Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno quiere prohibir los cigarrillos de vapor en sitios cerrados

Los dispositivos ya están vetados en transporte y edificios públicos

Cigarrillo electrónico
Un hombre fuma un cigarrillo electrónico en Barcelona.

El Gobierno quiere equiparar la regulación de los cigarrillos electrónicos a la del tabaco. La decisión ha sido admitida hoy por el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, aunque advirtió que él aún no había firmado ninguna enmienda al respecto. Si sale adelante, se prohibirá usar los dispositivos de vapor en todos los lugares públicos cerrados, aparte de mantener las restricciones a la publicidad y venta a menores que ya están en vigor. Tampoco se puede ya usar cigarrillos electrónicos en medios de transporte públicos y edificios como colegios y hospitales.

El Gobierno, a falta de una ley sanitaria en la que colocar la medida, va a aprovechar el trámite de la llamada ley de segunda oportunidad, que regulará el proceso cuando alguien que monte un negocio fracase.

La patronal del sector, ANCE, ya se esperaba esta decisión. De hecho, la semana pasada envió una carta al ministro, Alfonso Alonso, recordándole que ya había puesto en marcha unas medidas de autocontrol y que la UE no obliga a esta equiparación. Además, insiste —y en eso incluso coincide con el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT)— en que el cigarrillo electrónico es menos peligroso que el tabaco fumado, aunque la CNPT es favorable a la prohibición hasta que haya estudios definitivos al respecto. ANCE también quiere que esos trabajos se efectúen, y precisamente este lunes anunció uno con la Universidad de Valencia para medir la composición del vapor y el tiempo que las sustancias perviven en la atmósfera

Más información