Rajoy promete “corregir errores” ante la presión de sus barones y candidatos

Dirigentes populares reclaman una persona liberada al frente del partido Cospedal amagó hace semanas con dejar la secretaría general pero el presidente la disuadió

Rajoy, este martes en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.
Rajoy, este martes en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.uly martín

Nueve días después de la derrota del PP en las elecciones andaluzas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, prometió este martes “corregir errores” políticos para tratar de tranquilizar a los barones territoriales y candidatos de su partido, que durante la última semana han exigido, en público y en privado, un cambio de rumbo en la dirección que evite otro desastre en las elecciones de mayo.

Más información
Rajoy admite: “Tendremos que corregir lo que haya que corregir”
El PP debate su plan de comunicación tras el fracaso electoral andaluz
Rajoy cuenta con que la economía no le dará votos hasta las generales
Cospedal se desmarca del plan de comunicación del Gobierno

El presidente, poco dado a las revoluciones, anticipó un giro a sus políticas, a su manera: “Cuando se gobierna es bueno tomar decisiones para que las cosas puedan salir mejor y actualizarse”. Y pidió a sus ministros “trabajar con más intensidad para que la superación de la crisis llegue a la totalidad de los españoles”. Lo dijo Rajoy el mismo día en que su ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, enmendaba una de sus medidas más polémicas y devolvía a los inmigrantes sin papeles su derecho a la atención médica primaria. Una decisión que le ayuda a marcar distancias con Ciudadanos, la principal amenaza electoral del PP, que sigue creciendo en las encuestas y defiende que los inmigrantes irregulares solo reciban asistencia en urgencias.

El mensaje de que lo peor ha pasado y tras los recortes llegarán medidas positivas “tras una primera parte de la legislatura durísima” va dirigido a toda la sociedad pero sobre todo a su propio partido, donde cunde la idea de que por el mismo camino de estos tres años el PP, hundido en las encuestas, se aboca al desastre. En las próximas semanas los populares aguardan nuevos anuncios sobre rebajas de impuestos, que viene reclamando un sector del partido encabezado por la candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre. Además de un giro a las políticas, son legión los barones y candidatos a las municipales y autonómicas que exigen otras caras para revitalizar un partido que ven “muerto” y sin capacidad de reacción. Demandan nuevas voces, otra política de comunicación y, sobre todo, alguien que esté liberado, sin obligaciones institucionales, para ocuparse del PP en un momento crítico. Dirigentes consultados ponen de ejemplo el incendio creado con la designación de Aguirre como candidata al Ayuntamiento, cuando ella se resistió a abandonar, como se le había pedido, la presidencia del partido en Madrid. “Ese viernes Cospedal estaba en un acto en Cuenca y el vicesecretario, Carlos Floriano, en Cáceres”, recuerda un miembro de la dirección e histórico en el partido, que no cree que el PP pueda dirigirse por teléfono. Otros cargos orgánicos hablan de reuniones que se convocan y suspenden sin causa aparente y de la decisión de Cospedal de no dar ruedas de prensa en el partido desde hace mes y medio.

La propia Cospedal, consciente de las críticas internas, insinuó hace unas semanas durante un foro organizado por ABC su intención de dejar ese puesto y fue el propio Mariano Rajoy quien, según las fuentes consultadas, le pidió que siguiera como número dos. Y este lunes se vio obligada a recordar que fue ella quien ha dado la cara estos últimos años “en los momentos más difíciles que ha vivido este partido”, además de desmarcarse de la política de comunicación del Gobierno, que dirige Soraya Sáenz de Santamaría, de la que está muy distanciada. Algunas voces sugieren que una solución intermedia podría ser la designación de un coordinador general, una idea que tampoco entusiasma a Cospedal y que pocos creen que Rajoy vaya a adoptar en el corto plazo. Otra cosa será si se produce una hecatombe en los comicios municipales y autonómicos, que aumentaría la presión sobre el líder del PP.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
El presidente pidió a Cospedal que siguiera al frente de la secretaría general

En defensa de Cospedal salió este martes el portavoz adjunto del PP en el Congreso de los Diputados, Agustín Conde, quien aseguró que “de ninguna manera” puede haber relevo en la secretaría general y avisó de que, si Rajoy quiere seguir siendo presidente del Gobierno, “más le vale” que Cospedal siga en su puesto.

Conde sí admitió, en un desayuno organizado por el periódico digital EnCastillaLaMancha.es, que “se tendrá que hacer una reflexión” sobre la derrota en las andaluzas, pero advirtió: “Gracias a que Cospedal es secretaria general del partido, nos reconocemos en el PP todavía”.

A la situación interna, que algunos barones califican de “precrisis”, aludió este martes una de las principales apuestas del partido. La candidata a la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, calificó de “mejorable” la comunicación del PP nacional y desde Alcalá de Henares pidió “multiplicar las apariciones en los medios” y ser “muy pedagógicos”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS