Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós a 25 años en el PP en 20 tuits

La 'tuitstar' del partido en Asturias enumera en la red los porqués de su dimisión

Patricia Fernández Bermejo se declara "avergonzada" por los casos de corrupción

Patricia Fernández Bermejo en una de las imágenes de su perfil público en la red social Facebook.
Patricia Fernández Bermejo en una de las imágenes de su perfil público en la red social Facebook.

A veces solo hace falta levantarse con el pie derecho para tomar y pregonar a los cuatro vientos una decisión vital que se lleva rumiando meses en silencio. O con el izquierdo. A veces, solo se necesita un último calentón para estallar de rabia. Patricia Fernández Bermejo lo ha sentido este martes, a primera hora de la mañana. Y ha reventado. Por fin ha resuelto un dilema tan íntimo como público. Y lo ha contado urbi et orbi. Fernández, de 42 años, vicesecretaria general del Partido Popular en Pravia (Asturias) y presidenta de la Asociación Mujeres en Igualdad del Oriente de Asturias, entidad financiada íntegramente por el partido, ha anunciado en su cuenta personal de Twitter su dimisión irrevocable y su baja en las siglas donde milita desde los 17 años, abochornada por los últimos casos de corrupción de algunos de sus dirigentes. Y lo ha hecho mediante una secuencia de 20 insólitos tuits en los que relata su historia de desamor con sus siglas. Veinte puñetazos a la conciencia colectiva del PP escritos, admite, con “el corazón, la cabeza y las tripas”. A estas horas, no ha recibido ninguna respuesta oficial del partido

“Siento vergüenza (y así lo manifiesto) de leer y ver: sobres, Bárcenas, Rato…”. “…Y un inmenso etc. día tras día mientras se mira a otro lado y se dice a la gente que ‘todo va bien’. Lo siento, pero hasta aquí”, rezan los tuits 15 y 16 de la veintena en los que cuenta las razones de su “dolorosa” renuncia a sus cargos y a la militancia. Antes, Patricia Fernández —@PatFBermejo en Twitter—, la cuarta tuitera asturiana más influyente en una lista que lideran el piloto Fernando Alonso y el cocinero José Andrés, según la herramienta Klout, había comunicado por carta su decisión a Mariano Rajoy, presidente del PP, y a Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias. Solo entonces, ventilado el asunto a la manera clásica, abrió sus cuentas personales y usó las redes sociales, su “medio de comunicación natural”, para explicarse ante el mundo a través de Twitter y Facebook.

Fernández, profesora de Filosofía natural de Oviedo y residente en Llanes, ostentaba sus cargos orgánicos en el PP de Pravia que, con 9.000 habitantes, es una de las principales localidades de Asturias. El pueblo donde Fraga pescaba salmones y donde ella, desde niña, se involucró en política cuando aún era Alianza Popular. El concejo donde, aún hoy, veranea Esperanza Aguirre, nuera de la marquesa de Pravia. Fernández, muy conocida en el partido no solo a nivel regional, es consciente de que a Aguirre y a otros amigos y excompañeros “no les hará ninguna gracia”, ni su decisión ni su manera de hacerla pública.

“Pero vale más mi honradez y tranquilidad personal que la fidelidad ciega a unas siglas donde si discrepas, se te ningunea, y donde si te mueves, no sales en la foto”. Un partido donde, según Fernández, “la democracia interna brilla por su ausencia” y donde “ni el aparato ni el presidente han estado a la altura de los acontecimientos. La contundencia ante la corrupción ha sido mínima cuando debía de haber sido máxima”, sostiene para, finalmente, pedir perdón por no haberse marchado antes y asegurar que tiene su WhatsApp saturado de excompañeros de militancia popular felicitándola y asegurándole que seguirán su ejemplo. “Claro que los WhatsApp son privados”, ironiza.