona a Rus para que se vaya sin abrir un cisma en Valencia

Sáenz de Santamaría respalda a Fabra para cerrar la crisis al menor coste

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y los principales dirigentes del PP se emplearon este lunes a fondo para desvincularse de Alfonso Rus, el presidente provincial del partido en Valencia suspendido de militancia el pasado sábado tras difundirse unas grabaciones en las que, supuestamente, se le oye contando el dinero del cobro de una comisión ilegal.

Sáenz de Santamaría avaló la decisión del presidente regional del PP, Alberto Fabra, de actuar con la máxima contundencia frente al escándalo y elogió su “lucha en favor de la ejemplaridad”. Mientras, diferentes barones tacharon de “despreciable” y “condenable” la actitud de Rus e insistieron en que debe dimitir como alcalde de Xàtiva (Valencia), presidente de la Diputación de Valencia y candidato municipal del PP. Y es que Rus, que hasta ahora controlaba el PP provincial, se ha convertido en un lastre para el partido en vísperas del inicio de la campaña electoral— que este martes intentará relanzar en Valencia el propio Mariano Rajoy con un acto sobre empleo—.

Sin embargo, la dirección regional del PP valenciano, sin abandonar la contundencia de los últimos días, empezó a moverse con cautela ante el riesgo de que el partido, que tiene 58.000 afiliados en la provincia de Valencia, se pueda fracturar entre partidarios y detractores de Rus por la negativa de este a dimitir de sus cargos antes de elecciones.

Los populares no pueden imponer la retirada del candidato el 24-M

Rus recalcó este lunes que no piensa dejar sus cargos como alcalde de Xàtiva ni como presidente de la Diputación de Valencia a pesar de las presiones. Y respecto a su continuidad como número uno de la lista municipal en Xàtiva, Rus, que compareció arropado por el presidente local del PP y por la número dos de la candidatura, afirmó: “El cuerpo me dice que ‘no’, la mente que ‘ya veremos’ y mis concejales que ‘sí’. Los próximos días lo decidiré”.

El director de campaña del PP nacional, Carlos Floriano, y la coordinadora de los populares valencianos, Isabel Bonig, admitieron que no es posible presentar una moción de censura para descabalgar a Rus de sus cargos en el Ayuntamiento y la Diputación antes de que se constituyan las nuevas corporaciones locales. Bonig admitió también que las posibilidades de remover a Rus de la lista municipal de Xàtiva son prácticamente nulas una vez proclamada la candidatura ante la Junta Electoral Provincial, a no ser que voluntariamente presente una renuncia formal.

En esta coyuntura el PP intentó poner el acento en la ejemplaridad de la medida adoptada por el presidente valenciano, que recibió elogios por la “valentía y rapidez” de la decisión. La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, crítica con la gestión de Fabra y alineada en los últimos años con el destituido presidente provincial del PP, no ahorró adjetivos al tachar de “bochornosa” la grabación que se le atribuye a Rus. “Si considera que no es él quien aparece en las grabaciones, lo que tiene que hacer, en el caso de que tenga razón, es acudir a la justicia”, remachó.

El calendario electoral impide presentar una moción de censura

La candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, tachó el caso Rus de “despreciable, condenable y absolutamente intolerable”, mientras la cabeza de lista a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se declaró “avergonzada” de compartir militancia con el expresidente provincial de Valencia.

“Hay miedo a que se rompa el partido en Valencia”, admitió un dirigente del PP, “por eso no se ha nombrado una gestora provincial, se ha optado por la continuidad y se ha buscado tranquilizar a los presidentes comarcales y locales”. Aún así, el entorno de Alberto Fabra, que ha diseñado una campaña basada en el tirón de sus alcaldes, admitió en privado que ha tenido que elegir entre lo malo y lo peor. “Toda la estructura provincial fue nombrada por Rus y al haberlo apartado tan cerca de las elecciones hay mucha gente cabreada, que cree que el PP no sabe defender a los suyos”, señaló un alcalde popular.

En medio de la conmoción creada en el seno de la formación por la difusión de las grabaciones en las que se habla de una red de comisiones ilegales montada desde la Diputación de Valencia y la defenestración de Rus, la oposición exigió al presidente de la Generalitat que acuda a las Cortes a dar explicaciones. De momento, lo que ha hecho el PP es avalar el nombramiento de Vicente Betoret, hombre de confianza de Rus que no se ha visto salpicado por el escándalo del cobro de comisiones, como nuevo presidente provincial.