La estrategia de un Rajoy más cercano

El presidente del Gobierno escenifica el inicio de una nueva política informativa pero despeja las repreguntas sobre temas espinosos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha ofrecido este lunes otra muestra de la nueva estrategia informativa del PP para intentar promocionar los logros de su Gobierno y argumentar sus decisiones más polémicas. Tras recibir criticas de algunos barones del PP que alertaron de problemas de comunicación en el Gobierno -hoy Rajoy ha defendido sus medidas, pero ha dejado entrever que tal vez no se hayan explicado bien- después del descalabro electoral en Andalucía, el líder del PP intenta mostrarse más cercano. Esta mañana durante uno de los Desayunos informativos de Europa Press, ha accedido a un formato en el que los invitados -periodistas y representantes de eso que se ha dado en llamar sociedad civil- han podido plantear preguntas que fueron seleccionadas por el moderador. 

Tras un breve discurso -que leyó íntegramente- centrado en la recuperación económica y los logros del Gobierno, Rajoy ha tenido que lidiar con 32 minutos de preguntas, algunas espinosas, como el escándalo Rato. El presidente ha zanjado el tema recordando que fue un gran gestor pero que ahora deberá defender su inocencia ante unas instituciones que hacen su trabajo. Cuando el moderador le repreguntó por la gestión que el Gobierno ha hecho del caso, el presidente -que ya había anticipado que sobre este tema no tenía más que decir- añadió: "Tal vez el que no se explica bien soy", provocando algunas risas entre los asistentes.

Las carcajadas volvieron a repetirse cuando, en tono distendido, explicó que quienes le conocen saben que no le gusta "hacer cositas a corto plazo" en respuesta a si tiene en mente hacer coincidir las elecciones generales con las autonómicas de Cataluña, ambas sin fecha todavía. Dejó entrever, en cualquier caso, que su intención es llevar la legislatura hasta final de año.

Rajoy ha desembarcado en la comparecencia con tres cuartos de Gobierno y una buena ración de dirigentes del Partido Popular. Le escuchaban atentamente su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría y una nutrida representación de ministros --Rafael Catalá (Justicia), Luis de Guindos (Economía), Alfonso Alonso (Sanidad), José Ignacio Wert (Educación), Pedro Morenés (Defensa)--. A la cita también ha acudido la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y las candidatas del PP en Madrid a la Alcaldía y la Comunidad, Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, y varios presidentes autonómicos del PP. El toque institucional lo ha puesto el presidente del Congreso, Jesús Posada.

El giro en la política informativa, que venían reclamando en privado algunos dirigente populares, busca que el Gobierno se muestre más abierto con los medios de comunicación. El fondo del mensaje no ha cambiado, el presidente repitió que solo el PP garantiza "un largo periodo de crecimiento y bienestar" y ha descalificado a Podemos y Ciudadanos -sin citarlos directamente- como defensores de la demagogia y la frivolidad.

Dirigentes del PP reconocen que la estrategia que han llevado en esta legislatura no ha sido la adecuada y se proponen enmendarla en una etapa crucial, cuando falta apenas un mes para las elecciones municipales y pocos meses para la convocatoria de las generales, que atendiendo a lo que ha dicho Rajoy esta misma mañana se celebrarán a finales de año. El presidente se ha mostrado convencido de que su partido tiene margen para ganar las dos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS